Vacaciones de Año Nuevo agravan escasez de mano de obra en fábricas del este de China

In Noticias, Sociedad by PSTBS12378sxedeOPCH

HANGZHOU, 21 ene (Xinhua) -- Presionados por una persistente escasez de mano de obra y la apreciación del yuan o Renminbi (RMB, la moneda china), los fabricantes del este de China han visto cómo se reducían significativamente sus márgenes de beneficios y se enfrentan ahora a un periodo clave para su supervivencia a menos de dos semanas de las vacaciones de Año Nuevo.


Los trabajadores migrantes ya han empezado a volver a sus lugares de origen para celebrar la Fiesta de Primavera con familiares y amigos, dejando las fábricas de Shaoxing, una ciudad ubicada en la provincia de Zhejiang que está considerada como una de las principales bases de producción textil de la zona, sumidas en la penumbra.

“Cada año enviamos personal hacia el interior del país para contratar a más trabajadores, pero últimamente no hemos tenido suerte y nuestros empleados están volviendo con las manos vacías”, explicó el subdirector del Buró Administrativo de Empleo de Shaoxing, Zhang Hao.

Además, los gobiernos de las provincias del interior están enviando gente a Shaoxing y otras ciudades costeras para convencer a los trabajadores migrantes de que vuelvan a casa ofreciéndoles sueldos más altos y mejores condiciones laborales.

El inmenso colectivo de trabajadores migrantes que se desplazaba a las prósperas ciudades industriales de la costa, antes considerado como un recurso inagotable, se ha reducido considerablemente y la escasez de mano de obra está empezando a afectar a las zonas subdesarrolladas del interior del país.

Zhang explicó que las compañías sólo pueden sobrevivir si introducen mejoras para aumentar los márgenes de beneficios o se trasladan al interior, donde pueden encontrar mano de obra más barata.

Los fabricantes de Yiwu, una ciudad de Zhejiang que cuenta con el mayor mercado al por mayor del mundo, también se enfrentan a una persistente mano de obra que se ha agravado con la aproximación del Año Nuevo.

El director del Buró Administrativo de Empleo de la ciudad, Huang Yunlong, afirmó que aunque muchas compañías se han visto obligadas a subir los salarios, siguen teniendo dificultades para encontrar trabajadores.

Estas subidas de sueldo vienen motivadas por el brusco aumento de los costes de la electricidad y el transporte. Además, el fortalecimiento del yuan se ha traducido en un incremento significativo de los costes de exportación de los productos “hechos en China”.

“El precio del algodón se ha doblado respecto al año pasado y el Renminbi (RMB o yuan), ha subido más de un tres por ciento en un año, lo que nos ha dejado prácticamente sin beneficios”, explicó Luo Fang, gerente de una fábrica de calcetines de la ciudad de Zhuji. “En esta situación, ¿cómo podemos ofrecer el aumento de sueldo que están pidiendo los trabajadores?”.

La tasa de beneficio de la industria textil de China oscilaba normalmente entre el tres y el cinco por ciento. Sin embargo, muchas pequeñas y medianas empresas están sufriendo pérdidas y algunas han tenido que cerrar, señaló el vicepresidente de la asociación de fabricantes de calcetines de Zhuji, He Jiantao.

“Muchas pequeñas y medianas empresas no están pensando en el desarrollo de la compañía sino en su supervivencia”, indicó Zheng Yumin, presidente del Consejo Provincial para la Promoción de Empresas Privadas de Zhejiang.

El gobierno chino está intentando transformar la economía manufacturera, basada en una mano de obra abundante pero poco cualificada, en una economía más diversificada en la que la innovación y la alta tecnología juegan un papel central.

“La escasez de mano de obra se traduce en una oportunidad para mejorar la industria”, explicó el director del Instituto Provincial de Desarrollo y Reforma de Zhejiang, Zhuo Yongliang.

“El gobierno debería tomar medidas para ayudar a los fabricantes a subir un peldaño en la escala económica”, subrayó Zhuo.