Cruz Roja niega mal uso de fondos para esclavos de guerra

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Pueblo en Línea,21/10/2011--La Cruz Roja de China negó el jueves acusaciones de haber abusado de un fondo para indemnizar a los trabajadores chinos que fueron forzados a trabajar en Japón durante la Segunda Guerra Mundial. Por He Dan (China Daily)


“La Cruz Roja de China no ha tomado ni un centavo del fondo para cubrir nuestros costos administrativos”, dijo Zhang Hu, un funcionario en el departamento a cargo del fondo.



El Fondo fue creado con 500 millones de yenes japoneses ($ 6,5 millones) para prestar asistencia a 986 trabajadores chinos obligados a trabajar en Japón, o para sus familias.



Desde el año 2000, la organización ha utilizado los fondos para indemnizar a 520 personas, según informó el jueves su portal.



La declaración rechazó las afirmaciones de que la Cruz Roja de China se ha quedado con la mitad del dinero y dijo que el fondo se ha gestionado de acuerdo con las regulaciones del país y que sus registros de cuentas han sido auditados por la Oficina Nacional de Auditoría.



Zhang Hu dijo que los restantes 250 millones se han destinado a organizar visitas para honrar a los trabajadores chinos que están enterrados en Japón, para construir monumentos en memoria de las víctimas del trabajo forzoso y para hacer otras cosas para “mantener vivo el recuerdo entre los pueblos chino y japonés y extraer lecciones de la historia”.



En 1995, 11 chinos presentaron una demanda contra Kajima, una empresa japonesa, debido a que su predecesor en tiempo de guerra, Kajima-gumi, había administrado el Campo de Trabajo Hanaoka, en la prefectura de Akita, donde sometió a trabajos forzados a 986 chinos.



Se calcula que durante la Segunda Guerra Mundial, 40.000 chinos fueron llevados a Japón para trabajar como mano de obra esclava, apoyar la economía del país y la producción de armamentos, en momentos en que la mayoría de los japoneses estaban sirviendo en el ejército de su país.




Después de una batalla legal de cinco años, Kajima y los demandantes chinos llegaron a un acuerdo en el Tribunal Superior de Tokio, por el cual Kajima acordó establecer el Fondo para la Paz y la Amistad Hanaoka, por un total de 500 millones de yenes, pero negó cualquier responsabilidad legal por el trabajo forzado.