Economía de China entra en “nueva normalidad” y prevé crecimiento de 7%, dice G20

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

La economía de China entró en un estatus de "nueva normalidad" y se pronostica que la tasa de crecimiento de la economía será de alrededor de siete por ciento en los próximos cuatro o cinco años, comentó hoy el ministro de Hacienda de China, Lou Jiwei.


La economía de China entró en un estatus de “nueva normalidad” y se pronostica que la tasa de crecimiento de la economía será de alrededor de siete por ciento en los próximos cuatro o cinco años, comentó hoy el ministro de Hacienda de China, Lou Jiwei.

Lou señaló lo anterior en una declaración por escrito después de la Reunión de Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20, que tuvo lugar a lo largo de dos días en Ankara, Turquía.

Por su parte, Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Popular de China, indicó en un comunicado conjunto que no hay bases para que el renminbi continúe devaluándose por largo tiempo.

Zhou Xiaochuan declaró que la burbuja en el mercado de valores chino se mantuvo creciendo antes de junio de 2015. El Indice Compuesto de Shanghai ascendió 70 por ciento de marzo a junio.

China ha aplicado la fase de corrección del mercado de valores en tres ocasiones, de las cuales la tercera ocasión en agosto tuvo algunos efectos globales.

China ha tomado medidas para evitar a su economía riesgos sistemáticos, incluido que el BPCh proporcione liquidez al mercado a través de múltiples canales.

Las medidas tomadas por el gobierno chino han impedido que el mercado de valores descienda de forma estrepitosa así como la incidencia de riesgos sistemáticos.

El comunicado señaló que desde la corrección de agosto en el mercado de valores, el apalancamiento de inversionistas en el mercado de valores ha bajado significativamente y la economía real no ha sufrido impacto.

La reforma de la cotización de precio medio del mecanismo de tipo de cambio del renminbi el 11 de agosto es un paso importante para la reforma de comercialización de la tasa del renminbi.

El renminbi se devaluó en determinado grado después de la reforma, pero la moneda estaba sobrevaluada por razones como la cotización del dólar, el valor generalmente se deprecia en economías de mercados emergentes.

“Sin embargo no hay una sustancial transformación en la economía real de China y el amplio superávit continúa en el comercio exterior de China, por lo que no hay fundamentos para que el renminbi siga devaluándose por largo tiempo”, afirmó Zhou en el comunicado.

“El estatus de la economía china se mantiene en las predicaciones. La economía ha entrado en un estatus de “nueva normalidad” y se prevé una tasa de crecimiento de la economía de alrededor de siete por ciento en los próximos cuatro o cinco años”, señaló el ministro de Hacienda de China en el comunicado conjunto.

En su comentario declaró que hay principalmente dos razones por las que la tasa de crecimiento de China iniciará un período de siete por ciento.

Primero, el rápido índice de crecimiento de nueve a 10 por ciento en el pasado y que dependía altamente de la estimulación de políticas no es sostenible, y es sobre el potencial índice de crecimiento de China que condujo a la sobrecapacidad y a un incremento masivo de inventarios. Tomará algunos años consumir esa sobrecapacidad e inventarios.

Los próximos cinco años serán un período difícil para la reforma de la economía china, y los principales objetivos necesitan alcanzarse para el año 2020. La economía de China será conducida principalmente por el consumo más que por la inversión y el comercio exterior durante el período de reforma, y este no será un trabajo fácil de cumplir.

En segundo lugar, el ciclo económico de China es diferente al de los países desarrollados. Los países desarrollados generalmente iniciaron el proceso de desapalacamiento después de la crisis global, sin embargo, China inició su proceso de apalacamiento entre 2009 y 2010 y logró una tasa de incremento de 10 por ciento.

La contribución del índice al crecimiento de la global economía fue de 50 por ciento durante ese tiempo. China ahora inicia su proceso de desapalacamiento y la tasa de crecimiento bajará a siete por ciento pero aún representará un 30 por ciento en el índice de contribución del crecimiento de la economía global.

Lou subrayó en el comunicado que hay algunos cambios positivos en la economía china a pesar de la baja tasa de crecimiento, incluido el índice de contribución al crecimiento de consumo superior al de inversión, la proporción de servicios en el producto interno bruto (PIB) sobrepasó a la industria, la proporción del superávit comercial en el PIB ha estado disminuyendo, se crearon siete millones nuevos empleos en el primer semestre del año, la calidad del crecimiento económico se mantiene al alza, entre otros.

China continuará aplicando una política fiscal proactiva y la creciente tasa de gasto del gobierno central se prevé en 10 por ciento, lo cual es más elevado que el presupuesto de siete por ciento.

China está tomando medidas para reducir la diferencia fiscal para mantener un crecimiento económico moderado y apoyar la reforma estructural, añade el comunicado.

“El gobierno chino no destinará particular atención hacia una fluctuación económica temporal a corto plazo, y mantendrá la estabilidad de las políticas macroeconómicas”, indicó Lou en el comunicado.

China ha logrado un crecimiento de siete por ciento a pesar del descenso del dividendo demográfico y de la caída en la tasa de recuperación de capital.

El enorme potencial de la economía china está en la reforma y China promueve sin vacilaciones la reforma y la apertura de acuerdo con el plan establecido.

“Los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 hablaron acerca de los problemas de economía en China y no estamos pesimistas acerca de que China mantenga un crecimiento de siete por ciento en el futuro”, declaró hoy el viceprimer ministro de Turquía, Cevdet Yilmaz, en una conferencia de prensa en Ankara.