Escritor chino muy impresionado por bondad del pueblo taiwanés

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Taipei, mayo 11 (CNA) Algunas ayudas hechas al azar que el famoso escritor chino Han Han recibió de los desconocidos durante su reciente visita a Taiwan le obligaron a buscar lo que faltaba en la cultura de su propio país.


Han, de 29 años de edad, escribió en su microblogging el jueves 10 que perdió su teléfono celular abordo de un taxi en camino al Monte Yangming, en los suburbios de Taipei, y cuando estuvo tratando frenéticamente de encontrarlo, el chofer de taxi ya lo había entregado a la administración del hotel en donde se hospedaba Han.


Han dijo que quiso agradecer al chofer dándole una recompensa, pero que el chofer, identificado como Wang Sung-hung, había declinado recibirla diciendo que sólo había hecho lo correcto.



“Francamente, quedé aturdido por su honestidad”, dijo Han.



El escritor chino, quien es uno de los principales líderes de opiniones entre los jóvenes chinos contemporáneos, dijo que la riqueza de un país y la manía por los coches y yates de lujo de su pueblo no le ayudarán a ganarse el respeto de otras personas, añadiendo que la cultura, el imperio de la ley y la libertad eran los verdaderos factores que contribuían a hacer más grande a un país.



Han mencionó otro ejemplo que mostró la bondad del pueblo taiwanés, cuando su amigo llevó un par de gafas a reparar a una óptica local, donde el propietario de la tienda le ofreció a su amigo un par de lentes de contacto gratis debido a que sintió mucho no poder terminar la reparación antes de la salida de su amigo de Taiwan.



Han dijo que él y su amigo se preguntaron a sí mismos “¿Cómo puede haber algo tan bueno?”.



Han dijo que no existía una cultura perfecta, ni un sistema perfecto ni un lugar perfecto. “En el mundo de habla china, la cultura taiwanesa quizá no sea la mejor, pero parece no hay otra mejor que ella”, añadió el escritor.



“Tal vez ellos (Taiwan) no se permiten el lujo de organizar una Exposición Mundial o los Juegos Olímpicos como lo ha hecho ya China. Pero al caminar por las calles en Taiwan, mirando a los choferes de taxis, los propietarios de las tiendas de comestibles y a los transeúntes, no siento un sentido de orgullo (por venir de China)”, escribió Han en su microblogging.



Han dijo que como escritor chino, se sentía perdido en su propio ambiente de vida, un sentido que no fue provocado por su corto viaje a Taiwan, sino por su propia observación hecha durante años.



“Me he quedado perdido en la cultura en donde vivo. Hace varias décadas, esta misma cultura nos enseñaba a ser cruel y a luchar contra otras personas. En las recientes décadas, la misma ha hecho que la gente sea más codiciosa y egoísta, y tales características han echado raíces entre nosotros”, añadió Han.



“Además de perseguir los intereses personales y las rivalidades contra otras personas, hemos estado indiferentes hacia las otras cosas que nos rodean”, escribió Han.




El joven escritor también dijo que muchas noticias respecto a la indiferencia y la absurdidad en China habían aparecido en las portadas de los periódicos internacionales, si bien la culpa fue del gobierno chino; “un sentido de impotencia se extiende actualmente entre el pueblo chino”.