Una OCS más grande conlleva beneficios, no amenazas, para la comunidad internacional

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

UFA, Rusia, 8 jul (Xinhua) -- La Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) está creciendo en tamaño, pero una OCS más grande supone mayores beneficios, no amenazas, para la comunidad internacional.


UFA, Rusia, 8 jul (Xinhua) — La Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) está creciendo en tamaño, pero una OCS más grande supone mayores beneficios, no amenazas, para la comunidad internacional.

Líderes de los estados miembros de la OCS, incluidos China, Kazajistán, Kirguizistán, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán, se reunirán más tarde de esta semana en la ciudad rusa de Ufa para celebrar su cumbre anual.

Durante la reunión se planea tomar una decisión para poner en marcha los procesos necesarios para que la India y Pakistán se incorporen al bloque como miembros de pleno derecho, lo que significa el comienzo oficial de la expansión de la OCS, manifestó el lunes el viceministro de Relaciones Exteriores de China Cheng Guoping.

Será la primera vez que el bloque agrega a miembros de pleno derecho después de su establecimiento en 2001 en la ciudad china de Shanghai.

Gracias a los avances logrados por los estados miembros a través de la cooperación, el interés en la OCS está aumentando. Muchos países han demostrado su interés por incorporarse al bloque, apreciando su filosofía de confianza y beneficio mutuos.

Con su expansión, el grupo proporcionará una plataforma para la cooperación económica y de seguridad más amplia en la región euroasiática y ayudará a que el mundo sea más estable y próspero.

Tanto la India como Pakistán se enfrentan a los desafíos del terrorismo, el separatismo y el extremismo. Su entrada potencial en la OCS será un paso positivo para los dos países a fin de promover su situación de seguridad doméstica, ya que la abundante experiencia acumulada por el bloque les ayudará a enfrentar las llamadas “tres fuerzas de mal”.

También desempeñará un papel constructivo en promover el desarrollo de sus relaciones bilaterales.

La expansión impulsará el crecimiento de la OCS, acelerará su interacción interna y ampliará sus miras de cooperación.

El entusiasmo de los países en incorporarse a la OCS refleja el hecho de que “el Espíritu de Shanghai” de confianza mutua, beneficio mutuo, igualdad, consultas, respeto a la diversidad cultural y búsqueda del desarrollo común ha venido siendo reconocido ampliamente por la comunidad internacional.

Sin embargo, con el bloque está abriendo sus puertas, algunos países de Occidente están alentando de nuevo la especulación de que la OCS tiene ganas de formar una alianza contra Occidente.

Actualmente, estas conclusiones infundadas no son sino producto de una mentalidad obsoleta de la Guerra Fría. Si Occidente quiere hacer frente a los hechos, verá un nuevo modelo de relaciones internacionales que ha creado la OCS, con el enfoque en la asociación en vez de una alianza contra una tercera parte.

Desde el nacimiento de la organización, los países miembro de la OCS han logrado una serie de éxitos tangibles en la cooperación en materia económica y de seguridad.

Durante la pasada década, la OCS ha realizado esfuerzos concertados para bloquear de manera efectiva las crecientes amenazas de seguridad en la región, a través del establecimiento de agencias antiterroristas transnacionales y de ejercicios militares conjuntos multinacionales.

El grupo regional nunca ha olvidado su principio fundador de no alineación y está dedicado a la paz y la seguridad regionales.

Dentro del marco de la OCS, los estados miembro han cimentado la cooperación económica y comercial.

China, como economía principal de la organización, ha hecho todos los esfuerzos posibles para promover la cooperación entre los estados miembros y fortalecer la conciencia de una comunidad de destino común.

En mayo, Beijing y Moscú acordaron integrar sus estrategias de desarrollo para fortalecer el comercio y la infraestructura regionales, a través de la iniciativa china de la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Unión Económica Euroasiática (EEU, siglas en inglés) liderada por Rusia.

La acción impulsará el desarrollo de la OCS, ya que muchos de los miembros se ubican en la Franja y están involucrados con la EEU.

Al mismo tiempo, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, propuesto por China, también proporciona una buena oportunidad para que los miembros de la OCS aceleren la construcción y la actualización de autopistas, ferrocarriles y rutas aéreas.

Por eso, la OCS es simplemente una plataforma para la cooperación que se concentra en su propio desarrollo y no tienen como objetivo una tercera parte. Una OCS más grande jugará un papel más importante en el mundo y asumirá más responsabilidades por la estabilidad y la prosperidad globales.