Primer año de nueva dirigencia, un buen comienzo del Sueño Chino

In Noticias, Sistema político by PSTBS12378sxedeOPCH

Desde que se anunció la nueva dirigencia de China, el país ha estado experimentando grandes cambios cuando se dispone a hacer realidad un sueño de revitalización nacional.


Desde que se anunció la nueva dirigencia de China, el país ha estado experimentando grandes cambios cuando se dispone a hacer realidad un sueño de revitalización nacional.

El 29 de noviembre de 2012, dos semanas después de que se anunciara a siete miembros de la nueva dirigencia del Partido Comunista de China (PCCh), ellos realizaron una visita al Museo Nacional de China, donde observaron una exposición titulada “El camino hacia la renovación”.

En esta visita, Xi Jinping, el secretario general recién elegido del Comité Central del PCCh, planteó por primera vez el concepto del “Sueño Chino”, que apareció repetidamente en sus discursos posteriores y que ha sido considerado la misión y tarea de la nueva dirigencia.

La revitalización nacional de China quedó materializada en dos metas importantes. Una es completar la construcción de “una sociedad modestamente acomodada en una forma generalizada”, cuando el PCCh celebre su centenario en el 2021. La otra es convertir a China en un moderno país socialista que sea próspero, fuerte, democrático, avanzado culturalmente y armonioso cuando la República Popular China conmemore su centenario en el 2049.

Para un país con 1.300 millones de habitantes, de los cuales 100 millones siguen viviendo por debajo de la línea de la pobreza, existen arduas tareas.

China ha experimentado una desaceleración económica desde 2012. El crecimiento del producto interno bruto (PIB) se desaceleró de 9,3 por ciento en 2011 a 7,7 por ciento en 2012. Es posible que este año sea de 7,6 por ciento, dijo el Consejo de Estado en un informe publicado en diciembre.

“No podemos negar una presión a la baja en el crecimiento económico”, indicó Xu Shaoshi, ministro encargado de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR), cuando compareció ante la máxima legislatura sobre el informe.

Mientras que en el mercado internacional no existe una fuerte demanda, la economía de China es desafiada por problemas domésticos, tales como los crecientes costos de la mano de obra, la lenta reestructuración económica, así como los riesgos por la deuda de los gobiernos locales y en el sector financiero.

Política y socialmente, el país enfrenta una creciente contaminación, conflictos sociales entre grupos de interés, corrupción entre funcionarios y rezago en los servicios públicos.

GRAN PROYECTO DE REFORMA

La dirigencia presentó una solución a los desafíos futuros, la cual consiste en profundizar integralmente la reforma.

En su primera visita fuera de Beijing como líder del PCCh en diciembre de 2012, Xi eligió como destino a la provincia de Guangdong, la cual fue un campo de prueba para las políticas de reforma y apertura hace cerca de 30 años. El quería “realizar un análisis retrospectivo en el lugar sobre la historia de reforma y apertura y declarar la determinación de continuar impulsando la política”.

Durante la visita, prometió “no detener la reforma ni la apertura”.

 Aproximadamente un año después, el PCCh presentó un gran proyecto de reforma en la Tercera Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del PCCh a mediados de noviembre de 2013.

El plan incluía más de 300 medidas de reforma en los sectores económico, político, social, cultural y medioambiental.

El documento establecía los principios más importantes para las reformas futuras. Elevó el estatus del mercado del “papel básico” al “papel decisivo” en la asignación de recursos y prometió crear un “mercado abierto y unificado” con competencia ordenada.

Además, determinó el foco de la reforma política en el liderazgo del PCCh, en que el pueblo sea el amo del país y en el régimen de la ley.

También hubo medidas de reforma inmediatas. En la sesión, el PCCh decidió establecer un equipo dirigente central para la reforma integral. Casi un mes después, en una reunión del Buró Político del Comité Central del PCCh, Xi fue nombrado jefe del equipo.

Los analistas opinaron que una institución que ejerza el liderazgo central es esencial para una reforma de tan grande escala porque involucrará no sólo al gobierno sino también al Partido, a la legislatura y al poder judicial. También ayudará a romper los arraigados intereses creados y a fortalecer la confianza.

