66 años después China avanza por camino de paz y desarrollo

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

El 1 de octubre, la República Popular China celebra el 66° aniversario de su fundación. La paz y el desarrollo han sido los principales temas del último año, y continuarán siéndolo.


El 1 de octubre, la República Popular China celebra el 66° aniversario de su fundación. La paz y el desarrollo han sido los principales temas del último año, y continuarán siéndolo.

Este fue un año vital para China. En sus asuntos internos y externos, China logró resultado significativos, y estableció sólidas bases para el futuro.

El desarrollo es la prioridad para China en la actualidad. Su desarrollo es la mayor contribución al mundo.

Durante la sesión legislativa anual de China en marzo, los líderes establecieron el objetivo de crecimiento del producto interno bruto (PIB) del país para este año en alrededor de siete por ciento, el índice más bajo en 11 años. Sin embargo, se concentrará en la calidad en lugar de en la cantidad. El presidente chino, Xi Jinping, capturó el nuevo enfoque al acuñar la frase “nueva normalidad” para describir esta etapa del desarrollo económico de China.

Para estimular el mercado y beneficiar a la sociedad, el gobierno central ha mantenido la racionalización de la administración y ha delegado poder a niveles inferiores, lo que ha conducido a un aumento en la creación de negocios.

En octubre año pasado, el Partido Comunista de China (PCCh) convocó a una reunión clave sobre Estado de derecho, con el objetivo de garantizar la justicia para cada individuo.

La campaña contra la corrupción nunca descansa en China. El año pasado, el ex jefe de seguridad, Zhou Yongkang, fue sentenciado a cadena perpetua, el ex asesor político Ling Jihua fue arrestado y puesto bajo investigación, y el ex líder militar Guo Boxiong fue investigado por actos delictivos.

China llevó a cabo su primer desfile militar del Día de la Victoria el 3 de septiembre para conmemorar la lucha del pueblo chino y mirar hacia un futuro pacífico.

Durante el desfile, el presidente Xi anunció que el ejército chino reducirá sus fuerzas en 300.000 elementos, lo que demuestra el compromiso de China con la paz mundial.

Con respecto a la visión de China sobre el mundo, la paz y el desarrollo son las tendencias dominantes, ahora y en el futuro. Además, se enfocan en las políticas externas de China.

Desde las plataformas multilaterales como la Asamblea General de las Naciones Unidas hasta las bilaterales como la visita de Xi a Estados Unidos (ambos ocurridos la semana pasada), China ha actuado como un constructor del sistema mundial. El país ha prometido construir un nuevo tipo de relaciones internacionales caracterizadas por la cooperación de ganar-ganar y un nuevo tipo de relaciones entre grandes países. También ha asumido más responsabilidades acordes con su creciente fortaleza.

Al mismo tiempo, China intenta beneficiar a otros países a través de su propio desarrollo. El año pasado, el gobierno preparó un proyecto para la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta de la Seda Marítima del Siglo XXI, la red de comercio e infraestructura llamada la “Franja y la Ruta” que tiene el objetivo de impulsar el comercio y las relaciones con otros países.

El próximo 67° aniversario de la Nueva China también será importante. Poco después de los siete días de vacaciones por el Día Nacional del 1 al 7 de octubre, el PCCh convocará a otra reunión clave para discutir el XIII plan quinquenal del país 2016-2020.

El plan es importante porque para el año 2020 se espera que China haya construido una sociedad modestamente acomodada en una forma generalizada, que es una de las dos metas centenarias del PCCh. La otra es construir un moderno país socialista para cuando la Nueva China celebre su cumpleaños número 100.

En su año 67 de existencia, China continuará aplicando la estrategia de los “Cuatro Integrales”, que comprenden la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada, la profundización integral de la reforma, la gobernación integral del país a través del Estado de derecho, y la gobernación estricta e integral del Partido Comunista de China.

La Nueva China también ayudará al mundo a la construcción de más infraestructura con fondos canalizados por el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII). La cooperación de China con otros países dará generará situaciones de ganar-ganar.

Sin embargo, el país también necesita resolver algunos retos importantes. La presión de la contracción económica será un riesgo para el crecimiento económico de China, y aún quedan desafíos ambientales. El país enfrenta, además, amenazas tradicionales y no tradicionales contra su seguridad.

Mientras siga integrándose al sistema mundial, China beneficiará a más y contribuirá más a otros países y al mundo en general, y se convertirá en una potencia para salvaguardar la paz y el desarrollo.