Destituyen a alto funcionario de PCCh por violaciones disciplinarias

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

Jiang Jiemin, jefe de una comisión del gabinete que supervisa a las principales empresas estatales, fue destituido de su cargo por supuestas graves violaciones disciplinarias, dijeron hoy las autoridades.


Jiang Jiemin, jefe de una comisión del gabinete que supervisa a las principales empresas estatales, fue destituido de su cargo por supuestas graves violaciones disciplinarias, dijeron hoy las autoridades.

La decisión se tomó dos días después de que funcionarios confirmaran que Jiang estaba siendo investigado.

Jiang era presidente de la Comisión de Supervisión y Administración de Activos Estatales (SASAC, por sus siglas en inglés) y subsecretario del Comité de la SASAC del Partido Comunista de China (PCCh).

El Departamento de Organización del Comité Central del PCCh informó hoy a Xinhua sobre la destitución.

La Comisión Central de Control Disciplinario del PCCh y el Ministerio de Supervisión dijeron el domingo que Jiang estaba siendo investigado por esas violaciones.

Esta es la primera ocasión en que un miembro titular del XVIII Comité Central del PCCh es sometido a una investigación de corrupción cuando el Partido reforzó la guerra contra la corrupción desde el Congreso Nacional de fines del año pasado y que ha dado como resultado la caída de un número de funcionarios corruptos.

Previamente, Li Chuncheng, quien era subjefe del Partido en la provincia de Sichuan, y Wang Yongchun, quien se desempeñaba como subgerente general de la Corporación Nacional de Petróleo de China, también fueron destituidos por “graves violaciones disciplinarias”.

Xi Jinping, secretario general del Comité Central del PCCh, pidió acabar con la corrupción y prometió enfrentar a los “tigres” y a las “moscas”, es decir, a los funcionarios de alto nivel y a los de bajo nivel.

Los esfuerzos más intensos del PCCh para combatir la corrupción y eliminar los estilos de trabajo indeseables entre funcionarios han demostrado la determinación del Partido para ejercer la autodisciplina estricta, opinan analistas políticos.

TIGRES Y MOSCAS

En una reunión del Buró Político del Comité Central del PCCh realizada la semana pasada, se aprobó el plan de trabajo 2013-2017 para el establecimiento y perfeccionamiento del sistema de castigo y prevención de la corrupción.

El PCCh prometió decididamente detener la proliferación de la corrupción, a la que describe como una importante misión de todo el Partido, y manejar estrictamente las violaciones disciplinarias, dice un comunicado oficial emitido después de la reunión.

El ejercicio del poder de funcionarios debe ser revisado y supervisado para crear un sistema en el que los funcionarios no se atrevan a ser corruptos y que no haya tendencias corruptas, dijo.

Xin Ming, profesor de la Escuela del Partido del Comité Central del PCCh, calificó a las actuales investigaciones sobre funcionarios corruptos, incluido Jiang, como “resultados inevitables” de la lucha del Partido contra la corrupción.

“Las autoridades centrales prometen enfrentar a los ‘tigres’ y a las ‘moscas’, lo que muestra su férrea voluntad para detectar y enfrentar a los cuadros corruptos sin importar su identidad o posiciones”, comentó.

Ma Huaide, vicepresidente de la Universidad de Ciencia Política y Leyes de China, mencionó que la corrupción esencialmente consiste en acuerdos de poder a cambio de dinero y la obtención de beneficios.

 “Actualmente, el sistema de mercado de China y las organizaciones civiles aún se están desarrollando, y los órganos de gobierno están donde se concentra el poder público, permitiendo que los funcionarios sean propensos a la corrupción”, dijo el experto en la lucha contra la corrupción.

Detener efectivamente la corrupción involucra un sistema que controla y supervisa el ejercicio del poder, explicó Ma. “Los papeles de supervisión podrían ser ejercidos por grupos civiles, el mercado, los ciudadanos, y puede ser útil una mejor distribución del poder y un mecanismo condicionado al interior de las autoridades”.

Al indicar que China aún enfrenta tareas en las reformas, dijo que la transformación de las funciones del gobierno, delegar el poder a niveles inferiores y simplificar la administración es una “solución fundamental” para reducir la corrupción.

PELIGROS Y MEDIDAS

El PCCh ha crecido de ser un partido revolucionario de 50 miembros hasta convertirse en un partido político de 80 millones de miembros que ha gobernado el país más poblado del mundo por más de 90 años.

Durante el proceso, el Partido dice que se adhiere a la “línea de masas”, es decir, a la promoción de las relaciones con la gente, como su directriz de trabajo fundamental.

No obstante, es un hecho que hay prácticas recurrentes que involucran uso del poder a cambio de beneficios personales por parte de funcionarios del Partido y del gobierno.

Los líderes del Partido han advertido que todo el Partido enfrenta peligros cada vez más graves de falta de impulso, incompetencia, no tener contacto con la gente, corrupción y otras conductas poco éticas.

El nuevo liderazgo del Partido dirigido por Xi Jinping desde que asumió el cargo a fines del año pasado han introducido una norma de ocho puntos para eliminar la burocracia y los estilos de despilfarro entre los funcionarios.

En junio, el Partido emprendió la campaña de la “línea de masas” de un año para eliminar los estilos de trabajo indeseables entre los funcionarios e impulsar los lazos con las masas.

Las medidas pretenden no sólo atacar problemas como los estilos de vida extravagantes que necesitan ser abordados con urgencia, sino también ayudar a consolidar las convicciones ideológicas de los miembros del Partido de servicio a la gente, indicaron los analistas.

Las discusiones sobre profundizar integralmente las reformas encabezarán la agenda de la Tercera Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del PCCh programada para noviembre, se dijo en la reunión de la semana pasada del Buró Político del Comité Central del PCCh.

Xin Ming cree que las reformas producirán un sistema mejorado y reducirán la tierra de cultivo de la corrupción, lo que facilitará su combate. Fi