China debe relajar su política de planificación familiar, propone fundación china

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

China debe considerar el ajuste de su política de planificación familiar porque los problemas estructurales han superado al crecimiento excesivo como el problema más importante relacionado con la población, dijo hoy un grupo de asesoría gubernamental.


China debe considerar el ajuste de su política de planificación familiar porque los problemas estructurales han superado al crecimiento excesivo como el problema más importante relacionado con la población, dijo hoy un grupo de asesoría gubernamental.

Los problemas en la estructura, calidad y distribución de la población se han vuelto cada vez más visibles y tendrán un fuerte impacto en el desarrollo social y económico futuro de China, dijo en un informe la Fundación de Investigación del Desarrollo de China (Fidch).

La tasa de crecimiento anual de la población china ha descendido a 0,57 por ciento en la primera década del siglo XXI, inferior al 1,07 por ciento de los 10 aos previos, indica el informe.

La situación demográfica de China es bastante diferente a la de hace 30 años, cuando entró en efecto una política de planificación familiar que limitaba a la mayoría de las familias urbanas a un sólo hijo, agrega el documento.

La población esta dirigiéndose a un crecimiento negativo y a una tasa de fertilidad sumamente baja, al mismo tiempo que enfrenta problemas relacionados con el envejecimiento, el desequilibrio entre los géneros, la urbanización y la creciente escasez de trabajadores migrantes y la generación de un solo hijo.

La Fidch dijo que el gobierno debe relajar gradualmente la política de un solo hijo en los próximos tres años en regiones donde la planificación familiar ha sido implementada de manera estricta.

Para el año 2020, no habrá necesidad de continuar con el control de nacimientos, porque la gente tomará decisiones más racionales sobre natalidad, consideró la Fidch.

La fundación señaló que China tendrá una tasa de fertilidad sumamente baja después del 2026 y que el gobierno debe comenzar a promover que las familias tengan más hijos.

La política de planificación familiar fue introducida alrededor de 1980 para controlar la creciente población de China promoviendo matrimonios y embarazos a mayor edad, así como limitando a la mayoría de las parejas urbanas a un solo hijo y a la mayoría de las parejas rurales a dos.

“La política de planificación familiar ha tenido una influencia profunda en el desarrollo económico y social de China”, dijo la fundación.

De acuerdo con la institución, la aplicación de la política ha reducido la presión creada por una población de rápido crecimiento, hecho contribuciones al crecimiento económico y ayudado a mejorar la calidad de la población.

No obstante, China ha pagado un enorme costo político y social por la política, debido a que ha generado conflictos sociales, elevados costos administrativos y ha conducido indirectamente a un desequilibrio de géneros en el nacimiento a largo plazo, menciona el informe.

En la planificación familiar es necesario hacer esfuerzos para apoyar a las familias de un hijo y a las desfavorecidas, propuso la Fidch.

El envejecimiento de la población y el final del “dividendo demográfico” de China representarán severos desafíos para el desarrollo futuro del país, indica el informe.

“Esto significa que China no puede depender de una oferta ilimitada de mano de obra para su futuro desarrollo económico, sino que más bien debe impulsar su productividad del factor total (PFT)”, dijo Cai Fang, director del Instituto de Población y Economía Laboral de la Academia de Ciencias Sociales de China.

El gobierno debe incrementar la inversión en atención médica y educación para establecer un sistema de innovación nacional que pueda mejorar la PFT y crear un nuevo “dividendo demográfico”, que asegure el crecimiento sostenible de China en el largo plazo, dijo Cai, uno de los encargados del informe.

La Fidch dijo que el gobierno debe prestar más atención al desarrollo de los niños rurales, reducir la discriminación de géneros y equilibrar el desarrollo regional.

También es necesario mejorar las políticas para abordar los problemas generados por el envejecimiento de la población, así como apoyar a las familias desprotegidas, agrega el documento.