Los comentarios “pesimistas” no pueden negar el progreso económico de China Por Zhong Sheng, Diario del Pueblo

In Noticias, Sociedad by Xulio Ríos

Beijing, 19/07/2019 (El Pueblo en Línea) –China ha recibido mucha atención del mundo por su vitalidad económica y resistencia en medio de sus fricciones económicas y comerciales con Estados Unidos, que han durado más de un año.

De acuerdo con los datos macroeconómicos semestrales publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas (SBN) del país el 15 de julio, la economía de China mantuvo un progreso constante al tiempo que señalaba un desarrollo de alta calidad e inyectaba confianza en la economía mundial.

El desempeño económico de China ha ganado la alta valoración de la comunidad internacional de que los datos económicos del país han cumplido con las expectativas del mercado, lo que ha apuntalado el mercado global.

Sin embargo, los comentarios de que los aranceles adicionales de EE.UU han afectado a la economía de China han vuelto a surgir. Algunos estadounidenses están exagerando la llamada desaceleración económica de China con el objetivo de que el mundo malinterprete el desempeño económico de China, lo cual es bastante ridículo.

Algunas voces dijeron que EE.UU está recibiendo miles de millones de dólares en aranceles de China, y que posiblemente queda mucho más por venir. “Estas tarifas son pagadas por la devaluación de China, no por el contribuyente estadounidense”.

Además, estas voces también afirmaron falsamente que los aranceles de Estados Unidos están teniendo un efecto importante en las compañías que desean salir de China hacia los países sin aranceles.

A pesar de estas declaraciones que se han hecho millones de veces, lo que la sociedad internacional percibió en los datos económicos de China es la “estabilidad”, una señal clave que emite China.

Cuando el mundo se enfrenta a un crecimiento económico desacelerado y un levantamiento del proteccionismo comercial, la economía de China también se enfrenta a una combinación de problemas cíclicos, institucionales y estructurales.

Bajo esta circunstancia, China ha mantenido una política fiscal proactiva y una política monetaria prudente, centrada en la reforma estructural de la oferta, y ha adoptado medidas de control anticíclicas más fuertes y oportunas, como una mayor escala de reducción de impuestos y tarifas.

Como resultado, el país ha asegurado un empleo estable, un sector financiero estable, un comercio exterior estable, una inversión extranjera estable, una inversión interna estable y expectativas estables, con indicadores macroeconómicos, incluido el crecimiento, el empleo y el precio de los productos básicos, manteniéndose dentro de un rango razonable.

China no teme ningún desafío o riesgo, y se está enfocando en hacer bien su propio negocio. La confianza del país, la compostura estratégica, así como el progreso constante para abrir un desarrollo económico más amplio y de alta calidad se han convertido en importantes fuerzas impulsoras de la economía global.

En la primera mitad de 2019, China obtuvo un rendimiento económico notable: un crecimiento del PIB del 6,3%, un papel de “lastre” del consumo, la expansión continua del comercio exterior, el precio estable de los productos básicos y el rápido desarrollo de las industrias emergentes.

Tal desempeño explica el dinamismo económico y la resistencia de China, y también trae buenas noticias a todo el mundo.

La economía china está volviendo a equilibrarse, dijo Laurence Boone, economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Su alta valoración de la estabilidad económica de China coincide con la opinión general de expertos mundiales.

El valor agregado de la industria terciaria y el gasto en consumo final contribuyeron un 60,3 % y 60,1% al crecimiento del PIB, respectivamente. El valor agregado de la fabricación de alta tecnología creció un 9,0%, y los ingresos de negocios de servicios estratégicos emergentes, servicios de alta tecnología y servicios tecnológicos mostraron un rápido crecimiento, que aumentó un 12,5%, 12,3% y 12,0%, respectivamente.

Estos datos demuestran plenamente que la reestructuración económica de China ha continuado dando sus frutos, con un reemplazo acelerado de los antiguos motores de crecimiento, una liberación total de la energía de las entidades del mercado y un sólido desempeño del consumo interno y la manufactura. Esto explica por qué China es capaz de mantener su compostura cuando se enfrenta a situaciones complicadas y peligrosas.

La economía de China ha mantenido una relación interconectada con el mundo. En el primer semestre de este año, el valor total de las importaciones y exportaciones de bienes aumentó 3.9% año a año. Además, el país mantuvo un crecimiento estable en la exportación a los países de la Unión Europea, ASEAN y “la Franja y la Ruta”, y el valor real utilizado de la inversión extranjera aumentó 7,2% respecto al año anterior.

Hasta ahora, China básicamente ha abierto su sector de fabricación y está reduciendo continuamente las restricciones de acceso para los inversores extranjeros en la industria de servicios moderna. También está experimentando una mayor velocidad y un mayor nivel de apertura en la industria financiera.

En la Cumbre de Osaka del G20, el presidente chino, Xi Jinping, anunció que se hará más para abrir más el mercado chino; se demostrará mayor iniciativa en la expansión de la importación; se tomarán más medidas para mejorar el entorno empresarial; la igualdad de trato se extenderá a todas las inversiones extranjeras; y se harán mayores esfuerzos para avanzar en las negociaciones comerciales.

Al abrirse más, China se integrará más a la economía global, lo que impulsará el desarrollo común de la economía mundial y guiará el progreso saludable de la globalización económica.

Desde una perspectiva global, la consistencia de China en la paz y la cooperación es particularmente valiosa cuando algunas personas intentan sabotear la cadena industrial global y tener el sueño de que las empresas extranjeras finalmente abandonarán China.

China ha progresado en la integración con la economía mundial, logrando una verdadera escala global como nación comercial, dijo McKinsey Global Institute (MGI) en un informe recientemente publicado. La exposición de China al mundo ha disminuido en términos relativos y, a la inversa, la exposición del mundo a China ha aumentado, dijo el instituto.

En el Davos de Verano 2019, la Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas, Olga Algayerova, señaló que un número creciente de países se han unido a la iniciativa “la Franja y la Ruta”, que brindará más oportunidades para el desarrollo de todas las partes.

Un informe de investigación de una universidad australiana también destacó la importancia de las oportunidades en los intercambios económicos con China. Además, Mónaco se ha convertido en el primer país del mundo completamente cubierto por la red 5G en cooperar con Huawei Technologies de China.

Desde el comercio y la inversión hasta la tecnología, China está contribuyendo cada vez más energía positiva al desarrollo global. Estos hechos irrefutables no los puede negar ningún comentario “pesimista”.

Una tendencia es obvia: la economía china avanzará a la vez que mantendrá la estabilidad y finalmente logrará un crecimiento a largo plazo. Vale la pena anticipar que China irá de la mano con sus socios globales y forjará una economía global de alta calidad.