Se benefician campesinos con sistema regularizado de transferencia de tierras

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Xiong Yousheng y su mujer podrán desplazarse a otros lugares de China para trabajar durante todo un año, ya que han podido arrendar sus tierras a otro agricultor a través de un nuevo centro de transferencia de tierras creado recientemente en Qiaotou, en el distrito de Fengxin de la provincia oriental china de Jiangxi.


Hasta ahora, la pareja había tenido que volver a su pueblo natal para recoger la cosecha, que les proporcionaba escasos ingresos. “Ahora podemos trabajar fuera sin preocuparnos”, explicó el campesino de 44 años, que terminará de renovar su casa y después volverá con su mujer a Taiyuan, capital de la provincia septentrional de Shanxi, para trabajar en el procesamiento de ventanas de aleación de aluminio.

Xiong y su mujer ya llevan 11 años yendo a trabajar a las ciudades, pero el campesino no se había atrevido a transferir sus nueve mu de tierra (0,6 hectáreas) por miedo a que esta operación afectara a sus derechos e intereses.

El centro de transferencia de tierras se estableció en su pueblo después de que el Partido Comunista de China (CPC) aprobara una política agraria en la tercera sesión plenaria del 17º Comité Central del CPC, celebrada en octubre de 2008.

De acuerdo con la nueva legislación, los campesinos “pueden arrendar sus tierras o transferir su uso”, estimulando así la producción agrícola y permitiendo a los agricultores obtener los ingresos suficientes para abrir nuevos negocios.

Xiong firmó un acuerdo de transferencia de tierras con el centro, en el que oficiales locales y representantes del campesinado se encargan de recopilar toda la información y buscar plantadores de manera gratuita.

Ahora, el campesino ha suscrito un contrato de arrendamiento de un año con el agricultor Wei Zhenyong por 330 yuanes (alrededor de 48 dólares) por mu. Durante ese año, Xiong seguirá recibiendo el subsidio de unos 110 yuanes por mu que el gobierno concede a los agricultores.

En el pasado, los campesinos que se desplazaban a las ciudades para trabajar solían transferir sus tierras a otros agricultores de forma oral, por lo que las disputas sobre precios y derechos eran muy comunes.

Para regularizar esa transferencia, el distrito estableció centros de transferencia de tierras en seis pueblos de los municipios de Songbu y Chitian a finales del año pasado.

Jiangxi es una importante provincia agrícola de China. Con la estandarización del servicio de transferencia de tierras, los campesinos pueden ir a las ciudades por motivos de trabajo sin preocuparse mientras que los plantadores pueden obtener mayores ingresos arrendando más tierras.

En el poblado de Tangzhuang (Songbu) vive un grupo de 206 personas repartidas en 34 hogares.La mayoría de los habitantes de esta aldea procesa ventanas de aleación de aluminio en grandes ciudades como Beijing o Shanghai, aportando varios millones de yuanes en ingresos cada año.

Sólo las personas mayores y los niños se quedan en el poblado, que tiene 308 mu (20,5 hectáreas)de tierra cultivable. Los mayores de la aldea plantan lo que necesitan para vivir en 50 mu (3,3 hectáreas), mientras que el resto ha sido transferido a un pueblo cercano famoso por sus plantaciones de grano.

Uno de los agricultores de ese pueblo, Xiong Bin, arrendó un total de 112 mu el año pasado, con lo que obtuvo unos ingresos netos de 50 mil yuanes. “Cada uno de los 21 hogares de nuestro pueblo ha plantado de 50 a 100 mu que pertenecían a otros pueblos”, explica Xiong. En Fengxin, cada persona suele tener asignado uno de los mu de las tierras de propiedad colectiva.

Según el subdirector del instituto de economía agraria de la Academia Provincial de Ciencias Sociales de Jiangxi, Yin Xiaojian, la transferencia de tierras permite a los agricultores ganar más con sus cultivos, lo que contribuye al aumento de la producción de grano.

“La política agraria también acelerará la división entre los sectores agrícolas y no agrícolas y promoverá el desarrollo rural, ya que más campesinos podrán ir a las ciudades para buscar trabajo sin preocupaciones”, asegura Yin.

El servicio de transferencia de tierras también permite a los campesinos abrir nuevos negocios en sus lugares de origen. Es el caso de cuatro campesinos del pueblo de Wuxian, en la municipalidad de Chitian, que montaron una hilandería en octubre de 2007.

“Arrendé mis ocho mu a mi hermano para poder trabajar en la fábrica”, explica Xiong Dianhua, uno de los inversores. Xiong dice que la fábrica le reportó el año pasado unos beneficios de 80 mil yuanes, una cifra muy superior a los ingresos que percibe cultivando sus tierras. Los campesinos ganan entre 300 y 400 yuanes netos al año por cada mu de tierra cultivable.

Según la Oficina de Agricultura del distrito de Fengxin, la superficie de tierra cultivable transferida alcanzó a finales de 2008 los 58 mil 700 mu (5 mil 915 hectáreas), lo que representa el 14,6 por ciento de las tierras de labranza del distrito.

Además, el porcentaje de tierras transferidas ha pasado del 5 al 10 por ciento y el número de campesinos que gestionan una mayor extensión de tierra ha aumentado, de acuerdo con el departamento provincial de agricultura.

El investigador de la Academia de Ciencias Sociales de Jiangxi, Yi Xiaojian, asegura que la estandarización de la transferencia de tierras es necesaria para la modernización de la agricultura.

Yi insiste en que esta modernización se debería llevar a cabo siguiendo las políticas del gobierno, según las cuales el uso de la tierra y la naturaleza colectiva de su propiedad deberían mantenerse.