En el plan, el PCCh también decidió abolir el sistema de reeducación mediante el trabajo y relajar la política de un solo hijo al permitir que las parejas tengan dos hijos si cualquiera de los padres es hijo único. Posteriormente, en diciembre, los dos cambios políticos empezaron formalmente con la autorización de la máxima legislatura.

Además de las políticas, se emprendieron acciones prácticas. Para racionalizar las funciones gubernamentales, el nuevo gobierno central, que fue formado en marzo de 2013, ha abolido o transferido a los gobiernos locales 221 trámites de aprobación administrativa.

En julio, el banco central canceló el límite de base para las tasas de interés en préstamos, y en septiembre, se inauguró la Zona de Libre Comercio Piloto de China (Shanghai), para crear un campo de prueba para la desregulación de los tipos de interés en el país.

Con el fin de resolver la deteriorada calidad del aire, el gobierno central autorizó en septiembre pasado un plan de 1,75 billones de yuanes (284.200 millones de dólares USA). Tiene el objetivo de reducir para el 2017 la densidad de las partículas inhalables en al menos 10 por ciento en las grandes ciudades de todo el país.

 DIPLOMACIA DE GANAR-GANAR

Los asuntos diplomáticos de China en 2013 se caracterizaron por dos especiales “ocho horas”:

– Durante su primer viaje al extranjero como jefe de Estado de China en marzo pasado, el presidente Xi conversó con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante cerca de ocho horas en el Kremlin.

Los dos gigantes vecinos firmaron una serie de acuerdos de cooperación en Rusia, y Xi también fue invitado a visitar el Ministerio de Defensa de Rusia, la primera vez que se invitó a un jefe de Estado extranjero.

– En la cumbre de junio, Xi y su homólogo estadounidense, Barack Obama, conversaron durante más de ocho horas en su estancia de dos días en Annenberg, en el estado de California, y acordaron construir un nuevo tipo de relación entre grandes potencias caracterizado por el no conflicto, la no confrontación, el respeto mutuo y la cooperación de ganar-ganar.

La política exterior de China ha atraído una nueva atención e impulso desde que la nueva dirigencia tomó las riendas del país.

“El Sueño Chino de revitalización nacional y la búsqueda del pueblo chino de una vida buena se interrelacionan con la búsqueda de paz y desarrollo de todas las demás naciones”, declaró Xi al reunirse con un grupo de miembros extranjeros del Consejo Siglo XXI en Beijing el 2 de noviembre de 2013.

“Seguiremos inquebrantablemente el camino del desarrollo pacífico y la estrategia de ganar-ganar de apertura”, dijo Xi al explicar en mayo del año pasado la búsqueda de China de un desarrollo pacífico.

“Nostros buscaremos el desarrollo de China, cumpliremos nuestras responsabilidades y haremos nuestra debida contribución al mundo”, afirmó.

Durante los cuatro viajes que realizó Xi al extranjero el año pasado, el presidente visitó 14 países y asistió a cuatro reuniones cumbre internacionales. Miembros del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh visitaron 33 países en un total de 12 viajes al exterior.

La nueva dirigencia ha recibido a 65 jefes de Estado o de gobierno extranjeros desde noviembre de 2012. Además, China firmó alrededor de 800 acuerdos de cooperación con otros países en las áreas política, económica, comercial y cultural.

Los líderes chinos también propusieron una serie de conceptos estratégicos el año pasado destinados a promover la prosperidad y el desarrollo regionales, incluyendo un Cinturón Económico de la Ruta de la Seda en Asia Central, un banco de inversión en infrastructura para financiar los proyectos de construcción en Asia, una Ruta de la Seda marítima del siglo XXI con países de Asia del Sudeste, y la renovación de un acuerdo de libre comercio con los países de Asia del Sudeste.

A partir de la construcción de un nuevo tipo de relaciones entre grandes potencias para promover la cooperación regional, las interacciones de ganar-ganar cada vez más estrechas entre China y otros países están impulsando con firmeza la gran causa del desarrollo de una región y un mundo armónicos.

