China se enfrenta a desafíos a la hora de supervisar el poder gubernamental

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

Ha habido un número creciente de casos de corrupción en que se han visto involucrados funcionarios de alto nivel, especialmente aquellos con cargos de responsabilidad, y la cantidad de dinero ilegal asociada a casos de corrupción ha ido en aumento desde hace unos años, dijo Li Xueqin, jefe de la división de investigación bajo la Comisión Central de Control Disciplinario (CCCD) del Partido Comunista de China (PCCh), en una entrevista con Xinhua.


BEIJING, 23 ago (Xinhua) — Un alto funcionario anti-corrupción ha advertido de los desafíos que a se enfrenta la supervisión del poder del gobierno, pero confía en que la situación mejore.

Ha habido un número creciente de casos de corrupción en que se han visto involucrados funcionarios de alto nivel, especialmente aquellos con cargos de responsabilidad, y la cantidad de dinero ilegal asociada a casos de corrupción ha ido en aumento desde hace unos años, dijo Li Xueqin, jefe de la división de investigación bajo la Comisión Central de Control Disciplinario (CCCD) del Partido Comunista de China (PCCh), en una entrevista con Xinhua.

Desde la celebración del XVII Congreso Nacional del PCCh en 2007, entre las 600.000 personas sancionadas por violar las disciplinas del Partido y del gobierno había más de 60 funcionarios de nivel ministerial y provincial, según un informe del CCCD.

Uno de los últimos condenados por corrupción fue Liu Zhuozhi, ex vicepresidente del gobierno de la región autónoma de Mongolia Interoir, en el norte del país, sentenciado a cadena perpetua después de haber recibido más de 8,17 millones de yuanes (1,3 millones de dólares) en sobornos entre 2002 y 2010.

Liu Zhijun, ex ministro de Ferrocarriles del país, fue investigado por graves violaciones disciplinarias, entre ellas el uso de su cargo en favor de “enormes intereses ilegales” para una mujer de negocios, aunque la cantidad exacta de dinero ilegítimo se desconoce todavía.

“Esto demuestra que no se ha supervisado y regulado el poder del gobierno de forma efectiva”, dijo Li.

Durante los próximos años, la lucha contra la corrupción en China se centrará en la ampliación del sistema de supervisión a todos los terrenos de la labor del gobierno, e impondrá sanciones más severas a los delincuentes, aseguró Li.

Sin embargo, Li dijo que el número de casos investigados por los organismos de control disciplinario y las fiscalías ha disminuido desde 2004, pese a algunas fluctuaciones.

Las medidas contra la corrupción funcionarán más eficazmente en los próximos años, y el problema estará bajo control, dijo Li, quien añadió que “creo que a través del esfuerzo constante la incidencia de los casos de corrupción se mantendrá estable o incluso se reducirá”.

El PCCh comenzó a adoptar medidas a gran escala para controlar la corrupción entre los funcionarios del Partido y del gobierno hace dos décadas.

En un discurso pronunciado en julio, el presidente chino, Hu Jintao, advirtió de que la corrupción es uno de los peligros crecientes a que se enfrenta el PCCh, y se ha vuelto esencial y urgente que éste se vigile a sí mismo e imponga una disciplina estricta entre sus miembros.

En otro discurso el 23 de julio, Hu citó la lucha contra la corrupción como uno de los esfuerzos que deben continuar para promover la construcción del Partido.

“No hay ningún partido político en el mundo que preste tanta atención a la lucha contra la corrupción como el PCCh”, dijo Li.