70º Aniversario de la fundación de la República Popular China Especial del Observatorio de la Política China

In Análisis, Especiales, Secciones, Sistema políticoby Xulio Ríos

China celebra este 1º de Octubre el septuagésimo aniversario del triunfo revolucionario en 1949. Más que dirigir la mirada hacia el pasado, nos interesa reflexionar sobre el momento presente y las expectativas de futuro.

Conversamos para ello con: Jorge Tavares da Silva (Universidade de Aveiro, Portugal) y Andrés Raggio (Universidad de la República de Uruguay, Montevideo).

Cuestionario:

  1. China arriba a su 70 aniversario en un ambiente de satisfacción y confianza por lo alcanzado en estos años pero también consciente de que lo más difícil podría estar por llegar, ¿lo cree así?
  2. El PCCh es la columna vertebral del sistema político chino, ¿cree que una larga duración de la guerra comercial con EEUU y el surgimiento de tensiones en otros frentes puede abrir fisuras en su cohesión interna?
  3. La crisis de Hong Kong podría alertar de ciertos déficits políticos, ¿presagia alguna crisis similar en el continente a corto plazo?
  4. Xi Jinping ha reafirmado su poder y el del PCCh en el conjunto de la sociedad china. La situación de los comunistas chinos parece bastante diferente a la de los comunistas soviéticos en 1987, cuando la URSS cumplió sus 70 años, ¿a qué atribuye esa diferenciación?

Respuestas de Jorge Tavares da Silva (Universidade de Aveiro, Portugal).

  1. A China chega aos 70 anos em uma atmosfera de satisfação e confiança pelo que foi alcançado nesses anos, mas também ciente de que a coisa mais difícil poderia estar por vir, você acha?

A realização do 70 aniversário da implantação da República Popular da China (RPC) está envolto num ambiente de festa e orgulho nacional, que envolve vários dias de feriado nacional. Há um sentimento de concretização pelos feitos do Partido. A parte mais importante parece estar feita. A China até ao inicio da década de 1980, era um país que contava muito pouco na agenda internacional, em muitos sentidos ficou esquecido. A sua economia tornou-se pujante, ganhando enorme capacidade de influência e respeito internacional. Longe dos tempos da revolução ideológica, o líder chinês é a figura central na defesa do liberalismo comercial e da globalização económica. Projetos de dimensão global como a Nova Rota da Seda têm procurado mostrar ao mundo a grandeza da nação. O maior feito da RPC, após tantos fracassos era de Mao, foi conseguir tirar da pobreza extrema milhões de chineses, modernizando o país e tornando-se uma referência no domínio tecnológico. Há, no entanto, enormes desafios a concretizar, que estão na mente da liderança chinesa. Entre elas, a unidade nacional, que implica a recuperação da soberania de Taiwan; a manutenção de um equilíbrio social quer permita manter a sobrevivência do partido ou atenuar os efeitos negativos que possam advir da política externa americana. Questões como o combate à corrupção, a sustentabilidade da economia nacional são desafios importantes.

  1. O PCCh é a espinha dorsal do sistema político chinês, você acha que uma longa duração da guerra comercial com os EUA e o surgimento de tensões em outras frentes podem abrir fissuras em sua coesão interna?

Sim, na medida em que pode afetar os níveis de crescimento da RPC. Não está em causa a unidade nacional, fora das províncias “étnicas” ou Hong Kong. A galvanização nacional mantém o país unido, os esforços do partido na resolução de problemas antissociais ajuda neste processo, tal como o combate à corrupção. Os novos despotismos, como refere John Keane, é muito sustentada por uma classe média emergente, que fruto da sua boa condição económica legitima o poder, mesmo que repressivo. A quebra deste equilíbrio, por uma crise económico-financeira, poderia abrir uma crise. Os segmentos mais críticos da sociedade ou até as fações contrárias ao poder de Xi Jinping poderiam emergir e contagiar o resto da população.

  1. A crise de Hong Kong pode alertar para certos déficits políticos. Você pressagia uma crise semelhante no continente a curto prazo?

