China celebrará sus sesiones legislativas anuales entre circunstancias complicadas

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 22 feb (Xinhua) -- Los legisladores y asesores políticos de China iniciarán sus respectivas sesiones anuales a comienzos de marzo, en las cuales se abordará un amplio abanico de asuntos, en medio de circunstancias complicadas tanto a nivel nacional como internacional.


Las reuniones de este año de la Asamblea Popular Nacional (APN, máximo órgano legislativo) y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh, máximo órgano asesor político) tienen un significado especial para el país asiático puesto que se celebrarán antes del XVIII Congreso Nacional del gobernante Partido Comunista de China (PCCh), que se sostendrá en la segunda mitad del año y durante el cual se elegirá a una nueva generación de líderes.

En 2011, China sobrepasó a Japón para convertirse en la segunda mayor economía del mundo, sólo por detrás de Estados Unidos, con un crecimiento anual del 9,2 por ciento.

 

Sin embargo, todavía persisten incertidumbres debido a la desaceleración del crecimiento de la economía china y el aumento de la inflación.

 

China apuesta por sostener su expansión económica y al mismo tiempo esforzarse por controlar la inflación.

 

El banco central chino anunció recientemente un recorte del coeficiente de reservas bancarias dirigido a aliviar la escasez de liquidez y asegurar el crecimiento económico frente a la débil demanda externa.

 

Entretanto, otra serie de problemas, tanto antiguos como nuevos, de corto y largo plazo, han agravado las dificultades que afronta China.

 

El país asiático sufre los efectos de la caída de la demanda exterior, principalmente a causa de la crisis de la deuda europea, mientras que una ralentización de la inversión en activos fijos, particularmente en el sector inmobiliario, está afectando una de las fuerzas motrices del crecimiento de China.

 

Además, la creciente brecha entre ricos y pobres, junto con las grandes discrepancias entre la vida en la ciudad y en el campo así como entre las regiones del país están dando lugar a más tensiones sociales.

 

“China está afrontando una situación difícil, mucho más complicada que en 2008, cuando la crisis financiera global azotó el mundo”, señaló Zhang Liqun, experto del Centro de Investigación de Desarrollo del Consejo de Estado (gabinete).

 

Por lo tanto, se esperan señales positivas de las dos sesiones anuales, que darán más confianza a China para superar las turbulencias mientras el resto del mundo sigue sumergido en la recesión económica.

 

Pese a las dificultades, China aún tiene buenas oportunidades para impulsar su desarrollo.

 

La crisis financiera internacional ha ayudado a estimular la innovación y la transformación del modelo de crecimiento económico del país, que dependía mucho de la inversión y la exportación.

 

Mientras tanto, el proceso de urbanización y modernización agrícola está creando nuevos terrenos de crecimiento para el país.

 

Lo más importante es que el proceso de reforma y apertura del país se ha ganado el amplio apoyo del pueblo, sentando una base sólida para mantener la estabilidad política y social así como la prosperidad económica.

 

China está profundizando sus reformas no sólo en el campo económico, sino también en los terrenos estrechamente relacionados con el bienestar del pueblo.

 

Las dos sesiones, que recogen propuestas planteadas por todos los ciudadanos, demostrarán una vez más la sabiduría del pueblo chino.