PM chino promete mayores esfuerzos y cooperación contra desertificación

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

KUBUQI, China, 2 ago (Xinhua) -- El primer ministro de China, Li Keqiang, declaró hoy que el país desea profundizar su coooperación con otras naciones para el control de los desiertos.Li hizo la declaración en un mensaje de felicitación para el IV Foro Internacional de Desiertos Kubuqi que comenzó hoy en el Desierto Kubuqi, en la región autónoma de Mongolia Interior, en el norte de China.


KUBUQI, China, 2 ago (Xinhua) — El primer ministro de China, Li Keqiang, declaró hoy que el país desea profundizar su coooperación con otras naciones para el control de los desiertos.

Li hizo la declaración en un mensaje de felicitación para el IV Foro Internacional de Desiertos Kubuqi que comenzó hoy en el Desierto Kubuqi, en la región autónoma de Mongolia Interior, en el norte de China.

Li subrayó el progreso que ha logrado China en su lucha contra la desertificación, que ha ayudado a erigir un escudo ecológico en el norte, a mejorar el ambiente y a impulsar el desarrollo económico y social en áreas desérticas.

“Deseamos fortalecer la cooperación con otros países en la exploración y puesta en práctica de nuevas ideas y estrategias para el control y prevención del desierto, así como nuevas tecnologías e industrias para la protección del medio ambiente”, dijo Li.

En un discurso pronunciado en la ceremonia inaugural del foro, el viceprimer ministro chino Wang Yang señaló que China fortalecerá sus esfuerzos de control y prevención de la desertificación e invitó a fuerzas sociales y destacó el papel de la ciencia y de la tecnología.

Con el tema “Desierto, Ecología, Tecnología”, el foro de dos días cuenta con la participación cientos de delegados chinos y extranjeros para discutir el control de la desertificación.

En una felicitación en video enviada al foro, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, reconoció los enormes logros de China en control de los desiertos y elogió al foro por ofrecer una plataforma para compartir experiencias sobre reforestación y combate a la desertificación.

Ante el desarrollo global y la creciente población, los problemas del deterioro de la tierra y la desertificación se agravarán en el futuro, dijo en el foro Achim Steiner, director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

China otorga una enorme importancia a estos temas y cuenta con mucha experiencia en el control de desiertos y en el desarrollo del sistema ecológico, como lo muestra en su exitoso manejo del Desierto Kubuqi, uno de los más grandes de China. El concepto de civilización ecológica que China ha planteado previamente para sí misma influirá en la forma de pensar de todo el mundo, agregó.

La familia de las Naciones Unidas muestra gran interés en el concepto ecológico adoptado por China y cree que puede ayudar tanto a formar un ambiente sostenible para la nación como ofrecer una inspiración importante para otros países.

El Foro Internacional del Desierto de Kubuqi es el único foro internacional dedicado al desarrollo de la civilización ecológica desértica del mundo y el primer foro internacional de desiertos en China.

Los desiertos abarcan casi 40 millones de kilómetros cuadrados del planeta, representando una cuarta parte de su superficie terrestre. Más de 110 países y unos mil millones de personas de todo el mundo se han visto afectados por la desertificación.

“El gobierno chino se esfuerza por promover la construcción de una civilización ecológica y la prevención de la desertificación es una parte importante de esto”, dijo Wan Gang, ministro de Ciencia y Tecnología.

Wan aconsejó que se insista en reducir la desertificación y en el uso de nuevas tecnologías. “Necesitamos construir bases de demostración de ciencia y tecnología para desarrollar tecnología y acumular experiencias en el control de los desiertos, así como alentar a las empresas a que desarrollen industrias ecológicas y mejoren su capacidad de innovación”.

“Laboratorios nacionales, centros de investigación y otros tipos de plataformas tecnológicas, tales como algunas instituciones de ciencia y tecnología y empresas, también deben compartir sus recursos y crear más valor nuevo para la prevención de la desertificación, así como cultivar talentos en el área”, dijo Wan.

El ministro indicó que también se necesita cooperación bilateral y multilateral en el combate a la desertificación mundial. Es necesario aprender e introducir tecnologías y experiencias avanzadas del mundo al mismo tiempo que se mantiene la comunicación y se intercambian puntos de vista con otros países.

Los participantes en el foro también asistieron a una ceremonia de inauguración de la acción Kubuqi sobre esfuerzos mundiales contra la desertificación en la Falda Hero en el desierto de Kubuqi.

“En China, tenemos un dicho de que las palabras vacías dañan a la nación, en tanto que el trabajo práctico construye a una nación. Para combatir la desertificación, lo que necesitamos es más acción”, dijo Sha Zukang, secretario general de la Cumbre Río+20 de la ONU, y dijo que la forma en que la gente de Kubuqi ha abordado la desertificación es un ejemplo de “acción”.

Aunque muchos países han hecho grandes esfuerzos para frenar el crecimiento de los desiertos, los resultados no son tan atractivos y la desertificación y el deterioro de la situación del suelo se ha agravado año tras año, dijo Luc Gnacadja, secretario ejecutivo del Secretariado de la Convención de Naciones Unidas para el Combate de la Desertificación.

El resto del mundo puede aprender del caso Kubuqi y se espera que ese modelo pueda difundirse por todo el mundo, para ayudar a lograr en 2030 la meta de cero incremento en el deterioro del suelo, afirmó.

Hace 20 años, el Desierto Kubuqi árido y afecado por tormentas de arena no tenía caminos ni vegetación ni medios de transporte. Más de 100.000 residentes vivían allí, sufriendo tormentas de arena y sequías durante años.

Con el apoyo del gobierno local y de empresas, se exploró una estrategia basada en la “mercantilización, industrialización y bienestar público” para el control del desierto y se espera que el Desierto Kubuqi se convierta de “un mar de la muerte” en un oasis verde.