Christian Science Monitor pronostica una “China en vías de desarrollo” para el futuro previsible

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Beijing, 16/12/2011 (El Pueblo)- En un artículo titulado “No os preocupéis, que China crece, pero no nos supera” publicado el 14 de diciembre en su página web, el periódico Christian Science Monitor considera errónea la noción de que China reemplazará a EEUU como primera superpotencia global.


Según afirma el artículo, firmado por Michael Beckley, investigador del Centro Belfer de Ciencias y Asuntos Internacionales de la Facultad Kennedy de la Universidad de Harvard: “La mayoría de los estadounidenses teme que China sobrepase en breve a EEUU en cuanto a poderío global y económico. Pero esta noción tan extendida está errada y se basa en un análisis descuidado y en conceptos obsoletos sobre el poderío nacional. Quienes creen que China está sobrepasando a EEUU, cometen al menos uno de los siguientes tres errores:”


“Primero, añade Beckley, confunden tasa de crecimiento con crecimiento integral. Desde 1991, la tasa de crecimiento anual del ingreso per cápita de los chinos ha sido del 15 por ciento, y la de los gastos militares anuales, del 10 por ciento. En contraste, las cifras registradas por EEUU han sido del 4 y 2 por ciento, respectivamente. Sí, 15 es más que 4, y 10 más que 2. Más claro, ni el agua.”



“Sin embargo, las tasas de crecimiento no son cotejables,” acota Beckley, quien añade: “El ingreso per cápita de los chinos en 2010 fue de $7,500. El 15% de $7,500 es de seguro menos dinero que el 4 por ciento de $47,000, ingreso promedio per cápita estadounidense de ese año.”



“En el mismo periodo, continúa el experto, “los gastos militares chinos declinaron en 140.000 millones de dólares en comparación con EEUU, incluso si se excluyen los gastos de las guerras de Irak y Afganistán. El rápido crecimiento chino se debe a su bajo nivel de partida. China está en el proceso de ascenso pero todavía no alcanza a EEUU.”



“Segundo, muchos observadores confían en criterios viciados para evaluar el poderío económico chino. Por ejemplo, algunos analistas consideran a China la “economía líder mundial en el campo tecnológico”, porque exporta más productos de alta tecnología que cualquier otro país,” puntualiza el autor.



Y argumenta: “Pero estos productos no son ni muy chinos, ni muy de alta tecnología. El 90 por ciento son fabricados por empresas extranjeras, y utilizan piezas y accesorios importados para su montaje en China. Estos porcentajes se han estado elevando continuamente, en lo que constituye una tendencia que sugiere que las empresas chinas se quedan cada vez más a la zaga de sus competidores extranjeros….”



“Otra estadística engañosa, al decir de Beckley, “es la proporción entre las deudas de China y su PIB, que el Gobierno chino ubica en 17 por ciento. La proporción entre de deudas y PIB de EEUU, por contraste, se mantendrá por encima del 60 por ciento hasta 2020.”



“Sin embargo,” acota “la mayor parte de los gastos gubernamentales chinos no está incluída en las estadísticas oficiales, ya que estos fondos de canalizan mediante las instituciones inversionistas relacionadas con los gobiernos locales. Los estudios que recogen este gasto, ubican la proporción entre las deudas y el PIB de China entre 75 y 150 por ciento.”



“Por último, la gente tiende a parear tamaño con poderío. China se convertirá pronto en la mayor economía del mundo, acontecimiento que muchos observadores interpretan como transferencia de poder entre EEUU y China.”



“Pero, insiste el analista, “el tamaño no equivale a poderío…” “Gran Bretaña… dominó la cuarta parte del globo en el siglo XIX, pero no fue nunca, ni siquiera en pleno apogeo de su poderío, la mayor economía…”




“…China no es una potencia emergente al estilo de la Unión Soviética, ni es una potencia como la Alemania de principios del siglo XX. Es un país grande en vías de desarrollo y lo seguirá siendo en un futuro previsible. Por eso, los estadounidenses no deben temer a China. Como tampoco deben arredrarse de competir con esta potencia en ciernes por la influencia en Asia,” concluye.