Posición de EEUU sobre Islas Diaoyu es muy peligrosa

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 3 sep (Xinhua) -- La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, llegará a China el martes para una visita de dos días destinada a intercambiar opiniones sobre una amplia serie de asuntos, entre ellos reiterar la posición estadounidense acerca de las Islas Diaoyu.


Sin embargo, hasta donde sabemos la posición de Estados Unidos sobre las Islas Diaoyu es muy peligrosa y no es conducente a la seguridad y la estabilidad de la región de Asia Pacífico. ¿Cuál es la posición de Estados Unidos respecto a las Islas Diaoyu?

De acuerdo con las declaraciones hechas por la vocera del Departamento de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland, durante una conferencia de prensa regular el 28 de agosto, la postura estadounidense puede reducirse a que Estados Unidos afirma que no tomará una posición sobre la cuestión de la soberanía final de las Islas Diaoyu.

Aunque también declaró que las islas están bajo el control administrativo del gobierno de Japón, por lo que las islas están bajo el ámbito del tratado de seguridad entre Estados Unidos y Japón.

Además, Nuland dejó claro que Washington se refiere a las islas con el nombre que les da Japón, las islas Senkaku, en lugar de llamarlas Islas Diaoyu, lo cual implica serias connotaciones de “reconocimiento” en las relaciones internacionales.

No es difícil decir que aunque la posición del gobierno de Estados Unidos sobre las Islas Diaoyu es contradictoria, en esencia es muy clara, es decir, apoya la postura de confrontación del gobierno de Japón contra China sobre el asunto de las Islas Diaoyu.

El Artículo 5 del tratado de seguridad entre Estados Unidos y Japón estipula que un ataque armado contra cualquier parte en los territorios bajo la administración de Japón será considerada una amenaza para ambos países.

La gente tiene razones para mostrar preocupación de que la fuerte intervención de Estados Unidos en el asunto de las Islas Diaoyu y su insistencia en apoyar a Japón endurecerá la posición del gobierno japonés y alentará la arrogancia de las fuerzas derechistas de Japón en contra de China.

Esto probablemente hará que la disputa se complique más y debilitará la tenacidad de una solución negociada. Y esto será en detrimento de la seguridad y la estabilidad de Asia Oriental e incluso de toda la región de Asia Pacífico. (Continúa)

La gente tiene razones para creer que la posición de Estados Unidos respecto a las islas Diaoyu y su fuerte intervención es tambien una manifestación de su política “Pivote a Asia”.

No mucho después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asumiera el poder, comenzó a expresar al mundo sus intenciones estratégicas de “Pivote a Asia”. Y muchos analistas creen que la clave para implementar la política “Pivote a Asia” de la administración de Obama es unir a los aliados en la región de Asia Pacífico para impedir el crecimiento de China.

Como la señal más reciente de la política estadounidense, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, participó en el 43 Foro de las Islas del Pacífico el 31 de agosto. Esa fue la delegación del gobierno de Estados Unidos de mayor nivel en asistir a la reunión en 41 años. Eso mostró el punto central de la política diplomática del regreso de la administración Obama a la política de “Pivote a Asia”.

De hecho, después de que la administración Obama anunciara la política, ya se había involucrado en una serie de actividades como intervenir en los asuntos de otros países abierta o encubiertamente, sembrar la discordia entre los países de Asia Pacífico, incitar la tensión regional e incluso dificultar la solución de disputas mediante la realización de un ejercicio militar conjunto y reforzando el despliegue militar en la línea del frente.

Trató de reconstruir el orden de acuerdo con sus propios deseos luego de perturbar la situación de Asia Pacífico para detener el crecimiento de China y evitar que desafíe el estatus de Estados Unidos.

La acción estadounidense de implementar la política “Pivote a Asia”, sin embargo, no está siendo bien recibida ampliamente por sus medios de comunicación locales.

Un artículo de opinión publicado por el diario The Wall Street Journal señala que: “Hasta ahora, el primer y quizá mayor problema con la idea del pivote… es que sigue siendo en gran parte retórica, vaga y ambiciosa”.

El supuesto cambio de estrategia “no solucionará los problemas de Asia y podría añadir incertidumbre a la región por prometer demasiado y lograr muy poco”, dice el artículo.