Premier chino promete más medidas para controlar abuso del poder y combatir corrupción

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 15 abr (Xinhua) -- El primer ministro chino Wen Jiabao ha prometido tomar más medidas concretas para refrenar el abuso del poder y combatir la corrupción, en un artículo suyo que será publicado mañana lunes por una influyente revista del Comité Central del Partido Comunista de China.


Durante el último año de su mandato, Wen asegura que el gobierno seguirá trabajando para lograr un gobierno limpio y continuará profundizando las reformas e impulsando la construcción institucional, de acuerdo con su artículo que será divulgado por la revista Qiushi, que en mandarín significa “Buscando la verdad”.

Titulado “Dejar que el poder se ejerzca bajo la luz del sol”, el artículo de Wen repasa los nuevos logros de la reforma gubernamental de China y la lucha contra la corrupción y comenta los principales desafíos de esta campaña para 2012 y su implementación.

Este año, el gobierno dará prioridad a las reformas del sistema de examen y aprobación administrativos, la asignación de recursos públicos, el sistema de administración fiscal, la gestión de los gastos administrativos y la administración financiera de los órganos administrativos y las empresas estatales, conforme al artículo.

El principio de “luchar contra la corrupción y construir un gobierno limpio” debe ser implementado plenamente a la hora de elaborar leyes y reglas, políticas sociales y económicas así como otras importantes medidas de reforma, escribe Wen en el artículo.

Además, es preciso intensificar el mecanismo de responsabilidad y los gobiernos de todos los niveles, cuyos rendimientos sean inferiores, que permitan la incidencia de casos importantes de corrupción o bien hayan fracasado a la hora de resolverlos de forma oportuna, serán considerados responsables, dice el texto.

De acuerdo con el artículo, el abuso del poder sólo se puede controlar a través de una supervisión amplia y efectiva, por lo que los gobiernos de todos los niveles deben someterse a una inspección administrativa y una supervisión de auditoría más estrictas y tienen que estar abiertos al monitoreo del pueblo.

Asimismo, los gobiernos deben responder de inmediato e investigar los problemas reportados por la ciudadanía o los medios de comunicación y publicar los resultados de la investigación de forma oportuna, según el artículo de Wen.