Que la urbanización no sea otro “Gran Salto Adelante”

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

El 12mo Plan Quinquenal (2011-2015), aprobado a principios de este mes en la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional (APN), establece la tasa de crecimiento para la urbanización, situándola en un moderado 4 por ciento para 2015. La meta es conseguir que para esa fecha 51,5 por ciento de la población china viva en ciudades. (Por Li Xing)


Bajo el mismo plan, se deben delimitar las regiones dedicadas al desarrollo agrícola y la conservación. A estos efectos, se ampliará el 38 % de las grandes y medianas, consolidándolas en 21 centros urbanos.

Mientras cubría las discusiones del grupo de diputados de la legislatura que abordaron este tema, detecté alguna intranquilidad entre funcionarios locales. Muchos pidieron clarificación sobre las diversas zonas de desarrollo.

 

Estos funcionarios se sienten sin dudas impacientes por que sus áreas se sumen al carro de la urbanización, en lugar de ser designadas para la conservación o el desarrollo agrícola.

 

A su juicio, la urbanización es la fórmula expedita para atraer la inversión, acumular riquezas, generar nuevos empleos, incrementar el consumo y, sobretodo, aumentar el producto interno bruto PIB. Sus opiniones se hacen eco de las observaciones del economista Zheng Xinli, quien hace dos años responsabilizó en gran medida a la expansión del 14 por ciento de las áreas urbanas de China de 1997 a 2007 por la extraordinaria cota de desarrollo económico alcanzada por la nación.

 

Pero por otra parte, y según un informe emitido el pasado mes de diciembre por el Banco Mundial, las ciudades consumen hasta 80 por ciento de la energía del mundo y a ellas se debe casi el 80 por ciento de las emisiones globales de gas de invernadero. Sin una hoja de ruta definida para el desarrollo de bajo carbono, las ciudades chinas se convertirán en una fuente aún mayor de consumo de energía y de emisiones de carbono.

 

No olvidemos que la acelerada urbanización sin el contrapeso de una administración cuidadosa agotará rápidamente los recursos naturales – particularmente la tierra y el agua – que en China son más escasas que en la mayoría de los países en cuanto a disponibilidad per cápita.

 

Debemos evitar que los funcionarios, en su entusiasmo desarrollista, nos lancen a un nuevo “Gran Salto Adelante”. (Pueblo en Línea)

 

25/03/2011