China se compromete a reducir sus emisiones hasta un 45% en 2020

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

El Consejo de Estado de China anunció ayer jueves que el país reducirá de manera voluntaria para el año 2020 la intensidad de las emisiones de dióxido de carbono por unidad de Producto Interior Bruto (PIB) entre un 40 y un 45 por ciento respecto a los niveles de 2005.


La medida, según comentó el gabinete, está tomada teniendo en consideración las necesidades y condiciones del país, pero supone una importante contribución a los esfuerzos globales para combatir el cambio climático, y forma parte de un nuevo plan de acción nacional para hacer frente al cambio climático que fue discutido el miércoles por el Consejo de Estado.

De acuerdo con la nota de prensa difundida ayer, el primer índice de reducción de emisiones anunciando por China será un “objetivo vinculante” que se incluirá en los planes sociales y económicos a medio y largo plazo. Además, se lanzarán medidas para analizar, supervisar y valorar su implementación.

China también dedicará más esfuerzos al desarrollo de la energía nuclear y de las energías renovables para garantizar un consumo de este tipo de energías del 15 por ciento del total de energía primaria utilizada en 2020. Otra medida importante es la reforestación. El país plantará más árboles y aumentará la extensión y la reserva de bosques en 40 millones de hectáreas y 1.300 millones de metros cúbicos frente a los niveles de 2005.

El gabinete indicó que como un país en vías de desarrollo responsable, China defiende la realización de esfuerzos coordinados para hacer frente al cambio climático “a través de una cooperación internacional pragmática y efectiva”, y añade que “un manejo apropiado del asunto es de vital importancia para el desarrollo económico y social de China y para el bienestar de la población, así como para los intereses de todos los ciudadanos del mundo y para el desarrollo del mundo a largo plazo”.

El Consejo de Estado reiteró además su compromiso con la implementación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC) y con el Protocolo de Kyoto, comentando que ambos acuerdos deberían implementarse de manera “integral, efectiva y duradera” y la mitigación de las emisiones, la transferencia tecnológica y el apoyo financiero deberían llevarse a cabo de forma coordinada para que la Cumbre de Copenhague sobre Cambio Climático tenga resultados positivos.