El mundo necesita nuevos modelos de desarrollo, dice subdirector gerente de FMI

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

DAVOS, Suiza, 25 ene (Xinhua) -- Cuando el mundo está experimentando cambios profundos, hallar nuevos modelos de desarrollo es una tarea común tanto para los países desarrollados como para los que están en desarrollo, declaró el subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Zhu Min, en una entrevista exclusiva con Xinhua.


Cuando los delegados comenzaron hoy el primer día de sesiones de la reunión anual de cinco días de duración del Foro Económico Mundial (FEM) en Davos, Suiza, se escucharon reiteradamente en diversas discusiones voces que piden nuevos modelos que se ajusten al mundo cambiado.

El exhorto fue apoyado por Zhu.

“Hallar nuevos modelos y un nuevo mecanismo para la cambiante realidad es una tarea común que enfrentamos todos”, comentó. Las discusiones sobre nuevos modelos tienen lugar en el momento apropiado, agregó.

En los años recientes, las crisis han ocurrido una tras otra, desde la crisis financiera hasta la crisis de deuda soberana. Mientras que la crisis de deuda de la eurozona se multiplicaba, un nuevo acontecimiento ocurrió: muchos países comenzaron a adoptar políticas fiscales estrictas.

En los próximos años hay que ver si el estatus fiscal en los países desarrollados mejorará o empeorará, un asunto que importa mucho para la economía mundial, dijo Zhu.

También están ocurriendo cambios en otras partes del mundo.

El año pasado, en términos de Paridad de Poder de Compra (PPP, por sus por siglas en inglés), la proporción de las economías emergentes en el PIB mundial llegó a 49 por ciento, lo que significa que por primera vez la participación de las economías emergentes y las desarrolladas tienen casi el mismo peso, comentó Zhu.

La economía de mercado tiene sus ventajas, como alentar el desempeño personal y la asignación de recursos eficientes, pero también tiene sus debilidades, por ejemplo, la distribución de la riqueza, indicó.

Esta es la razón precisa por la que los líderes del mundo están buscando nuevos modelos en Davos este año, opinó Zhu.

Las economías en distintas etapas de desarrollo necesitan buscar sus propios modelos nuevos.

Para las economías emergentes, se está volviendo evidentemente cada vez más importante un modelo equilibrado impulsado por el consumo interno y que dependa menos de los mercados externos, dijo Zhu.

Sin embargo, para los países desarrollados, la prioridad es generar crecimiento que beneficie a todos, indicó.

Tomando a Estados Unidos como ejemplo, en los últimos 15 años, el uno por ciento más rico de la población tuvo un aumento en sus ingresos de 270 por ciento, mientras que los ingresos del 20 por ciento de quienes se encuentran en la base de la pirámide se elevó solamente 27 por ciento, indicó.

Si el beneficio del crecimiento económico no puede ser compartido apropiadamente por todos, los problemas sociales serán inevitables, dijo Zhu.

En muchos países, el desempleo entre los jóvenes se ha convertido en un enorme problema, lo que genera el desequilibrio en la estructura laboral y la desconexión educativa.

Zhu cree que Davos es una buena oportunidad para que las economías emergentes observen mejor ese fenómeno, con el fin de lograr progreso económico de mejor manera y más equilibrada.

Zhu habló también acerca de la crisis de deuda en la eurozona durante la entrevista.

“La crisis de deuda en la eurozona no solamente es una crisis de Europa, sino también para el resto del mundo. Merece esfuerzos concertados de todos los involucrados”, dijo.

“Las oportunidades de incumplimiento aumentan, lo cual ilustra qué tan grave es la situación ahora”, dijo.

Hace apenas 18 meses, sólo 5 por ciento de los Swaps de Créditos Morosos (CDSs) en el mercado de deuda soberana de la eurozona superaron los 200 puntos base, lo cual estaba en un rango muy seguro.

Luego hace cinco meses, la cifra llegó a 47 por ciento y actualmente está en 71 por ciento. La situación se está deteriorando muy rápido, lo cual no sólo constituye un reto para Europa, sino también para el resto del mundo, indicó Zhu.

Un mercado de deuda soberana de la eurozona inestable y subsecuentemente un sector bancario europeo inestable seguramente ejercerán un enorme impacto negativo en el crecimiento de los mercados financieros globales, dijo.