Año del Gallo llega con múltiples misiones para China

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 2 feb (Xinhua) -- China está preparada para el primer día laboral del Año del Gallo ahora que el feriado por la Fiesta de Primavera termina hoy.


BEIJING, 2 feb (Xinhua) — China está preparada para el primer día laboral del Año del Gallo ahora que el feriado por la Fiesta de Primavera termina hoy.

Será un enérgico inicio para que las personas y sus familias logren sus sueños y el país dará un paso adelante hacia la creación de “quanmian xiaokang”, una sociedad modestamente acomodada de forma integral para 2020.

Sin embargo, las medidas de este año serán desafiantes, particularmente para el Partido Comunista de China, fundado en el Año del Gallo de 1921.

El Partido convocará su XIX Congreso Nacional este año y tiene que lograr varias misiones para que el Año del Gallo sea uno de buena suerte.

Después de sacar de la pobreza a más de 700 millones de personas en los últimos 38 años, todavía hay unas 45 millones de personas que viven en condiciones de pobreza en el país.

El alivio de la pobreza es un tema importante en la agenda de los gobiernos a todos los niveles. Ninguna sola familia que viva en pobreza será dejada atrás, pero entre más cerca se esté de eliminar por completo la pobreza, más difícil será dar los últimos pasos.

El XIII Plan Quinquenal de China fija prioridades para el desarrollo nacional 2016-2020 y propone apoyo a las aldeas pobres para que desarrollen productos y servicios emblemáticos.

También se emitieron directrices para pedir una colaboración más amplia entre las regiones orientales desarrolladas y las regiones occidentales subdesarrolladas a fin de cumplir los objetivos de reducción de pobreza.

Estos esfuerzos se han traducido en medidas alentadoras. Al menos 10 millones de personas se convertirán este año en miembros de la sociedad acomodada.

Este año también es crucial para seguir adelante con las reformas de forma generalizada.

Cientos de medidas fueron diseñadas y emprendidas en los últimos cuatro años para abordar asuntos como la urbanización, la innovación y el papel del mercado en la asignación de recursos. Ahora el mapa de ruta ha tomado forma y el enfoque en los próximos años será en la consecución de resultados.

La reforma estructural orientada a la oferta seguirá siendo un objetivo económico para 2017, incluyendo la reducción del exceso de capacidad, la implementación de reformas agrícolas, el impulso de la economía real y el fomento de nuevo crecimiento.

El tiempo es esencial para las reformas en las empresas públicas, así como en la seguridad social y las finanzas. Tales sectores influyen en el desarrollo del país, cuyo crecimiento del producto interno bruto (PIB) se mantuvo en 6,7 por ciento en 2016, el menor nivel en tres décadas, pero una tasa que todavía superó a la de otras grandes economías.

Como parte de la gran reforma política, China establecerá una comisión nacional de supervisión y creará una ley sobre supervisión nacional.

En el escenario mundial, China se apegará a su compromiso de alentar la globalización y la cooperación a pesar de las dificultades.

En momentos complicados con una economía mundial inactiva y un orden geopolítico cambiante, la decisión sabia es seguir adelante.

China está preparando una serie de eventos de importancia mundial este año, incluyendo un foro de cooperación internacional de la Franja y la Ruta que se realizará en mayo en Beijing y la novena cumbre de los líderes de los BRICS que se llevará a cabo en la ciudad costera de Xiamen en septiembre.

La actitud de apertura, inclusividad e intercambio contrasta agudamente con la tendencia de ciertos países occidentales a recurrir al proteccionismo y el aislamiento.

Este año será una prueba de la sabiduría necesitara un crecimiento sostenido, estable y mejor de las relaciones entre China y Estados Unidos. Aunque la administración Trump aún tiene que formular su política hacia China, la tendencia general de cooperación es irreversible y es la única opción adecuada para ambos países.

China cree en el destino compartido de la humanidad, por lo que seguirá ampliando su círculo de amigos.

Casualmente, el primer día laboral del Año Nuevo Chino es el “lichun”, o inicio de la primavera, el primero de los 24 términos solares del antiguo calendario chino.

Ahora que se despide del invierno, China apoya al mundo y le desea una gran primavera.