“Grave” situación de contaminación del aire en China

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

China está en una situación "grave" en su lucha contra la contaminación del aire, puesto que el carbón sigue siendo la principal fuente de energía, de acuerdo con un reporte presentado ayer miércoles en Beijing al Comité Permanente de la XI Asamblea Popular Nacional (APN) para su revisión.


“Debido a que la economía se desarrolla rápidamente y el consumo de energía sigue elevándose, la situación ambiental de China se ha deteriorado en las últimas tres décadas a un nivel que en muchos países desarrollados tardó cientos de años alcanzar”, indicó el reporte.

El documento indica que el carbón, principal causa del tizne, dióxido de azufre y otras sustancias contaminantes, abarca el 70 por ciento del total de uso energético de China.

“Nuestro método de prevención y tratamiento de aire contaminado ha progresado, pero la situación sigue siendo grave, y la tarea todavía es ardua”, indicó Zhou Shengxian, ministro de Protección Ambiental.

En 2008, Beijing tuvo 274 días de cielo azul con la ayuda de restricciones vehiculares para los Juegos Olímpicos y una inversión de 15 mil millones de dólares en el mejoramiento de la calidad de aire. En 1998, la cifra de días con cielos despejados fue sólo de 100.

La capital china utiliza una clasificación de cinco grados para medir la calidad del aire con base en los indicadores de contaminación, donde el grado I es el mejor y el grado V el peor. Los días con calidad de aire de grados I y II son los considerados como días de cielo azul.

Sin embargo, la calidad promedio del aire en 23,2 por ciento de las ciudades chinas sigue estando por debajo del nivel II. El reporte indica que la concentración de dióxido de azufre y otras partículas suspendidas seguía siendo “comparativamente alto” en muchas ciudades.

Zhou indicó que los trabajos para reducir las emisiones se centrarán en el cierre de más instalaciones de sectores como el eléctrico, fundición de hierro, fabricantes de acero y de papel, construyendo más instalaciones de desulfurización y asegurándose que funcionen sin problemas.

La calidad del aire será ligada con la imposición de sanciones o recompensas a los administradores de las ciudades, agregó Zhou.