Niños migrantes deben ser incluidos en educación urbana pese a cierre de escuelas, dice gobierno chino

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Los niños de los trabajadores migrantes no deben ser excluidos de los programas de educación urbana debido al cierre de sus escuelas, dijo el Ministerio de Educación de China, tras el cierre en Beijing de varias escuelas para ese grupo poblacional.


(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – Los niños de los trabajadores migrantes no deben ser excluidos de los programas de educación urbana debido al cierre de sus escuelas, dijo el Ministerio de Educación de China, tras el cierre en Beijing de varias escuelas para ese grupo poblacional.

En una circular emitida a través de su página web el jueves, la cartera dijo que todos los niños de familias migrantes que viven en las ciudades deben disfrutar de igual acceso al programa de educación obligatoria de nueve años que los urbanos.

El ministerio pidió a los gobiernos locales de las grandes ciudades aumentar los gastos en educación para los niños migrantes, con el fin de evitar que aumenten las tasas de deserción escolar.

La circular fue dada a conocer después de que la ciudad cerrara numerosos centros educativos para niños migrantes justo antes del inicio del semestre de otoño, el 1 de septiembre. Al menos 24 de estas escuelas fueron cerradas por no cumplir con los estándares de seguridad e higiene.

Más de 14.000 niños, la mayoría residentes en los suburbios, se vieron afectados por la medida, según el Comité Municipal de Educación de Beijing.

Las restricciones en el sistema de “hukou” (registro de residencia) impiden que las familias de los trabajadores migrantes disfruten de un tratamiento igualitario en términos de educación, cuidado médico y seguridad social, aunque el gobierno ha tomado medidas para abordar el asunto.

Más del 70 por ciento de los 400.000 niños migrantes que habitan en la ciudad acuden a escuelas financiadas por el gobierno, según Luo Jie, subdirector del citado comité. Las estadísticas son ligeramente más altas a nivel nacional, con 79,2 por ciento de los 11,67 millones de niños migrantes urbanos matriculados en escuelas con subsidios estatales.

Las escuelas públicas tienen prohibido cobrar ciertas tarifas a los padres de los migrantes, entre ellas la matrícula. Sin embargo, algunos de estos establecimientos han establecido “gastos misceláneos” exclusivos para ellos, una práctica que el gobierno viene vigilando estrechamente desde 2008. Fin