El desequilibrio en el desarrollo es el mayor desafío para China

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Según un informe publicado por el Instituto de Sociología de la Academia de Ciencias Sociales de China el viernes, el mayor desafío que China enfrenta es el desequilibrio en el desarrollo económico y social. El gobierno debe ampliar la cobertura de los beneficiarios de los servicios públicos, aumentar la inversión en los terrenos de educación, sanidad pública, ciencia y tecnología, protección ambiental, cultura, entre otros. Hay que reducir la diferencia entre las zonas urbanas y las rurales, a nivel interregional, y entre las distintas capas sociales.


En el documento titulado “La estructura social de la China actual” se señala que la estructura social de China es 15 años más atrasada en comparación con el desarrollo económico. En el ámbito de la estructura industrial, la economía china se encuentra en la fase mediana del proceso de industrialización. Sin embargo, los índices relacionados con el empleo, el consumo y la urbanización, entre otros, ubican al país asiático al inicio de dicho proceso.

Como indicó Lu Xueyi, investigador del Instituto de Sociología de la Academia de Ciencias Sociales de China, actualmente, en nuestro país, la distribución de recursos y oportunidades sociales entre diferentes regiones y capas sociales no es completamente razonable. Lu dio como ejemplo el desequilibrio entre las ciudades y el campo, la cada vez mayor diferencia de ingresos, y el desarrollo relativamente atrasado de los servicios públicos.

“Para un país que se halla en una fase intermedia de industrialización, el porcentaje que ocupan los trabajadores del sector primario en la estructura social no debe superar el 20%. Sin embargo, el caso de China es del 40%. La tasa de urbanización debe ser superior al 60%, en comparación con el 45,7% de nuestro país. Más del 40% debe figurar en la clase media, mientras que en China, es del 23%. Estas diferencias sólo desaparecerán con la reforma y reajuste del sistema social. Si no, los problemas sociales no se resolverán radicalmente, ni se solventarán,” Lu afirmó.

El informe urge al gobierno a reajustar la distribución de ingresos, aumentar la inversión en capítulos sociales como la educación y la sanidad pública, así como impulsar la reforma del sistema de gestión administrativa de la sociedad, eliminando las barreras acerca del registro de residencia, empleo y seguridad social.

El señor Lu Xueyi subrayó que China se encuentra en una etapa esencial para el reajuste de la estructura social, cuyo núcleo consiste en reducir eventualmente la diferencia de ingresos y de posición social entre los ciudadanos en el proceso de urbanización. Lu aplaudió la eliminación del “registro temporal de residencia”.

“Debemos promover eventualmente el proceso de urbanización, ampliando el control sobre el registro de residencia primero en las ciudadaes pequeñas y medianas. Al resolver el problema del registro de residencia de los 200 millones de trabajadores migrantes de origen rural, quienes trabajan en las zonas urbanas, aumentará la demanda interna. Una vez que muchos municipios eliminen el ´registro temporal de residencia´, ya podrían disfrutar igualmente de los seguros sociales y de las políticas preferenciales respecto al ingreso de sus hijos en la escuela, y la compra de vivienda,” Lu dijo.

El informe concluye que, a partir de 2000, la economía china se ha desarrollado de manera estable y relativamente rápida, han progresado aceleradamente la industrialización, la urbanización, la mercantilización y la internacionalización. Como resultado, la estructura social también ha experimentado cambios, entre ellos la emergencia de la clase media y la reducción de las clases media baja y baja. China se esforzará por elevar su tasa de urbanización a más del 55% dentro de 10 años, y en reducir el porcentaje de trabajadores en el sector primario a menos del 30%. La diferencia de ingresos será controlada de modo efectivo, mientras la clase media debe suponer el 35% del conjunto del tejido social.