Observatorio económico: La dirección de la economía china tras el Congreso del PCCh

In Noticias, Sociedad by Xulio Ríos

BEIJING, 21 oct (Xinhua) — Para aquellos que miden la trayectoria del crecimiento de la economía de China en los próximos cinco años se pueden encontrar indicios significativos en el Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh), un evento que se celebra dos veces por década y que Beijing acoge estos días.

Al describir los objetivos de desarrollo para los próximos cinco años en su informe ante el XIX Congreso Nacional del PCCh, Xi Jinping dijo que la economía de China ha ido pasando de una fase de rápido crecimiento a una etapa de desarrollo de alta calidad .

China no cerrará su puerta al mundo, sino que será un país cada vez más abierto, según el informe.

Con China convirtiéndose en una potencia global, eso eleva la apuesta por su conexión a un mundo cada vez más integrado y crea una nueva serie de oportunidades.

Desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh, en 2012, la economía de China se expandió a una tasa anual promedio del 7,2 por ciento (2013-2016), con lo que superó el crecimiento global medio, que fue del 2,6 por ciento, y el crecimiento del 4 por ciento de las economías en desarrollo.

“La economía ha mantenido una tasa de crecimiento entre media y alta, lo que ha hecho de China un líder entre las principales economías”, según el informe.

El informe se refiere a esta como una etapa fundamental para la transformación del modelo de crecimiento, mejorar la estructura económica y fomentar nuevos motores de crecimiento.

China necesita un liderazgo transformador para hacer avanzar al país, lograr que el sistema evolucione de la manera adecuada para una nueva era. Eso significa fortalecer las instituciones y el capital humano al mismo tiempo que se cambia la estructura de la economía, dijo Yukon Huang, miembro sénior de Carnegie Endowment for International Peace.

Wang Xiaodong, gobernador de la provincia central de Hubei y delegado al congreso, se sintió muy alentado por el informe.

“Como una de las antiguas bases industriales del país, Hubei está en la primera línea de la transformación del modelo de crecimiento”, dijo.

Para reducir el exceso de capacidad de acero y mejorar la competitividad del mercado, Wuhan Iron and Steel, un gran fabricante de acero con sede en Hubei, se fusionó con Baosteel, con sede en Shanghái, en 2016.

Solo en 2016, Hubei completó la meta de reducción de capacidad para los próximos tres años. Sin embargo, su tasa de crecimiento económico anual aún superó el promedio nacional.

“La reestructuración económica es la única forma de lograr un crecimiento más sostenible, equilibrado y de alta calidad en los próximos cinco años. No deberíamos desperdiciar esfuerzos para lograrlo”, dijo Wang.

El informe subraya la importancia de estimular los gastos en consumo, que deben jugar un papel fundamental en la economía nacional.

La Hubei Bank Corporation, un prestamista de tamaño pequeño de la provincia, se ha centrado en extender los créditos al consumo en los últimos años debido a la fuerte demanda del mercado.

“La tasa de crecimiento de los créditos al consumo es asombrosa. Aunque representan solamente una pequeña cuota del total, crecerán muy rápido en el futuro”, dijo Zhou Yukun, secretario del Partido de la corporación y también delegado al congreso.

Wang Tao, economista en jefe de UBS China, estimó que el consumo se expandirá a una tasa anual de al menos el siete por ciento en los próximos dos años debido a los crecientes ingresos y la demanda de una mejor calidad de vida.

En 2016, el consumo representó cerca del 54 por ciento del producto interno bruto (PIB). Según pronóstico Wang, para finales de 2020, la proporción habrá subido en entre dos y tres puntos porcentuales.

Según el informe, China implementará el sistema del trato nacional previo al establecimiento junto con una lista negativa de manera general. El país también flexibilizará en gran medida las restricciones de acceso al mercado y protegerá los derechos e intereses legítimos de los inversores extranjeros.

En las últimas décadas, China se ha transformado de una economía cerrada a una abierta y se ha convertido en el primer exportador y el segundo importador más grande del mundo y segunda mayor fuente de inversión directa en el extranjero.

En la actualidad, mientras el proteccionismo gana peso en Occidente, China busca una mayor liberalización del comercio y la inversión para la prosperidad común.

La Iniciativa de la Franja y la Ruta, que conecta países y regiones en los que vive más del 60 por ciento de la población mundial y que concentran el 30 por ciento del PIB, es “un ejemplo perfecto” de que China comparte su sabiduría y soluciones para el crecimiento y la gobernanza globales, afirmó Robert Lawrence Kuhn, presidente de la Fundación Kuhn, una organización no gubernamental de Estados Unidos que fomenta los vínculos sino-estadounidenses.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó recientemente al 6,8 y el 6,5 por ciento su previsión sobre el crecimiento económico de China en 2017 y 2018, respectivamente, cifras que son en ambos casos superiores a las del pronóstico de julio.

Para una economía cuyo volumen total supera los 11 billones de dólares, mantener un crecimiento tan alto no es fácil, manifestó el viceministro chino de Hacienda Zhu Guangyao. La revisión al alza es “una afirmación fuerte” de los avances del gobierno chino en la reforma estructural por el lado de la oferta por parte del FMI, agregó.