Además, el año pasado China también estuvo activa en la solución de asuntos internacionales complicados.

China ha promovido constantemente la desnuclearización de la Península Coreana. Su papel para ayudar a lograr la primera fase de un acuerdo sobre el asunto nuclear iraní es irremplazable, y China siempre ha apoyado la solución diplomática al asunto de las armas químicas sirias.

 MEJOR ESTILO DE TRABAJO Y COMBATE A LA CORRUPCION

Con la campaña del PCCh contra la corrupción en el Partido y con el lanzamiento de las campañas distintivas que abogan por lazos más estrechos entre los funcionarios del Partido y la gente, algunos funcionarios se han dado cuenta de que encararán tiempos difíciles a menos que mejoren su estilo de trabajo.

Un funcionario de la provincia de Hebei, norte de China, admitió que había problemas con su estilo de trabajo en los últimos años porque “pasó más tiempo en el sillón en lugar de en bancas de madera y porque bebió más vino de buena cosecha que un tazón de té”.

El funcionario participó en “reuniones de vida democráticas” en las que se le pidió que examinara su propia conducta, expusiera los problemas principales, analizara las causas y estableciera planes para su rectificación.

Esas sesiones de autocrítica son una reactivación de la práctica de la era de Mao. En septiembre, el presidente chino, Xi Jinping, supervisó una de esas sesiones en la provincia de Hebei.

En la sesión, Xi pidió a los altos funcionarios recurrir constantemente a las críticas y a la autocrítica para mejorar sus capacidades y hallar y solucionar sus propios problemas.

Esas sesiones son parte de la campaña de línea de las masas de un año lanzada en junio del año pasado por los líderes de China para impulsar los lazos entre los funcionarios y miembros del PCCh y la gente, al mismo tiempo que eliminan cuatro estilos de trabajo indeseables: el formalismo, la burocracia, el hedonimso y el despilfarro.

Unos meses después de la introducción de la campaña, las autoridades centrales chinas emitieron un número de normas sobre recepciones oficiales, prohibiendo que los funcionarios usaran fondos públicos para adquirir pasteles de la luna y tarjetas de felicitación. También les solicitaron rechazar tarjetas de membresía de clubes y alojarse en habitaciones de hotel más pequeñas.

El PCCh señala en su Constitución que representa los intereses fundamentales de la abrumadora mayoría de chinos.

No obstante, luego de décadas de gobierno desde la fundación de la República Popular en 1949, el Partido ha enfrentado los crecientes desafíos graves de estar fuera de contacto con la gente y de la corrupción, entre otras malas conductas.

Una de las principales metas de la campaña de la línea de las masas es erradicar la corrupción enfrentando simultáneamente a los “tigres” y a las “moscas”, es decir, a funcionarios corruptos de alto y de bajo nivel.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, alrededor de 108.000 personas fueron castigadas durante los primeros nueve meses de 2013, 7,6 por ciento más en comparación con la cifra del año previo.

En los 13 meses después de que Xi fuera elegido secretario general del Comité Central del PCCh, al menos 17 funcionarios a nivel ministerial fueron investigados, de acuerdo con cifras recabadas por periodistas de Xinhua.

Al combatir las actividades ilegales y las malas prácticas de los funcionarios por un lado, el liderazgo del PCCh ha puesto el ejemplo para forjar lazos más estrechos con la gente.

Luego de que Xi fuera elegido secretario general del Comité Central del PCCh en noviembre de 2012, comenzó una visita enfocada en la pobreza en las casas de agricultores, habló con taxistas y expresó preocupaciones por el bienestar de los residentes de las regiones afectadas por los sismos.

Otros líderes del PCCh, incluidos Li Keqiang, Zhang Dejiang, Yu Zhengsheng, Liu Yuan, Wang Qishan y Zhang Gaoli, también insistieron en la mejoría de los estándares de vida de la gente durante sus visitas a las comunidades de base.

Los miembros del PCCh deben hacer todo por la masas y depender de ellas en cada tarea, enfatizó Xi en diciembre pasado, durante su discurso para conmemorar el 120 aniversario del nacimiento de Mao Zedong. Fi