Washington debe darse cuenta de la franqueza de China y resolver

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 10 abr (Xinhua) -- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, podría sentirse bien tras completar este jueves su visita de cuatro días a China de que Beijing se ha vuelto más franca con Washington y menos dubitativa al manifestar su insatisfacción con algunas acciones estadounidenses.


BEIJING, 10 abr (Xinhua) — El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, podría sentirse bien tras completar este jueves su visita de cuatro días a China de que Beijing se ha vuelto más franca con Washington y menos dubitativa al manifestar su insatisfacción con algunas acciones estadounidenses.


Al invitar a Hagel a recorrer el “Liaoning”, el único portaviones de China y ser honesta sobre sus quejas, China puso en claro que no hay nada que ocultar.



Fan Changlong, vicepresidente de la Comisión Militar Central de China, denunció el miércoles las recientes declaraciones de Hagel a los ministros de Defensa de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y las políticas japonesas sobre sus disputas territoriales con China, como duras y sesgadas.



Dijo a Hagel ante reporteros que el pueblo de China, incluido él mismo, estaban insatisfechos con ese tipo de declaraciones.



La inusual dureza del tono dejó un mensaje claro: Beijing está resuelto a defender sus intereses fundamentales, en particular la soberanía territorial, y no pertmitirá que ningun país haga ruido al respecto.



Se espera que la franqueza reduzca la posibilidad de un error de cálculo por parte de otros países cuando evalúen las líneas rojas a China y en consecuencia reduzcan la temeridad de sus políticas hacia China.



Como un actor responsable en los asuntos regionales y globales, China prevé que Estados Unidos respete sus intereses centrales, pero ha sido repetidamente frustrada por las tácticas de doble cara más recientes.



Respecto al desacuerdo en varios campos, Beijing y Washington saben claramente que son amigos, no enemigos, y que una relación sana entre ambos países es una condición sine qua non para la paz y estabilidad del mundo.



Como dijo el presidente chino, Xi Jinping, China espera sinceramente establecer un nuevo tipo de relación de grandes potencias con Estados Unidos, caracterizada por el respeto y la mutua prosperidad.



Su colega de Estados Unidos, Barack Obama, ha dicho que Estados Unidos da su bienvenida al surgimiento de una China próspera, pacífica y estable.




Si los políticos obcecados en Washington pueden entender la franqueza de Beijing y resolver mucho mejor, las relaciones entre China y Estados Unidos serán más estables y la región Asia-Pacífico será más pacífica.