Múltiples accidentes ponen a prueba la capacidad de gobierno del PCCh

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

Esos desastres, producto de factores humanos, merecen recibir una mayor atención del gobierno ahora que el PCCh se prepara para un congreso nacional clave este año. Para una gran parte de la ciudadanía en general, cuantos más accidentes fatales ocurran, menor será la credibilidad del gobierno.


(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – El mes de agosto ha sido uno de los más letales en China, en términos del elevado número de personas que han perdido la vida en accidentes provocados por factores humanos.

Las víctimas más recientes fueron 36 personas que murieron calcinadas el domingo cuando un autobús-litera de dos pisos chocó con un camión cisterna cargado de metanol cerca de la ciudad de Yan’an, en el norte de la provincia noroccidental de Shaanxi, ciudad simbólica en la que el Partido Comunista de China (PCCh) logró su mayor victoria revolucionaria para convertirse en el partido gobernante y fundar la República Popular China.

En otro accidente ocurrido el domingo, una camioneta chocó con un camión de carga pesada en una autopista en la provincia suroccidental de Sichuán, lo que causó la muerte de 12 pasajeros que viajaban en la camioneta.

Antes, el viernes pasado, un puente de reciente construcción se derrumbó en Harbin, capital de la provincia de Heilongjiang, en el noreste del país, causando la muerte de tres personas y heridas a cinco.

Durante la semana pasada, también se reportaron fatales accidentes de tránsito en las provincias de Gansu y de Hebei.

Esos desastres, producto de la acción del hombre merecen recibir una mayor atención del gobierno ahora que el PCCh se prepara para un congreso nacional clave este año. Y para una gran parte de la ciudadanía en general, cuantos más accidentes fatales ocurran, menor será la credibilidad del gobierno.

La ciudadanía se queja de la responsabilidad de los funcionarios en algunos de los accidentes, que ponen de manifiesto que los problemas tiene profundas raíces en la sociedad china, a pesar de que la campaña de reforma y apertura de las últimas tres décadas ha catapultado al país hasta convertirlo en la segunda mayor economía del mundo.

¿Qué está fallando?

“Deben haber sido problemas graves”, expresó durante una conferencia de prensa Huang Yi, vocero de la Administración Estatal de Seguridad Laboral, cuando se le preguntó acerca del derrumbe del puente en Harbin.

Pode ser que la concatenación de accidentes fatales se deba sólo a la casualidad o podría ser que existan problemas complejos subyacentes derivados de la negligencia de los funcionarios, pero los accidentes mortales no ocurren sin una razón.

Cada accidente provocado por factores humanos -ya sea el derrumbe de un puente este mes o la colisión de trenes de alta velocidad el año pasado en Wenzhou- es resultado de ciertos factores y muchos sospechan que detrás de estos accidentes puedan estar la negligencia en el cumplimiento del deber, la falta de supervisión adecuada, el abuso del poder o la corrupción.

La Administración Estatal de Seguridad en el Trabajo dijo que un total de 75.572 personas murieron debido a diversos accidentes de este tipo el año pasado, incluidas cerca de 2.000 que fallecieron en accidentes laborales en minas de carbón.

A pesar de los exhortos reiterados a fortalecer la supervisión, la frecuencia de esos accidentes mortales muestra que algunos funcionarios locales no han aprendido suficiente del pasado.

Durante años, muchos funcionarios locales se han concentrado en el crecimiento de la cifra del producto interno bruto (PIB), ignorando la función básica del gobierno de proteger a la gente y de atender las demandas ciudadanas. Esta obsesión con los datos del PIB no se debe perseguir en perjuicio de la seguridad de la ciudadanía.

Dado que China se encuentra en un periodo importante de oportunidades estratégicas que coinciden con un periodo de frecuentes conflictos sociales, el equilibrio entre la calidad de vida y un crecimiento adecuado del PIB debe ser gestionado cuidadosamente para lograr el bienestar general.

La ciudadanía entiende que no es fácil gobernar un país como China, que tiene una población de 1.300 millones de habitantes con distintos intereses.

Como el partido gobernante, el PCCh se enfrenta a peligros crecientes, como la falta de dirección, incompetencia, alienación ciudadana, falta de iniciativa y corrupción, tal y como señaló el presidente Hu Jintao en el marco de una reunión para celebrar el 90º aniversario de la fundación del PCCh.

En el peor de los escenarios, el fracaso del gobierno para minimizar los accidentes provocados por factores humanos le costará perder la confianza de la gente, lo que puede constituir el mayor desafío para el PCCh cuando más de 2.000 delegados de todo el país se reúnan este año para definir el mapa de ruta por el que discurrirá el futuro del Partido y del país. (Xinhua)