Hacer de la Constitución una creencia común

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 4 dic (Xinhua) -- Cuando China celebra su tercer Día de la Constitución, que cae el domingo, es prudente recordar que no sólo es un día de pompa y ceremonia, sino una oportunidad para que todos los chinos celebren las reglas que rigen la nación.


BEIJING, 4 dic (Xinhua) — Cuando China celebra su tercer Día de la Constitución, que cae el domingo, es prudente recordar que no sólo es un día de pompa y ceremonia, sino una oportunidad para que todos los chinos celebren las reglas que rigen la nación.

La Constitución no es nada sin el apoyo sincero de todos los chinos. Su poder reside en el hecho de que la gente cree en lo que representa.

Esta creencia en la Constitución no ha venido de forma natural ni fácil.

La Constitución actual fue adoptada hace 34 años, el 4 de diciembre de 1982. Ha sido un largo y arduo viaje.

La anulación de la condena de Nie Shubin el pasado viernes, 21 años después de que fuese ejecutado acusado de violación y asesinato, muestra que el país está comprometido a purgar el sistema judicial de comportamiento indeseable y a corregir los errores del pasado.

En diciembre de 2013, China abolió la reeducación a través de trabajos obligatorios después de que varios incidentes muy controvertidos despertaran la atención nacional. En uno de los casos, el funcionario local Ren Jianyu de la municipalidad de Chongqing ingresó en un centro de dicho sistema de reeducación durante dos años por “difundir información negativa e incitar a la subversión del poder estatal” en 2011. Ren fue liberado tras haber cumplido la mitad de la condena.

En 2009, Tang Fuzhen, una mujer de 47 años de la provincia de Sichuan, se prendió fuego por la demolición forzada de su casa. Este tipo de protestas violentas y mortales contra la incautación de tierra atrajo la atención de la sociedad. En 2010 la “demolición administrativa forzada” fue prohibida.

Una regulación sobre las personas sin hogar en las ciudades se implantó en 2003 después de que Sun Zhigang, de 27 años, fuese golpeado hasta la muerte en un asilo.

Detrás de tales incidentes individuales, sin embargo, estaba el compromiso del país y el diseño sistemático para apuntalar la autoridad de la Constitución y perseguir el estado de derecho.

Con el fin de construir mecanismos de supervisión más efectivos para garantizar la implantación de la Constitución, el cuerpo legislativo chino, la Asamblea Popular Nacional (APN), adoptó la Ley de Supervisión de la Asamblea Popular y revisó la Ley de Legislación para permitir a sus legisladores supervisar mejor al gobierno.

En un plan de reforma legal adoptado en una reunión clave del Partido Comunista de China (PCCh) en 2014, el PCCh prometió hacer cumplir un sistema de supervisión constitucional bajo la APN y apoyar a todos los órganos para interpretar mejor la Constitución.

Mientras tanto, el máximo órgano legislativo ejerció estipulaciones constitucionales sobre la amnistía y mejoró el sistema de registro y revisión de documentos normativos para asegurar que aquellos reglamentos, interpretaciones judiciales y documentos normativos que se opongan a la Constitución o cualquier otra ley, sean rescindidos o corregidos.

El Día de la Constitución se ha celebrado desde el 4 de diciembre de 2014. Todos los funcionarios electos o designados deben jurar públicamente su lealtad a la Constitución.

La vida de la Constitución radica en su implantación.

La autoridad de la Constitución se defiende no sólo a través de un día de ceremonias, sino también a través de su aplicación.

La gente debe entender que la Constitución no sólo es un código de conducta que debe ser seguido por todos los ciudadanos, sino también un “amuleto” que protege sus derechos. Fin