Ley y disciplina no admiten violación en China

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 14 abr (Xinhua) -- La reciente decisión del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) de investigar las serias violaciones disciplinarias de Bo Xilai, y la reapertura de la investigación policiaca sobre la muerte de Neil Heywood, han generado un amplio apoyo en todos los círculos de la sociedad en el país.


BEIJING, 14 abr (Xinhua) — La reciente decisión del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) de investigar las serias violaciones disciplinarias de Bo Xilai, y la reapertura de la investigación policiaca sobre la muerte de Neil Heywood, han generado un amplio apoyo en todos los círculos de la sociedad en el país.


Esas acciones han sido objetivamente reportadas por la mayoría de los medio noticiosos internacionales. Sin embargo, algunos medios extranjeros han interpretado en exceso los casos e incluso han aprovechado la oportunidad para realizar comentarios inapropiados sobre la política de China.



De hecho, la decisión es una firme acción del gobernante PCCh para fortalecer la aplicación de la disciplina del Partido y continuar impulsando inquebrantablemente el gobierno de ley.



En 1996, el gobierno de ley quedó asentado en boceto del Plan Quinquenal para el desarrollo económico y social nacional y los objetivos a largo plazo para 2010, convirtiéndose en un importante principio para guiar el proceso de modernización de China.



El “gobierno de ley” (o estado de derecho) no solamente significa el manejo de los asuntos de Estado con base en la ley, sino también indica que los administradores deben obedecer la ley y manejar los asuntos de Estado a través de medios legales. Esto represetna un amplio y profundo cambio de la tradición de “la ley del hombre” que se había practicado en China durante miles de años.



El gobierno de ley puede garantizar que el desarrollo de China no se vea afectado por factores inciertos y evitar trastornos como la Revolución Cultural.



Aunque China ha enfrentado muchas dificultades, el país avanza en el camino correcto. En 2010, un sistema legal socialista con características chinas fue establecido de acuerdo con lo planeado. La resolución de los problemas a través de medios legales se ha convertido en el consenso del Partido y de la población,



Siendo un Partido de gobierno con más de 80 millones de miembros, el PCCh ha estipulado estrictos principios de disciplina para garantizar la avanzada naturaleza del Partido.



La actual Constitución del PCCh, adoptada en septiembre de 1982 y revisada en cinco ocasiones desde entonces, estipula con claridad que el Partido debe conducir sus actividades dentro del marco de la Constitución y de las leyes del país. La Constitución señala también que todos son iguales ante la disciplina del Partido.



El PCCh ha emitido documentos clave, como los estándares para un gobierno limpio para miembros y cuadros del PCCh, y las reglas sobre cuadros dirigentes para el reporte de asuntos personales, con el fin de establecer estrictas limitaciones sobre las conductas de los cuadros, y no se permite que nadie los viole.



No obstante, ocasionalmente han ocurrido violaciones a la disciplina del Partido y relajamiento en la aplicación de las leyes. En algunos lugares, hay ciertas prácticas en las que el poder y los favores personales son puestos por encima de la ley, y las violaciones disciplinarias y contra la ley cometidas por un reducido número de cuadros de alto rango se ha convertido en una importante preocupación pública.



En algunas partes, hay altos funcionarios que toman decisiones sin considerar las opiniones de otros y con ello violan el principio de centralismo democrático.



Las esposas y los hijos de algunos cuadros se han aprovechado de su poder para obtener ganancias personales, menospreciando la ley y generando protestas públicas.



Una de las razones de este fenómeno es que China aún está en la primera etapa del socialismo y tiene que librarse totalmente de la influencia de nociones obsoletas, incluyendo la ideología feudal. Se requieren esfuerzos adicionales para mejorar la construcción institucional y la aplicación de la ley.



Por otra parte, muchos funcionarios no han sido capaces de resistir varias tentaciones en la economía de mercado. Con amplios deseos egoístas y un inadecuado sentido de la ley y la ética, eligen el camino del abuso de poder en busca de conseguir ganancias personales, perjudicando los intereses del PCCh y del Estado.



Los dirigentes chinos han subrayado en muchas ocasiones que quien viole la disciplina del Partido y la ley será tratado con severidad y sus acciones nunca serán toleradas, sin importar quién esté involucrado ni qué posición ocupe.



China ha investigado y manejado muchos casos en años recientes, y algunos de ellos estuvieron relacionados con funcionarios de alto nivel. En el año 2011, las autoridades de la fiscalía investigaron 18.464 importantes casos de malversación y sobornos. También investigaron a 2.524 funcionarios a nivel distrital y superior, incluyendo 198 a nivel de prefectura y siete a niveles provincial y ministerial.



La investigación de las graves violaciones disciplinarias de Bo Xilai, así como el anuncio de la policía de reabrir la investigación sobre la muerte de Neil Heywood y la entrega de los sospechosos a los órganos judiciales, es una acción similar de parte del Comité Central del PCCh .



Los observadores creen que es un procedimiento normal de China manejar sus propios asuntos de acuerdo con la disciplina del Partido y las leyes del Estado, de manera discreta, sin mencionar una excesiva interpretación ni prejuicio.



China ha enviado una positiva señal al manejar adecuadamente el incidente de Wang Lijun, el caso de la muerte de Neil Heywood y las graves violaciones disciplinarias de Bo Xilai, y presentará la correspondiente información a su debido tiempo.



Al enfrentar los problemas, China se adhiere a la disciplina y a las leyes del Estado y sigue los procedimientos legales de los modernos Estados, lo cual impulsará un sano y estable ambiente para su propio desarrollo.



Cada paso del progreso de China ha sido obtenido con dificultades, pero es visible para todos. La disciplina del Partido y las leyes del Estado fueron pisoteadas durante la Revolución Cultural pero han sido restauradas en la nueva era.



China ha transitado del “gobierno con la ley” al “gobierno de ley”, y a la “construcción de un país socialista basado en el gobierno de ley”. También se ha desarrollado la democracia al interior del Partido y la democracia del pueblo.



La favorable situación debe atesorarse y protegerse por el bien del futuro desarrollo. Tal noción es aún más crucial en el actual período en el que se observa una transformación social, pluralismo de intereses y agudas contradicciones.



El manejo del incidente de Wang Lijun, de la muerte de Neil Heywood y del caso de las graves violaciones disciplinarias de Bo Xilai es un asunto importante relacionado con los principios del PCCh y la ley. No tiene nada que ver con la llamada “lucha política”. Cualquier Estado moderno seguramente manejaría esos problemas de acuerdo con la ley.



El fallecido líder chino Deng Xiaoping solía tener una visión: las instituciones y las leyes de China no cambian cada vez que los líderes cambian, ni cuando cambian sus opiniones o su centro de atención. Esa visión será cierta sólo cuando el gobierno de ley se logre plenamente.



Solamente de esta manera China experimentará un desarrollo firme y a largo plazo, y el mundo se beneficiará del desarrollo de China.




Lo que ha ocurrido en China recientemente otorga a la población más confianza.