El gobierno chino se pone firme con la seguridad alimentaria

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Recientemente, China ha registrado una serie de escándalos de seguridad alimentaria. La nueva normativa obliga a las empresas de alimentación a examinar su producción y mantener un registro de los resultados.


(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – El gobierno chino ha ordenado a las compañías alimentarias que mantengan registros claros e intactos de todas sus operaciones de producción y venta como parte de los esfuerzos para prevenir el uso ilegal de aditivos en los alimentos.

“Todas las compañías de manufactura y administración de alimentos deben examinar todos los productos en existencia para detectar cualquier rastro de aditivos ilegales y mantener los registros de los resultados de acuerdo con las leyes y reglamentos”. Esta orden fue dada en una circular emitida ayer por el comité de seguridad alimentaria subordinado al Consejo de Estado de China.

La circular fue emitida días después de que el viceprimer ministro Li Keqiang advirtiera del gran daño que causan los aditivos ilegales en los alimentos y prometiera “una actitud firme, medidas enérgicas y más esfuerzos” para luchar contra el problema.

A las compañías que no mantengan registros y documentos genuinos e intactos se les ordenará una reforma. Las operaciones de aquellas empresas que proporcionen registros y certificados falsos serán suspendidas y se impondrán castigos, dice la circular.

El documento indica además que queda prohibido estrictamente producir y vender materiales no comestibles que puedan ser usados en la producción de alimentos sin certificados oficiales. Además, las compañías productoras autorizadas de estos materiales deben adoptar un sistema de venta con su nombre verdadero.

Estos materiales, incluido los prohibidos en los alimentos animales y en agua potable, no deben ser vendidos a compañías que produzcan alimentos para consumo humano y animal, agrega la circular.

Recientemente, China ha registrado una serie de escándalos de seguridad alimentaria. La semana pasada, se denunció que unos bollos al vapor en Shanghái habían sido teñidos, vendidos a pesar del vencimiento de su fecha de caducidad o que se les habían añadido aditivos colorantes para engañar a los consumidores.