Sociedad china carece de confianza, según sondeo

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

Una encuesta diseñada para medir el nivel de confianza de las personas indica que muchos ciudadanos chinos no confían en los demás, anunciaron los expertos de la Academia de Ciencias Sociales de China (CASS, por sus siglas en inglés).


 

Una encuesta diseñada para medir el nivel de confianza de las personas indica que muchos ciudadanos chinos no confían en los demás, anunciaron los expertos de la Academia de Ciencias Sociales de China (CASS, por sus siglas en inglés).

Los chinos obtuvieron una “nota de confianza” de sólo 59,7 puntos sobre 100, de acuerdo con los resultados de la encuesta realizada por la CASS entre los residentes de siete ciudades chinas, incluyendo la capital nacional de Beijing, la metrópolis oriental de Shanghai, Guangzhou (sur), Wuhan (centro) y la municipalidad suroccidental de Chongqing.

El estudio demuestra que los residentes en las regiones centrales y occidentales del país tiende a confíar en los otros más que sus homólogos del este.

Asimismo, los chinos tienen más confianza en los departamentos gubernamentales que en las organizaciones comerciales, según la misma fuente.

Yang Yiyin, uno de los organizadores del sondeo, atribuyó la escasez de confianza a la migración, la transformación de China desde una economía planificada a una de mercado, y la decadencia de la “cultura de familia”.

“La gente se preocupa más por la confianza, especialmente en un período de transformación durante el cual todavía no se ha establecido un nuevo sistema de confianza”, dijo Yang.

Los escándalos de seguridad alimentaria, la corrupción gubernamental y las tragedias destacadas por los medios de comunicación como la muerte de Wang Yue, una niña que falleció tras haber sido atropellada por una camioneta e ignorada por los transeúntes en la provincia meridional china de Guangdong en octubre de 2011, han llevado a que el público pida una mayor educación moral.

La encuesta de la CASS también mide el sentimiento de la población hacia la justicia, la felicidad, y la salud mental y psíquica.

Los resultados demuestran que un 44,7 por ciento de un total de 51.100 encuestados efectivos están satisfechos con su vida, un descenso con respecto al 47 por ciento de 2011.