¿Será China “asediada” en Diálogo de Shangri-La? Probablemente, no

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

En medio de viejas rivalidades geopolíticas y crecientes disputas marítimas, funcionarios militares y de defensa de los países de Asia-Pacífico se reúnen en la anual Cumbre de Seguridad de Asia en Singapur hoy viernes con el fin de solucionar preocupaciones comunes.


En medio de viejas rivalidades geopolíticas y crecientes disputas marítimas, funcionarios militares y de defensa de los países de Asia-Pacífico se reúnen en la anual Cumbre de Seguridad de Asia en Singapur hoy viernes con el fin de solucionar preocupaciones comunes.

China, como viene siendo el caso en los últimos años, será el centro de todas las miradas en la reunión.

Algunos analistas occidentales están deseosos de señalar que China se sentirá “asiediada” ya que los funcionarios de Japón, Filipinas y Vietnam, enzarzados en feroces disputas territoriales con Beijing, se aliarán para enfrentarse a un vecino “acosador”, probablemente con el implícito apoyo estadounidense.

Sin embargo, está mentalidad confrontacional no sólo se opone al espíritu del Diálogo de Shangri-La, que siempre ha tratado de promover la confianza y cooperación regionales, sino que también revela una narración cliché que trata de demonizar a China.

En vez de promover la vieja propaganda de la “amenaza de China”, la reunión debería ser aprovechada por los participantes para intercambiar ideas sobre cómo lograr la paz y la seguridad a largo plazo en la región.

La participación de alto nivel y la atención que todo el mundo presta a la reunión marcan la urgencia de arreglar las dañinas diferencias regionales, dado que las disputas territoriales entre Japón y China en el Mar Oriental de China y entre Vietnam y China en el Mar Meridional de China han registrado una escalada con nuevos incidentes peligrosos sucedidos a principios de este mes.

En este momento crítico, el Diálogo de Shangri-La debe servir como una plataforma para que todos los países concernientes mantengan conversaciones tanto bilaterales como multilaterales sobre cómo buscar una solución pacífica a las disputas.

A medida que aumenta la interdependencia entre los países de la región de Asia y el Pacífico, estos gobiernos han de trabajar juntos para fortalecer la confianza mutua y promover la integración regional de forma constructiva y con miras a lograr beneficios mutuos en el futuro.

En el Diálogo de Shangri-La de este año, todos los participantes tienen que mancomunar sus esfuerzos para buscar la seguridad y estabilidad a largo plazo en Asia y el Pacífico, cuyos intereses están cada vez más entrelazados entre sí.

Vale la pena recordar a otros países que la adhesión por parte de China a un camino de desarrollo pacífico y a una política de defensa de naturaleza defensiva no solamente sirve para atender sus propios intereses, sino que también indica que China reforzará su papel en el impulso del crecimiento económico regional y global y en la garantía de la paz y la estabilidad.