Contaminar en nombre de la moda

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Pekín, 15/10/2012(El Pueblo en Línea)-Durante diez años, un grupo de agricultores de la provincia de Zhejiang, en el este de China, han luchado contra una fábrica textil local, culpándola de que contamina el agua y daña a los residentes.


Sin embargo todos sus petitorios y quejas frente a las autoridades medioambientales locales no han obtenido los resultados esperados.


Hu, una agricultora del lugar, dijo que sentía impotencia, hasta que un informe reciente de una ONG reveló la semana pasada que la fábrica produce textiles para empresas de marcas como Marks & Spencer y Levi’s. El informe señala que algunas empresas han sido laxas en el control de la contaminación en sus cadenas de suministro en China. Residentes del pueblo de Tangtou, Shaoxing, tienen puestas sus últimas esperanzas en este informe titulado “Limpiando la Industria de la Moda”.



Las exportaciones de textiles chinos enfrentan un momento difícil. Las ventas han crecido poco, o incluso han caído. Aun así, China continúa siendo el mayor productor y proveedor de materias textiles. Se trata de un proceso intensivo, con algunas etapas que requieren grandes cantidades de agua y energía, y cuando no están reguladas, pueden provocar una contaminación grave.



“Las fábricas textiles emiten humo fétido cada día y a veces descargan los desechos en el río”, dijo Hu, madre de un bebé de 14 meses. La casa de Hu está a menos de 50 metros de la fábrica, ubicada del otro lado del río, frente a su casa.



“Los niños sangran por la nariz, tienen mareos y tosen cuando hay olores nauseabundos. No bebemos agua del río, y tampoco podemos usarla para cultivar hortalizas. Algunos lugareños han sido diagnosticados con cáncer de pulmón desde que abrió la fábrica en el 2003”, dijo Hu a Global Times. Unas 30 familias han experimentado lo peor de la contaminación, y algunos han sido golpeados cuando trataron de acercarse a la fábrica para dialogar”, agregó.



“Grandes marcas y minoristas internacionales han cancelado pedidos en China en los últimos años. Vemos más artículos en centros comerciales europeos y estadounidenses con etiquetas que muestran que fueron hechos en el sudeste asiático, el sur de Asia, e incluso África. No obstante, la disminución de exportaciones textiles de China ha sido principalmente en el sector de la elaboración de prendas de vestir”, dijo Ma Jun, director del Instituto de Asuntos Públicos y Medioambientales, que publicó el informe de la industria textil conjuntamente con otras cuatro ONGs.



Las exportaciones totales de textiles se mantuvieron estables entre enero y julio de este año en comparación con el mismo período del año pasado, y cayeron en agosto, señaló Lingmin Xia, director adjunto del Consejo Nacional de China de la Industria Textil y del Vestido (CNCITV), durante una conferencia el 10 de octubre. Los problemas económicos globales, un mercado a la baja en China y el aumento de los costos de mano de obra y energía han planteado desafíos a la industria textil de China, agregó. Pero aun cuando el sector en su conjunto se enfrenta a problemas, el valor de las exportaciones chinas de productos textiles impresos y teñidos aumentó un 31% en el 2012 con respecto al año anterior, según el CNCITV.



“Con la aplicación de una regulación laxa y bajos costos de insumos como el agua, las empresas textiles nunca se molestan por introducir métodos más ecológicos de producción, e incluso no acatan las leyes y reglamentos ambientales”, dijo Ma.



De las 39 industrias más importantes de China, la industria textil ocupa el cuarto lugar en las descargas de aguas residuales con demanda química de oxígeno, según el Anuario Estadístico Ambiental de China 2010.



Según el informe de la ONG, se descubrió que más de 40 grandes marcas internacionales de ropa, como H&M, Nike, Marks & Spencer y Disney, no realizan una gestión ambiental estricta sobre sus cadenas de suministro en China. Muchas marcas reconocidas tienen procesadores textiles y proveedores en China, pero sólo algunos han hecho un buen trabajo en el control de la contaminación en las plantas que se encuentran principalmente en lugares como Zhejiang y Guangdong, según indica el informe.



La compañía de impresión textil y teñido Zhejiang Qingmao, incluida en el informe como uno de los proveedores para marcas como Marks & Spencer, sería una de las fábricas que ha estado contaminando el pueblo Tangtou en Shaoxing, donde Hu y sus hijos viven. Aunque los ecologistas han realizado varias visitas y trataron de comunicarse con Marks & Spencer, el mayor minorista del Reino Unido, las ONGs no obtuvieron una respuesta positiva con posibles soluciones, indica el informe.



“La empresa nos dijo que las emisiones contaminantes se encuentran dentro del rango estándar. Las autoridades locales de medio ambiente también visitaron la fábrica, pero no vimos cambios para mejor”, dijo Hu.



Wei Zhiguo, director de la empresa Zhejiang Qingmao, dijo a la Diario Nacional de Negocios que están procesando las aguas residuales y que las emisiones a la atmósfera se han puesto bajo control.



Muchas empresas se preocupan por los problemas ambientales en la producción de ropa, pero a menudo se pasa por alto la etapa inicial de la impresión textil y del teñido, señala el informe. Algunas empresas que se dedican a la impresión y el teñido reducen su acatamiento a las normas ambientales con el fin de obtener pedidos, dice, y algunas compañías optan por maneras más baratas para el tratamiento de los textiles a fin de que sus costos sean más competitivos en el mercado, pero terminan contaminando.



“Estoy contento de los esfuerzos que organizaciones ambientales han venido haciendo para la protección del medio ambiente, pero parte del informe no es necesariamente científica ni objetiva”, dijo Li Jinbao, director de la Asociación de Impresión y Tintura de China, según publicó Noticias Textiles de China, un periódico de la industria, después de que las organizaciones no gubernamentales lanzaron su primer informe sobre la industria textil en abril.



Li dice que los datos del informe no están al día, y el informe no refleja los problemas y la situación reales de la industria textil de China en cuanto a su escala de desarrollo y exigencias del mercado, asignación de recursos y distribución. Sólo un pequeño número de empresas textiles violan los reglamentos, y la industria está mejorando la tecnología y reduciendo las emisiones contaminantes, dijo.



“Podemos tener opiniones diferentes sobre algunas cuestiones, pero después de todo estamos haciendo esfuerzos en la misma dirección”, dijo Ma Jun, quien agregó que algunas empresas han respondido a las peticiones de la ONG sobre el control de la contaminación. Marcas como H&M, Nike, Burberry y Gap han establecido un sistema regular donde publican los registros de contaminación en la cadena de suministro, y Adidas, Nike, Levi’s y H&M han comenzado a extender su control hacia los proveedores de teñido y acabado, según el informe.



Unas 22 marcas, entre ellas Marks & Spencer, Disney, JC Penney, Polo Ralph Lauren y Tommy Hilfiger, por otra parte, ya sea ignoraron las peticiones de las ONGs o decidieron no responder al problema de forma satisfactoria, de acuerdo con el informe.



Peng Zhu, estudiante en Pekín, dijo que él y sus amigos planean presentar una petición para Marks & Spencer, recogiendo firmas entre estudiantes en Pekín y Shanghai, en un intento de llamar la atención del público sobre los problemas ambientales en la industria textil.




H&M dijo que respondería al finales del mes, mientras Marks & Spencer no respondió a un correo electrónico enviado el domingo, aunque una respuesta automática señaló que ya había sido leído. Un responsable de comunicación de Zara dijo a Global Times el domingo que enviará la solicitud de entrevista a su equipo de la sede corporativa en España.