Castigados casi 500 funcionarios por fraude electoral en provincia suroccidental china

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

Cerca de 500 personas en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, han sido sancionadas administrativamente o encarceladas por un fraude electoral sucedido en 2011.


Cerca de 500 personas en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, han sido sancionadas administrativamente o encarceladas por un fraude electoral sucedido en 2011.

Un total de 477 personas, la mayoría de las cuales eran miembros y funcionarios del Partido Comunista de China (PCCh), estuvieron implicadas en sobornos que determinaron la elección de los miembros permanentes del comité municipal de Nanchong del PCCh antes de su sesión plenaria del 19 de octubre de 2011, según un informe publicado hoy martes por el comité provincial de Sichuan del PCCh.

Una investigación lanzada en la segunda mitad del año pasado halló que 16 funcionarios ofrecieron sobornos, otros 227 facilitaron la oferta, 230 los aceptaron y cuatro fueron negligentes en su deber. El monto total del dinero implicado ascendió a 16,72 millones de yuanes (2,63 millones de dólares).

Yang Jianhua, ex jefe del PCCh del distrito de Yilong, fue elegido miembro permanente del comité municipal de Nanchong del PCCh después de usar 800.000 yuanes de fondos públicos para sobornar a los potenciales miembros del comité municipal.

Yang fue sentenciado a 20 años de prisión por dar y aceptar sobornos y abuso de poder, mientras que Liu Hongjian, el entonces jefe del Partido de la ciudad de Nanchong, fue condenado a tres años de cárcel por negligencia en el deber.

Treinta y tres de los implicados han sido expulsados del PCCh y destituidos de sus puestos públicos, y sus casos ya han sido transferidos a los órganos judiciales.

Setenta y siete personas han sido destituidas de sus puestos de dentro y fuera del Partido, mientras que el resto ha sido amonestado, según el informe.

Según el comité provincial de Sichuan del PCCh, el número de personas y la cantidad de dinero implicados en este caso constituyeron una grave violación de los códigos de conducta del Partido y de las leyes.

El caso también sirvió como una advertencia de que algunos funcionarios hacían la vista gorda de los principios del Partido, mostraban tan poco respeto a la ley que ya no podían resistirse a las tentaciones de corromperse, señaló el comité provincial.

Asimismo, recalcó que el fracaso de las organizaciones del Partido en educar, administrar y supervisar a sus miembros también había fomentado las malas conductas y la corrupción.

La investigación del caso y las penas aplicadas a los corruptos demuestran que el PCCh mantiene una intolerancia absoluta frente a los sobornos y está decidido a administrar el Partido estrictamente, según el informe, que describe la lucha contra la corrupción como un asunto “de vida o muerte” para el Partido.

Así que urgió a las organizaciones del Partido en Sichuan que saquen las lecciones del caso de Nanchong y promuevan la disciplina, integridad y conciencia de la ley entre sus militantes” con el fin de crear un sano entorno político que defienda la honradez y el trabajo duro”.