?Não, a crise de Hong Kong é localizada e não é muito bem compreendida pela China dita han. Pelo contrário, há um sentimento nacionalista generalizado de condenação ao que vai acontecendo, visando até uma crítica aos “males da democracia” à influencia negativa dos Estados Unidos. Ainda assim, o problema de Hong Kong pode ter efeitos na política externa chinesa, dependendo da forma como a China lidar com o problema. Esta potencia asiática está hoje mais precavida e não vai cair das mesmas “armadilhas” do passado. O desgaste da situação pode ser uma dessas opções.  A crise pode também tornar Hong Kong um território ingovernável, criando uma cultura de resistência permanente. Poderá este territorio ser uma plataforma de contestação ao regime chinês. Também os segmentos mais novos da população taiwanesa tenderão a ganar um sentimento anti-China maior, adensando a divisão entre as “duas Chinas”.

  1. Xi Jinping reafirmou seu poder e o do PCCh em toda a sociedade chinesa. A situação dos comunistas chineses parece bem diferente da dos comunistas soviéticos em 1987, quando a URSS completou 70 anos, a que essa diferenciação se refere?

São duas situações muito diferentes. A União Soviética em 1987 não tinha crescimentos económicos (em termos proporcionais) como a China atual e a maioria da sua população vivia em condições muito mais desfavoráveis ou precárias. Na altura, não havia crescimento económico per capita. As expetativas não eram as melhores e a própria liderança soviética tinha percebido que estava a poder o domínio tecnológico para os Estados Unidos. É neste contexto que Mikhail Gorbatchev tinha proposto um plano de reformista. Um país sem esperança é um país explosivo. A China de hoje está cheia de esperança para a sua população, os resultados vão aparecendo e isso torna a sua liderança sólida.

Respuestas de Andrés Raggio  (Universidad de la República de Uruguay, Montevideo):

  1. China arriba a su 70 aniversario en un ambiente de satisfacción y confianza por lo alcanzado en estos años pero también consciente de que lo más difícil podría estar por llegar, ¿lo cree así?

Sin lugar a dudas China ha crecido significativamente desde el establecimiento de la República Popular en 1949, principalmente desde el periodo de reforma y apertura. Ello significó la apertura de China al mundo mediante las zonas económicas especiales, acompañado de sucesivas reformas de la estructura agrícola, y de cambios relevantes en el sector industrial. En ese marco, se ha producido hasta el día de hoy el pasaje de gran parte de la población rural a la ciudad. La cantidad de ciudades nuevas en China es un fenómeno muy particular, promovido por el Estado, y gran responsable del aumento de la clase media (de perfil socioeconómicamente medio). Dicho perfil encaja con el consumidor promedio, el cual demanda tantos productos que no será posible hallarlos todos en el medio local. Allí nace la China compradora, como cualquier otro país.

Esto ha generado, entre un sinfín de cosas, un ambiente de confianza desde gobierno y desde la sociedad china, y la ha posicionado muy alto en el sistema internacional, alertando de la posibilidad de un cambio en el orden internacional. Dicho de otro modo, China hoy se permite pensar en estructuras sistémicas, en aspectos de “alta política”, en cuestiones de seguridad nacional desde una perspectiva del tablero internacional. El sueño chino no es casual, responde al modo de cómo ven los chinos el mundo hoy, de cómo se piensan los chinos en este mundo, un lugar más integrado que antes.

Lo más difícil para China es pensar a tamaña escala y que existan otros problemas domésticos que puedan ser utilizados por otros actores en otros frentes, como el caso de Hong Kong. Además, el crecimiento chino también genera nuevos temas por los cuales se preocupa la sociedad, se han creado nuevos intereses, como los empresariales por ejemplo.

Por último, la Belt and Road Initiative (BRI), o la Iniciativa de la Franja y la Ruta es una nueva estrategia de China de consolidar estructuralmente su buen pasar comercial, así como un importante brazo de su proyección geoestratégica. Mientras que la propuesta de Comunidad de Destino Común (CDC), también presentado por Xi Jinping, busca darle cuerpo teórico a dicha estrategia. Este proyecto no pasa inadvertido a nivel sistémico, es de esperar reacciones de otros actores internacionales. Es en ese marco donde se produce la competencia por el 5G con EE.UU. que decanta en gran medida en la guerra comercial entre ambos. Es un momento de tensión evidente, que pone en cierta medida a prueba a China y su visión pacífica de relacionarse a nivel internacional.

