Voz de China: Declaración de Kerry evidencia designios de EEUU sobre Mar Meridional de China

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 25 may (Xinhua) -- La declaración que hizo recientemente el senador estadounidense John Kerry acerca de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar evidenció las intenciones egoístas de su país en el Mar Meridional de China, un área donde Estados Unidos no reclama soberanía y no es parte de las disputas allí.


Kerry, presidente del Comité del Senado sobre Relaciones Exteriores, dijo el miércoles durante una audiencia sobre la convención que China y otros países están “presentando demandas ilegales en el Mar Meridional de China y en otras partes”.

El senador dijo que si Estados Unidos se convirtiera en firmante del tratado impulsaría de inmediato la credibilidad estadounidense “porque haríamos disminuir las excesivas reclamaciones marítimas y las restricciones ilegales a nuestros barcos de guerra o embarcaciones comerciales”.

Cuando Estados Unidos está dirigiendo su foco de seguridad nacional hacia la región de Asia-Pacífico, su deseo de integrarse a la convención es un medio de encontrar un marco jurídico para que el país interfiera en asuntos del Mar Meridional de China y en otras partes, así como maximizar sus intereses estratégicos en las áreas política, económica y militar en todo el mundo.

Estados Unidos es la única nación importante que se ha rehusado a firmar el tratado, que ha sido avalado por 160 países y por la Unión Europea. La audiencia fue la primera sobre el tratado en cuatro años. La administración Obama y las Fuerzas Armadas estadounidenses ahora están presionando al Congreso para su firma.

La razón por la que Estados Unidos se negó alguna vez a firmar el tratado es que sus disposiciones limitarían los derechos de navegación de los buques de guerra en las zonas económicas exclusivas de otros países.

Nos obstante, la actitud de Estados Unidos hacia la convención está cambiando ahora.

La doctora Zhang Haiwen, subdirectora del Instituto de China para Asuntos de Marina de la Administración Estatal Oceánica, señaló que Estados Unidos se ha dado cuenta de las desventajas de no firmar la convención, lo que ha perjudicado su papel como líder en los asuntos marítimos globales.

Kerry dijo en la audiencia que ratificar el tratado sellará los derechos de navegación favorables de los que dependen las fuerzas armadas e intereses marítimos estadounidenses todos los días. También fortalecerá la mano del país contra China y otros que “están haciendo reclamos” en el Pacífico, el Artico y en otras partes.

El tratado también ayudará a las inversiones de petróleo y gas de la compañías del país a asegurar el futuro energético de Estados Unidos, y ayudará a asegurar el acceso a los minerales de tierra rara que el país necesita para los sistemas de armas, computadoras y teléfonos celulares, entre otros productos, añadió Kerry.

También dijo que China y otros países están “presentando reclamos ilegales en el Mar Meridional de China y en otras partes”. No obstante, la verdad es que él piensa que las disputas en el Mar Meridional de China han afectado los derechos de las compañías estadounidenses para obtener recursos de petróleo y gas en la región y los derechos de navegación libre de sus barcos.

Zhang señaló que la convención es el fruto de más de una década de negociaciones internacionales y el producto del equilibrio de los diversos intereses. Ofrece disposiciones fundamentales y basadas en principios para las actividades marítimas de toda la humanidad.

“Pero la convención en sí no puede resolver las disputas territoriales”, dijo Zhang.

Las reivindicaciones territoriales de China sobre algunas islas y bancos de arena en el Mar Meridional de China cuentan con suficiente evidencia histórica y bases legales y han sido reconocidos por la comunidad internacional durante mucho tiempo.

Es peligroso que algunos políticos estadounideses estén ampliando los reclamos de su país y aumentando su grado de injerencia. Esto agravará las tensiones regionales y no favorece la solución de los problemas, afirmó.