smog se convierte en tema clave de autoridades chinas

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 26 Feb (Xinhua) -- El esmog ha copado la capital de China durante al menos una semana y el Gran Palacio del Pueblo, donde los legisladores se reunirán la semana próxima para la sesión parlamentaria nacional, es visible con mucha dificultad.


BEIJING, 26 Feb (Xinhua) — El esmog ha copado la capital de China durante al menos una semana y el Gran Palacio del Pueblo, donde los legisladores se reunirán la semana próxima para la sesión parlamentaria nacional, es visible con mucha dificultad.

La mayor parte del norte y el centro de China, una séptima parte del país, fue cubierta por la densa capa durante el último fin de semana. 

Como respuestas se incluyen una reducción de la actividad industrial, la prohibición de pirotecnia o barbacoas, la elevación de las alertas de polución y el retiro vehicular de las carreteras. 

A la ciudadanía se le aconseja permanecer en sus casas mientras que las escuelas han suspendido labores o actividades al aire libre. 

Pero el verdadero campo de batalla en la guerra al esmog está aún por examinarse en el horizonte, donde seguramente la polución del aire será uno de los temas clave en la agenda de los encuentros parlamentarios la semana próxima. Los legisladores del país acaban de proponer sujetar a la ley las metas a fin de abatir la polución. 

Y funcionarios chinos, al cabo de un largo periodo de privilegiar el desarrollo económico sobre la protección ambiental, están ahora probablemente diseñando el futuro de sus carreras en función de qué tan efectivamente combatan la polución rampante. 

Antes de reunirse en la capital la siguiente semana, legisladores locales y asesores políticos anunciaron una serie de metas para limpiar la polución del aire. Al menos 15 provincias suscribieron hasta ahora el compromiso para “una mejoría sustancial” de la calidad del aire en cinco años. 

Entre ellos, Beijing planea destinar 760.000 millones de yuanes (124.000 millones de dólares) para financiar estos esfuerzos. La vecina provincia de Hebei comprometió el cese de cualquier funcionario que permita una mayor producción de cemento o acero sobre una cuota establecida. 

Shanghai también propuso una coordinación mayor con las provincias en el Delta del Yangtze a fin de reducir las emisiones. 



SINTIENDO LA PRESION 

Wang Anshun,alcalde deBeijing, dijo a periodistas en un tono un tanto de broma al margen de la reunión legislativa de Beijing en enero que los líderes del Consejo de Estado “pedirán su cabeza” si falla en la tarea de mejorar la calidad del aire de la capital para 2017. 

Aunque esto podría ser una broma, la presión que los funcionarios chinos llevan sobre sus hombros no es un asunto de risa. 

La lucha contra la contaminación del aire es la tarea más urgente de los funcionarios. El punto se ha convertido en un criterio básico de cómo serán evaluados y la ausencia de progresos en un tiempo podría determinar el final de sus carreras. 

Esta preocupación mantiene a los funcionarios en Beijing en la orilla de sus asientos. Al tiempo que las dos sesiones anuales podrían probablemente comenzar bajo la capa de esmog, tendrán poco más de seis meses para preparar la cumbre de otoño de la Cooperación Económica Asia-Pacífico 

El esmog que impera sobre Beijing no será disipado a menos que sus vecinos adopten medidas concretas para reducir las emisiones. Esto es exactamente ahora un saldo económico en Habei, la provincia aledaña a Beijing que produce una cuarta parte del acero de China. 

La capacidad de esta acerería a lo largo de años ha lanzado más partículas en el norteño cielo chino. China Enrironmental News, un diario afiliado al Ministerio de Protección Ambiental, informó en junio que la meta de Hebei para reducir la producción de carbón y acero en 1.5 millones de toneladas este año podría hacer que la provincia perdiera un tres por ciento de su producción económica.

 DESCONFIANZA PUBLICA

Aún estos objetivos ambiciosos y promesas han fallado en apaciguar a una ciudadanía largamente frustrada por el esmog recurrente. 

Si algún consuelo hay, es que las autoridades sufren en igual forma que el ciudadano medio de la mala calidad del aire. 

Jack Ma, fundador de la empresa líder de comercio electrónico china Alibaba, tomó parte de las discusiones durante el último fin de semana, al señalar que “el esmog me ha hecho más feliz que nunca porque aquellos que disfrutan el privilegio de agua y comida tienen que respirar el mismo aire. Y cuando van a casa, enfrentan las críticas de su esposa e hijos”. 

Al saber que la contaminación del aire tiene un impacto económico y social, la dirigencia central del país ha expresado su propósito de construir un mecanismo que haría responsables de por vida a los funcionarios si persiguen en forma irreflexiva las ganancias económicas a costa del ambiente. 

Un documento emitido por el Departamento de Organización del Comité Central del Partido Comunista de China a finales del año pasado prometió cambios de fondo en las evaluaciones de funcionarios. 

El documento esboza un planpara añadir aspectos sociales y ambientales a las evaluaciones de los funcionarios. Pone además un gran énfasis en un desarrollo económico sustentable y equilibrado con la esperanza de hacer que los funcionarios piensen dos veces antes de asumir proyectos que pudieran devastar el medio ambiente local o elevar deuda en forma grave. 

“Aún como extranjero, sé que la polución tiene mucho que ver con un foco imperioso en los indicadores económicos en la evaluación de los funcionarios chinos”, dijo Florian Kessler, un director ejecutivo de la firma alemana WZR Consulting. 

El ejecutivo alemán habla con fluidez chino, ama la comida china y es un gran admirador del Club Fútbol de Guo’an de Beijing, pero luego de vivir en la ciudad capital por ocho años, ahora quiere irse. 

“Debido a que fumo, estoy bien con la contaminación, pero no puedo permitir que mi hijo inhale aire contaminado. Es la razónpor la que me voy”, expuso Kessler. 

También dijo que las empresas alemanas que operan en Beijing, entre ellas BMW, Benz y Volswagen, experimentan dificultades para encontrar personas que quieran trabajar allí. 



FABRICACION PELIGROSA 

Chai Fahe, subdirector de la Academia China de Investigacion de Ciencias Ambientales, dijo que el convertir la polución en un factor clave en las evaluaciones podría marcar una diferencia, pero también podría obligar a los funcionarios locales a fabricar datos para pasar inspecciones y encubrir la escala real del problema. 

Esto es una preocupación debido a que las agencias de monitoreo están en general afiliadas al gobierno y podrían enfrentar presión de las autoridades para subestimar la polución. 

El público de China ha permanecido por largo tiempo escéptico de la data ambiental publicada por las autoridades del estado y refieren grupos independientes que monitorean y que muchos perciben como más confiables. 

Chai dijo que, dado el tema de la credibilidad, el gobierno debería tener una mente abierta sobre el uso de los monitoreos ambientales independientes para prevenir fraudes. 

China ha hecho repetidas promesas en el pasado de que se alejaría de viejos esquemas de los países industrializados para primero atender eldesarrollo y luego la polución. 

Pero el esmog persistente es un recordatorio delicado de que el país está en esa ruta. Un cambio de ruta depende de la elección que hagan las autoridades chinas entre ambiente y crecimiento en los próximos años. Fin