Objetivo de China es mantener tipo de cambio de yuan estable y en nivel razonable

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

El banco central de China modificó hoy el sistema de determinación de la tasa de paridad central del yuan, la moneda china, para que el mercado tenga una mayor voz, y el mercado respondió con una drástica caída.


El banco central de China modificó hoy el sistema de determinación de la tasa de paridad central del yuan, la moneda china, para que el mercado tenga una mayor voz, y el mercado respondió con una drástica caída.

Sin embargo, la caída de 2 por ciento del yuan fue una reacción esperada del mercado en lugar de una señal de una mayor depreciación por parte del regulador.

El desempeño de hoy no debe sorprender porque el yuan ha disfrutado de una estabilidad razonable durante los meses pasados, en tanto que el euro, el yen y las monedas de economías emergentes han sucumbido ante el dólar.

El consenso global es que el dólar sólo continuará fortaleciéndose frente a otras monedas. Mientas que otras economías luchan con el aletargamiento económico, Estados Unidos empieza a disfrutar de una fuerte recuperación y la Reserva Federal está analizando el incremento de las tasas de interés.

El mercado había anticipado que el yuan experimentaría cierta depreciación, y cuando la tasa directriz fue modificada, para reflejar completamente este sentimiento, la reacción del mercado fue llenar la diferencia acumulada previamente entre la tasa previa y la tasa del mercado.

 China no necesita una caída libre de la moneda. Un yuan más débil podría contrarrestar una caída en las exportaciones, pero la prolongada depreciación provocaría una fuga de capitales, alteraría el sistema financiero y haría caer la confianza de los inversionistas en el yuan.

El objetivo es mantener el tipo de cambio del yuan “estable en un nivel razonable”, de acuerdo con un comunicado del banco central relacionado con la revisión de la tasa de paridad central.

Algunos podrían decir que el desplome de hoy puede provocar que los comerciantes abandonen el yuan, en especial ahora que el mercado ha adquirido una mayor voz.

Sin embargo, los bancos centrales que controlan las divisas que flotan libremente, como el dólar, el euro o el yen, han mostrado al mundo lo que pueden hacer con los tipos de cambio. Así que, con 3,65 billones de dólares en reservas de divisas, el banco central chino no será menos competente.

 Y los fundamentos siguen siendo sólidos.

Aunque la economía es asediada por la débil producción industrial y un mercado inmobiliario deslucido, las medidas en el tercer trimestre, tales como la flexibilización monetaria y el apoyo fiscal, así como un sentimiento mejorado respecto a los bienes raíces, impulsarán la inversión en activos fijos.

Las exportaciones se están desacelerando, con una caída de casi 9 por ciento en julio, pero como las importaciones han caído aún más, no hay preocupaciones respecto al frente de superávit de la cuenta corriente.

China no está librando una guerra monetaria, simplemente está resolviendo una discrepancia. La revisión de la tasa de paridad central fue diseñada para volver al yuan más orientado al mercado y acorde con las expectativas del mercado. El tipo de cambio más bajo es sólo un subproducto, no la meta.