Economía china necesitará reestructuración para convertirse en “verdadero tigre” en 2010

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 15 feb (Xinhua) -- China ayudó a la economía global a salir de la recesión en 2009. Ahora, con la llegada del 2010, el Año del Tigre, el mundo espera que la economía china vuelva a rugir.


A principios de enero, el presidente chino, Hu Jintao, hizo un llamamiento a toda la nación para que se esfuerce en acelerar el reajuste del modelo de desarrollo económico de China para así promover un desarrollo económico y social sólido y rápido.

 

La transformación del modelo de desarrollo económico, basado en un análisis exhaustivo de la situación económica nacional e internacional, no debería retrasarse, dijo Hu durante un seminario al que asistieron funcionarios de nivel ministerial y provincial.

 

La clave para lograr la transformación es llevarla a cabo “a un ritmo acelerado y con resultados prácticos”, añadió el presidente chino.

 

Por su parte, el viceprimer ministro, Li Keqiang, afirmó que China ha entrado en un periodo crítico en el que el reajuste de la estructura económica es la única vía para alcanzar el desarrollo sostenible.

 

El economista del Banco Asiático de Desarrollo Zhuang Jian dijo que los repetidos llamamientos a una reforma acelerada reflejan la determinación de líderes chinos para convertir este reajuste en una prioridad del gobierno.

 

La economía china creció un 8,7 por ciento en 2009 después de que el gobierno aprobara una serie de medidas que hicieron posible que el país se recuperara rápidamente de la peor crisis financiera mundial de las últimas ocho décadas.

 

Aunque las exportaciones cayeron un 16 por ciento el año pasado, China consiguió superar a Alemania y se convirtió en el mayor exportador del mundo.

 

Los datos del comercio de China en enero demuestran la consolidación del crecimiento, con un aumento interanual de las exportaciones del 21 por ciento y un incremento del 85,5 por ciento en las importaciones.

 

Tras más de dos décadas de rápido desarrollo económico, las debilidades del modelo de crecimiento chino, basado en las exportaciones, salieron a la luz a raíz de la recesión económica global que empezó en Estados Unidos.

 

Según algunos analistas, China no puede depender tanto en las exportaciones para seguir creciendo. El camino del futuro desarrollo está claro, y los máximos líderes del país ya han prometido en repetidas ocasiones que transformarán el modelo de crecimiento económico.

 

“En los últimos treinta años, China ha acumulado fortaleza económica de una manera cuantitativa, pero en el futuro se debería centrar más en la calidad”, dijo Wang Xiaoguang, investigador de la Academia China de la Gobernanza.

 

Li Keqiang aseguró que la expansión de la demanda interna es la principal estrategia de desarrollo económico a largo plazo.

 

Dada la débil demanda exterior, el gobierno dirigió su mirada a la demanda interna para reforzar el crecimiento en 2009 y anunció una serie de políticas orientadas a estimular el consumo.

 

El año pasado, la reducción de impuestos y los subsidios para la compra de vehículos ayudaron a China a convertirse en el mayor mercado automovilístico del mundo.

 

Wang señaló que China todavía tiene potencial para ampliar su consumo, ya que las extensas áreas rurales del país pueden generar una gran demanda.

 

En 2009, las ventas al por menor en las zonas rurales crecieron a un ritmo 0,2 puntos porcentuales mayor que en las zonas urbanas.

 

Además de los subsidios para la adquisición de automóviles y electrodomésticos, el gobierno incluyó políticas para ayudar a los agricultores a comprar materiales de construcción en el primer documento oficial de 2010, centrado en el desarrollo rural.

 

La demanda de materiales de construcción está aumentando a medida que los residentes rurales deciden renovar sus viviendas para mejorar sus condiciones de vida.

 

Chang Xiaocun, funcionario del Ministerio de Comercio, aseguró que estas nuevas políticas, cuyos detalles todavía no se han dado a conocer, estimularán en gran medida la demanda rural.

 

Según el Buró Nacional de Estadísticas (BNE), el consumo contribuyó en un 4,6 por ciento al crecimiento del producto interior bruto (PIB) en 2009, en comparación con el 8 por ciento correspondiente a la inversión y el 3,9 por ciento negativo de las exportaciones.

 

“El crecimiento no supondrá un problema este año, ya que la economía se ha recuperado de una gran recesión”, afirmó Wang.

 

Durante el proceso de reestructuración, la tasa de crecimiento de la economía china debería oscilar entre el 8 y el 9 por ciento, opinó el investigador.