Migración hacia ciudades reducirá población rural de China a la mitad en 30 años, según experto

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 25 feb (Xinhua) -- La población rural de China pasará de los 900 millones a los 400 millones de habitantes en los próximos 30 años debido a la migración hacia las ciudades, pronosticó un reconocido especialista en economía rural.


El número de campesinos que se mudan a las zonas urbanas irá en aumento, indicó ayer miércoles Han Jun, director del Departamento de Investigación de la Economía Rural del Centro de Investigación de Desarrollo del Consejo de Estado (gabinete chino).

“Estas cifras se basan en nuestros estudios más recientes sobre la tasa de urbanización y la capacidad de acogida de las ciudades chinas”, precisó el especialista.

China es actualmente el país más poblado del mundo, con una población de cerca de 1.300 millones de habitantes. La ONU calculó en 2003 que la población del país llegará a los 1.450 millones de habitantes en 2030.

Han también comentó que la falta de mano de obra registrada recientemente en algunos de los centros de exportación ubicados en la costa oriental china no significa que los campesinos hayan dejado de buscar trabajo en las ciudades.

“Según nuestras investigaciones, la mayoría de los trabajadores migrantes que han abandonado las grandes ciudades se dedican a actividades no relacionadas con la agricultura en pequeños poblados cercanos a sus lugares de origen”, explicó el experto.

Uno de los motivos por los que los trabajadores migrantes, especialmente los poco calificados, optan por “regresar a casa” es el traslado de la industria de las regiones costeras al interior del país, un cambio que les ha permitido encontrar trabajo en sus pueblos natales, señaló Han.

Además, los trabajadores migrantes son conscientes de que trabajar cerca de su lugar de residencia resulta más económico.

“No tienen que pagar un alquiler ni llevar a sus hijos a la guardería, ya que sus padres pueden hacerse cargo de los nietos si viven en la misma casa”, detalló el especialista.

Han predijo que la actual escasez de mano de obra obligará a los empresarios de las grandes ciudades y las áreas costeras a mejorar las duras condiciones de los trabajadores migrantes, que por lo general perciben salarios relativamente bajos y en ocasiones llevan a cabo sus tareas en instalaciones con escasas medidas de seguridad.

El economista opinó que las autoridades chinas deberán acelerar las reformas necesarias para acomodar a los nuevos residentes urbanos.

“El sistema de registro familiar que separa a los residentes rurales y los urbanos deberá reformarse a fondo para que los trabajadores migrantes tengan los mismos derechos que los habitantes de las ciudades a la hora de comprar una vivienda y acceder a la educación y a las prestaciones de seguridad social”, destacó Han.

China cuenta en la actualidad con alrededor de 240 millones de trabajadores migrantes, la mitad de los cuales nacieron en la década de los años 80, según los estudios realizados por el Departamento de Investigación de la Economía Rural del Centro de Investigación de Desarrollo.