Permisos retribuidos son derecho legal, pero no deben ser obligatorios

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 8 ago (Xinhua) -- El derecho al permiso retribuido --licencias con goce de sueldo-- debe ser protegido legalmente, de acuerdo con la Ley del Trabajo de 1995, pero también lo debe ser el derecho a renunciar a él. Algunos patrones, en especial las instituciones del gobierno y las regulaciones locales han obligado a los trabajadores a aceptar el pago retribuido, sin tomar en cuenta la elección de los trabajadores y las circunstancias individuales.


BEIJING, 8 ago (Xinhua) — El derecho al permiso retribuido –licencias con goce de sueldo– debe ser protegido legalmente, de acuerdo con la Ley del Trabajo de 1995, pero también lo debe ser el derecho a renunciar a él. Algunos patrones, en especial las instituciones del gobierno y las regulaciones locales han obligado a los trabajadores a aceptar el pago retribuido, sin tomar en cuenta la elección de los trabajadores y las circunstancias individuales.

Las Regulaciones del Permiso Retribuido Anual de los Empleados del Consejo de Estado, que entraron en efecto en enero de 2008, estipulan que los empleados pueden optar por no tener permiso retribuido y que los patrones deben pagar a los trabajadores el triple de su salario diario por sus vacaciones no tomadas.

Las autoridades chinas han promovido los permisos retribuidos en los años recientes como parte del plan del país para la reestructuración económica, la promoción del consumo y el desarrollo de la industria de servicios. Ellos esperan que el tiempo libre de a la gente la oportunidad de consumir, viajar y divertirse.

No obstante, de acuerdo con un estudio nacional realizado pro el Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social, alrededor del 50 por ciento de los empleados chinos eligen no tomar los permisos retribuidos por la preocupación de que las vacaciones puedan dar a sus jefes la impresión de que son flojos e influyan en sus ascensos de empleo futuros.

En otros empleos, como en las ventas, los empleados rechazan tomar sus permisos retribuidos para evitar bonos más pequeños pues sólo reciben el salario básico durante los permisos, una violación a la ley de 2008, aunque común en muchos sectores.

Para “garantizar los derechos recreacionales de los trabajadores”, los gobiernos provinciales de toda China han adoptado regulaciones que permiten que los empleados “arreglen con flexibilidad sus vacaciones” y se han lanzado campañas para investigar la aplicación de las regulaciones.

Algunas medidas locales han sido excesivas al “obligar” a los empleados a aceptar los permisos retribuidos, mientras que otras han tenido conflicto con la ley por abolir la paga adicional a quienes renuncian a sus vacaciones.

Los permisos retribuidos también han estado relacionados a las evaluaciones laborales anuales de los empleados y los departamentos.

Aunque los patrones del gobierno están demostrando su determinación para implementar la ley respecto a los permisos retribuidos obligados, es poco realista imponer estas políticas de manera uniforme y sin flexibilidad en todos los lugares de trabajo.

A pesar de las buenas intenciones de defender al resto, las regulaciones locales que ponen en desventaja a quienes renuncian a los permisos retribuidos por los títulos de trabajadores modelo, los ascensos y otras ventajas, son inadecuadas.

Aplicar los permisos retribuidos de una manera igual para todos debe ser desalentada, pues China no ha llegado a la cobertura universal para los beneficios de los permisos retribuidos.

El trabajo obligado, la ampliación obligada de las horas laborales, la retención de pagos atrasados y el rechazo a adquirir seguros para los trabajadores son problemas permanentes en algunas partes de China y violaciones a los derechos laborales básicos.

Para estos trabajadores, el permiso retribuido es un lujo. Ellos no deben estar en desventaja por las medidas locales que los castigan por no utilizarlos.

Se debe ser adoptar una mayor precaución al introducir los permisos retribuidos, en lugar de una imposición drástica y radical.