Un reportaje señala a China como cuarta potencia militar mundial

In Noticias, Seguridad y defensaby PSTBS12378sxedeOPCH

Según una noticia del día 13 aparecida en el periódico hongkonés “Ta Kung Pao”, la revista británica Jane's Defense Weekly publicó hace poco la más reciente lista de clasificación por potencia militar en el mundo en 2009, en la cual Estados Unidos, Francia, Rusia, China y Gran Bretaña ostentan los cinco primeros lugares.


Esta revista señala que Estados Unidos ocupa el primer puesto debido a su supremacía mundial tanto en términos de ciencia y tecnología militares como por su gasto militar y es, además, el líder de la reforma de la teoría militar mundial. Al mismo tiempo, la fuerza militar norteamericana está extendiéndose hacia el espacio exterior y acercándose a la cero muerte.

Francia, con un territorio menor, puede ubicarse en el segundo rango porque posee un sistema industrial militar avanzado y perfecto y la mayor capacidad de desarrollar independientemente armas en Europa.

Rusia se halla en la tercera posición, porque ha heredado el 70% de las fuerzas armadas de la ex Unión Soviética y cuenta con una sólida base de la industria pesada y la ciencia y tecnología militares avanzadas. Simultáneamente, dispone de una capacidad muy poderosa para investigar y fabricar armas de forma autónoma. Sus misiles balísticos intercontinentales SS-27 “Topol”, de diseño y fabricación propios, llevan ojivas capaces de realizar movimientos en forma de S al entrar en la atmósfera y esquivar el sistema de defensa antimisiles de Estados Unidos.

China sube al cuarto lugar gracias a que, después de la Guerra del Golfo en la década de los 90 del siglo XX, vino aumentando sus gastos militares e introduciendo tecnología militar sofisticada, que han dado muchos frutos. Su tecnología aeroespacial y de misiles lleva la delantera con respecto a Europa. Su ejército ha intensificado la informatización y ha adquirido determinadas capacidades en la tecnología de misiles nucleares. Sin embargo, sus industrias básicas son todavía débiles, por lo que se espera que aún pueda elevarse su tecnología de procesamiento.

Gran Bretaña queda en el quinto lugar porque puede mantener su posición de país potente apoyándose en su sólida base industrial, su tecnología militar y electrónica desarrolladas y el respaldo norteamericano, aunque su actual poderío no podría sustituir al de Estados Unidos.