Nueva ley fortalece ONG´s ambientales de China

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 29 abr (Xinhua) -- La nueva ley ambiental de China alienta a las organizaciones no gubernamentales (ONGs) a presentar demandas contra la destrucción ambiental, pero los costos por los litigios y el acatamiento de la ley permanecen aún en zonas grises.


BEIJING, 29 abr (Xinhua) — La nueva ley ambiental de China alienta a las organizaciones no gubernamentales (ONGs) a presentar demandas contra la destrucción ambiental, pero los costos por los litigios y el acatamiento de la ley permanecen aún en zonas grises.

La enmendada Ley de Protección Ambiental adoptada el martes entra en vigor el uno de enero próximo, y permite que ONGs calificadas emprendan acciones legales sobre asuntos ambientales de interés público.

“Son noticias esperanzadores para nosotros”, dijo Wen Yu, director ejecutivo de Green Hunan, una organización que protege los recursos hídricos de la Cuenca del Río Xiangjiang en la central provincia de Hunan.

El grupo opera a través de la educación y la conciencia pública, pero pronto podría hacer uso de alternativas legales. Cuando el gobierno o las empresas fallen en proteger el ambiente, las ONGs deberán llevarlos a la corte, en el interés público. “Sólo hablar a la gente sobre los problemas ambientales no es suficiente. Necesitan remedios legales”, dijo Wen.

Green Hunan figura entre más de 300 ONGs empoderadas por la ley enmendada. Organizaciones ambientales registradas ante la oficina de asuntos civiles a nivel municipal o mayor, que han estado operando por al menos cinco años, pueden iniciar litigios de interés público.

La nueva ley impone castigos más severos a quienes contaminen, pero ¿será suficiente para reparar los daños causados por décadas de desarrollo a ultranza?

BASES LEGALES

En China, las disputas ambientales son normalmente resueltas a través de medios administrativos antes que ante las cortes. Los procedimientos en las cortes son usualmente enconados y prolongados, de acuerdo con Ma Yong de la Federación de Protección Ambiental de Toda China, una organización gubernamental.

Un caso ambiental requiere conocimiento profesional y mucho tiempo y dinero. Es muy complicado para las personas, dijo Li Bo, antiguamente de Friends of Nature (Amigos de la Naturaleza) (FON).

Los poderes litigantes de las ONGs de China fueron reconocidos en 2012 por una enmienda de la Ley de Procesos Civiles, que facultó a las “organizaciones relacionadas” para demandar a causantes de contaminación, pero las cortes con frecuencia rechazan aceptar las demandas presentadas por las ONGs debido a que las provisiones eran vagas.

La especificación de los requerimientos de las ONGs para demandar es una de las revisiones más significativas en la nueva ley.

Más comúnmente, las ONGs de China simplemente reportan violaciones a las autoridades y dejan que los mecanismos administrativos tomen su curso, dijo Ge Feng, coordinador de programas del FON. “Pero son las agencias del gobierno que deciden si sancionan y en qué forma a los transgresores”, expuso Ge.

Wang Canfa de Ciencia Política y Ley de la Universidad de China que contribuyó al diseño de las nuevas leyes prevé un número alto de casos ambientales de interés público en 2015.

Los litigios de interés público podrían también ayudar a atemperar las protestas en masa que se han estado incrementando en los últimos años. Estas protestas son generalmente protagonizadas por ciudadanos que simplemente temen que su medio ambiente sea contaminado, dijo Zhang Xiaoxi, de la Red de Conservación Mangrove de China.

UNA RUTA NO DEL TODO

La Red de Conservación Mangrove califica para presentar demandas con base en la ley enmendada, pero Zhang está preocupado sobre cómo se hará cumplir la ley, incluso si ésta sostiene que “las cortes deben recibir los litigios de interés público sobre temas ambientales”.

El viceministro del ambiente, Pan Yue, también ha planteado ampliamente preocupaciones parecidas. En una entrevista con Xinhua el lunes, Pan dijo que la nueva ley “poderosa” podría adolecer del recurso irrefutable para hacerla cumplir. Wang cree que el mayor problema podría recaer en las cortes y desea una supervisión para asegurar que realmente aceptan y escuchan los casos apropiados.

Algunas cortes podrían estar renuentes por temor a meterse en problemas, dijo Wang. “Podrían sentir que los implicados, probablemente las empresas contaminantes o las agencias del gobierno, serían difícil de tratar”.

Lo que es más, los costos de los litigios tendrían un peso insoportable para las bases de las ONGs, dijo Zhang. El grupo de Zhang trabaja con base en un presupuesto anual de 800.000 yuanes (unos 125.000 dólares USA).

“Al representar el interés público, estaríamos demandando enormes montos de compensación para las víctimas. Correspondientemente, las costas y gastos de los litigios serán colosales”, añadió Zhang.

En 2011, FON se convirtió en la primera y la única ONG de base social amplia en lanzar una demanda de interés público que fue aceptada por una corte.

El grupo demandó una compensación de las compañías que contaminaron con desperdicios de cromo tóxico en la suroccidental provincia china de Yunnan. Casi sobra decir que el caso aún no es resuelto. La corte requiere que FON presente una prueba judicial del daño específico que los acusados causaron y el grupo no puede sufragar los millones de yuanes que se involucran.