Creciente desempleo se convierte en máximo desafío para China

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

El desempleo será el mayor desafío para la economía china este año, según una encuesta realizada entre 100 economistas por parte del Centro de Supervisión y Análisis Económico de China.


De acuerdo con el estudio, más del 90 por ciento de los entrevistados expresó su preocupación sobre la creciente tasa de desempleo del país asiático, en momentos en que la economía mundial sigue perdiendo velocidad.

El gobierno tiene que orientar sus políticas hacia la resolución del problema del desempleo, dijo al periódico local China Daily Lin Yixiang, presidente de la empresa de investigación y consultoría TX.

La administración central calculó que unos 20 millones de inmigrantes rurales, un 15,3 por ciento de todos los obreros campesinos que trabajan fuera de sus lugares de origen, han perdido sus plazas laborales.

Mientras tanto, la tasa de desempleo urbano, que excluye a los trabajadores campesinos, alcanzaría el 4,6 por ciento en 2009, frente al 4,2 registrado en el último trimestre del año pasado.

En declaraciones al mencionado diario, Tang Min, subsecretario de la Fundación de Investigación sobre el Desarrollo de China, dijo que las cifras evidencian un impacto más fuerte de lo esperado de la crisis financiera global sobre el país.

La crisis mundial de la economía viene ejerciendo una enorme presión sobre el crecimiento económico de China. En 2008, la economía del país creció a su ritmo más lento en siete años, “sólo” 9 por ciento con respecto al año anterior, según el Buró Nacional de Estadísticas. Fue, además, la primera vez desde 2003 que la cifra se situó por debajo del 10 por ciento.

En noviembre pasado, el gobierno lanzó un paquete de estímulos económicos por valor de 4 billones de yuanes (586.000 millones de dólares), con el fin de fortalecer la inversión en infraestructura y evitar un enfriamiento demasiado rápido de la economía.

A este respecto, un 86 por ciento de los economistas encuestados opinó que el gobierno debe enfocar su política fiscal en el gasto social, incluidos la educación, la asistencia médica, y el mejoramiento del sistema de seguridad social.