Campaña “línea de las masas” para consolidar estatus gobernante de PCCh

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

Xi Jinping, secretario general del Comité Central del PCCh, declaró hoy que la próxima campaña de un año de duración del Partido será una "limpieza exhaustiva" de estilos de trabajo indeseables, tales como el formalismo, la burocracia, la laxitud y el derroche.


Casi dos semanas antes del 92 aniversario de la fundación del Partido Comunista de China (PCCh), el mayor partido gobernante del mundo ha reafirmado su “línea de las masas”, una importante directriz que define las relaciones entre el Partido y la gente.

Xi Jinping, secretario general del Comité Central del PCCh, declaró hoy que la próxima campaña de un año de duración del Partido será una “limpieza exhaustiva” de estilos de trabajo indeseables, tales como el formalismo, la burocracia, la laxitud y el derroche.

El Buró Político del Comité Central del PCCh decidió en una conferencia en abril lanzar la campaña para impulsar los lazos entre los miembros del Partido y el público a partir de la segunda mitad de este año.

La acción se enfocará en funcionarios de nivel distrital o de mayor rango, a quienes se les pide que reflexionen sobre sus propias prácticas y corrijan cualquier mal comportamiento.

“Ganar o perder el apoyo del público es una cuestión que tiene que ver con la supervivencia o la extinción del PCCh”, advirtió Xi.

La línea de las masas requiere que el Partido otorgue gran prioridad a los intereses de la gente, comparta las penas y alegrías del pueblo, mantenga los lazos más estrechos posibles con ellos y persista en ejercer el poder para ellos, monstrado interés por ellos y trabajando por sus intereses.

También significa que el PCCh haga todo por la gente, dependa de la gente en cada tarea y lleva a cabo el principio “de las masas, para las masas”.

Los Estatutos del PCCh estipulan que “el Partido no tiene ningún interés especial en sí mismo aparte de los intereses de la clase trabajadora y de las grandes masas de gente”.

En décadas pasadas, China ha crecido para convertirse en la segunda mayor economía del mundo, mejorando la vida de cientos de millones de individuos.

Durante el período, China eliminó los impuestos agrícolas, ha proporcionado educación obligatoria gratuita de nueve años y ha establecido un sistema de atención médica básico que casi cubre a toda la nación, todo lo cual, entre otras cosas, contribuye a las sólidas relaciones entre el Partido y la gente.

Sin embargo, no todos los asuntos pueden ser resueltos a través del desarrollo económico. En la era de la informatización, la democratización y la globalización, se vuelve mucho más difícil para el partido coordinar los tan diversos intereses de la población.

Además, muchos miembros y funcionarios del partido no se interesan por las penas y alegrías de la gente, poniendo a prueba sus relaciones con las personas.

Aún existe la corrupción. El ex ministro de Ferrocarriles Liu Zhijun fue enjuiciado en Beijing a principios de este mes acusado de sobornos y de abuso de poder.

Varios altos funcionarios han sido investigados, como Liu Tienan, ex subdirector de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, y Li Chuncheng, ex subsecretario del comité del PCCh en la provincia suroeste de Sichuan.

Como dicen los Estaturos del PCCh, la mayor ventaja del Partido está en sus estrechas relaciones con las masas, mientras el mayor peligro potencial como partido de gobierno proviene de su divorcio de las masas.

Este es el momento adecuado de que el PCCh inicie una campaña de educación en la que los miembros del partido deben “mirarse al espejo, asearse, bañarse y buscar soluciones”, en suma, reflexionar sobre sus propias acciones y corregir cualquier mala conducta.