  1. El PCCh es la columna vertebral del sistema político chino, ¿cree que una larga duración de la guerra comercial con EEUU y el surgimiento de tensiones en otros frentes puede abrir fisuras en su cohesión interna?

Si, justamente como mencionaba anteriormente, el cambio en el posicionamiento relativo de China a nivel sistémico le genera una sobre exposición. Cualquier sistema político, y por añadidura cualquier gobierno, debe evitar el conflicto, o saber gestionarlo.

El PCCh ha planificado y diseñado en gran medida la estructura económica, comercial y política actual, siendo creadas algunas expectativas importantes, sea el caso de BRI o de la propia propuesta de CDC.

Las expectativas de una sociedad cada vez más moderna no son las mismas que en el pasado. El crecimiento de la economía ha generado una grandes expectativas de parte de la población china, la cual no solo ve, sino que le dicen que existe un sueño chino. Mantener las expectativas es un gran desafío para el PCCh, y tal vez así la sociedad china no presente fisuras, y por lo tanto tampoco el partido por lograr los resultados.

No obstante, es un interesante escenario para evaluar cuánto poder tiene Xi, no existe mejor momento para medirlo que en una crisis. Xi puede lograr aglutinar al partido y evitar fisuras en la medida de que se perciba que el poder sigue centralizado en la figura del presidente y líder del PCCh.

En la llamada guerra comercial no parece ser China la que debería preocuparse por las fisuras, este mismo año EE.UU. tiene elecciones y los cambios políticos de su parte pueden ser cruciales para el desenlace, de no serlo EE.UU. es igualmente más heterogéneo en su composición política interna.

  1. La crisis de Hong Kong podría alertar de ciertos déficits políticos, ¿presagia alguna crisis similar en el continente a corto plazo?

Nunca es fácil si requiere imaginar un futuro hipotético, pero si, visualizo conflicto en el horizonte. El caso de Hong Kong no es solamente importante por el peso que tiene en la economía y las finanzas dentro y fuera de la isla, sino también por el precedente que puede producir, y es clave para el gobierno chino lograr contener este aspecto, por razones internas y externas.

En el marco interno, el PCCh debe lograr mantener la unidad de acción y cortar los focos de conflicto para consolidar el proceso de expansión hacia el oeste, y por consiguiente lograr llegar al objetivo de desarrollo, o como suele decirse, una sociedad modestamente acomodada.

En el plano externo, dada la nueva posición relativa de China, ésta necesita controlar todas las variables internas para proyectarse en sus iniciativas regionales e internacionales. Justamente es desde ésta perspectiva donde China encuentra los problemas por el cuestionamiento de otros actores que reclaman cambios a la interna de su país, incentivando directa o indirectamente a la población local con similares pretensiones, como ha sido el caso del Tíbet o las denuncias de violaciones a los derechos humanos en Xinjiang. Estos, sumados a Hong Kong y Taiwán, son los focos de conflictos pasados, presentes y futuros.

  1. Xi Jinping ha reafirmado su poder y el del PCCh en el conjunto de la sociedad china. La situación de los comunistas chinos parece bastante diferente a la de los comunistas soviéticos en 1987, cuando la URSS cumplió sus 70 años, ¿a qué atribuye esa diferenciación?

El agente de cambio de la revolución rusa era el proletariado, en cambio en China fue el campesinado. Desde ese punto de corte en adelante las particularidades son muchas aunque se puede hacer una clara diferencia a 70 años de la revolución.

En aquel momento la URSS se encontraba en franco retroceso en el marco de la Guerra Fría, mientras que EE.UU. comenzaba a diagramar el nuevo orden internacional, centrado en la unipolaridad.

En el caso de China, es evidente que el proceso de modernización ha dado sus frutos y se aspira a seguir avanzando sobre ello, lo que encuentra al país en franco ascenso. Las perspectivas son más optimistas que las URSS, tanto a nivel interno, con un aumento muy importante en la calidad de vida de las personas, y con nuevo espacio de disputa a nivel internacional.

Al mismo tiempo, nunca hay que olvidar que China es el país más poblado del mundo, y que la población que participa activamente del mercado (de consumo) aún no llega a su óptimo, lo que le da margen desde el mercado interno.