Legítimos reclamos de soberanía

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

Registros históricos dan cuenta del descubrimiento por parte de chinos de las islas en el mar de la China Meridional, durante las dinastías Qin (221-206 NE) y Han (206 ANE-NE 220). La pesca y la navegación quedaron limitadas a las aguas de las islas de Dongsha y de Xisha por úcases de los gobernantes de la dinastía Tang (618-907 NE), cuando China comenzó a enviar fuerzas navales para patrullar y garantizar su jurisdicción sobre el área. (Por Li Guoqiang)


Para la época de las dinastías Song (1271-1368) y Yuan (960-1279), los chinos ampliaron sus actividades a las aguas de las islas Zhongsha y Nansha. Las actividades cubrieron a todas las islas durante las dinastías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1911), estableciendo así el límite marítimo de China en el mar de la China Meridional.


Un mapa publicado en abril de 1935 muestra en detalles las islas chinas en el mar de la China Meridional, incluido el extremo más al sur del mar de la China Meridional, que se ubicaba en Zengmu’ansha, en los 4 grados de latitud norte.

Otro mapa, publicado en febrero de 1948, contiene la división administrativa de la República de China. El mapa también muestra 11 líneas punteadas que rodean los cuatro archipiélagos, cuyo extremo más meridional también se ubicaba en Zengmu’ansha. Este fue el primer mapa que demarcó la frontera marítima en forma de “U” del mar de la China Meridional.



Como constrate, Vietnam, Malasia y Filipinas apenas tenían alguna noción sobre las islas en el mar de la China Merdional previo a la dinastía Qing de China (1644-1911), ni contaban con prueba alguna sobre actividades de sus antepasados en el mar de la China Meridional, por no hablar ya de haber dado nombre a alguna de estas ínsulas.



Aunque la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM) de 1982 no menciona específicamente las prerrogativas históricas, su artículo 15 dice: “No obstante, esta disposición no será aplicable cuando, por la existencia de derechos históricos o de otras circunstancias especiales, sea necesario delimitar el mar territorial de ambos estados en otra forma.”



Cuando por primera vez China anunció la línea en forma de “U” en el mar de la China Meridional, la comunidad internacional no se opuso, ni protestaron los países adyacentes. De hecho, la línea de nueve puntos formó parte de los mapas que ellos publicaron, reflejando su aceptación de la soberanía de China sobre las islas en el mar de la China Meridional.



En estos últimos años, sin embargo, varias naciones asiáticas surorientales han cuestionado la legitimidad de la línea de nueve puntos, promoviendo demandas carentes de justificación.



Todos los países signatarios del CDUDM deben entender que la convención es apenas uno de los derechos del mar internacionales, no el único, y que, en consecuencia, es preciso que pongan fin al cuestionamiento de la legitimidad de la línea de nueve puntos de China.



El autor es experto investigador del Centro de Investigaciones de Historia y Geografía Fronterizas Chinas, de Academia de Ciencias Sociales de China.

(Pueblo en Línea)




22/07/2011