Convención de chinos de ultramar en Taipei

In Noticias, Taiwán by PSTBS12378sxedeOPCH

Un total de 320 representantes de las comunidades chino-taiwanesas en el extranjero asistieron a la Cuarta Conferencia Mundial sobre los Asuntos de Compatriotas en Ultramar, inaugurada el 10 de los corrientes en el Hotel Howard Plaza de la ciudad de Taipei.


La Comisión para los Asuntos de Compatriotas en Ultramar (OCAC, siglas en inglés), anfitriona del evento, espera que la conferencia ayude a esta entidad a saber más acerca de las opiniones de los taiwaneses en el extranjero sobre el futuro desarrollo de los asuntos de los compatriotas de ultramar, según declaró el presidente de esa entidad, Wu Ying-yih, en una conferencia de prensa el día anterior a la inauguración del evento.

   

“Los compatriotas de ultramar siempre han sido una parte importante de las políticas de la nación, y la conferencia ayudará al Gobierno a escuchar las voces de estos compatriotas en el extranjero”, añadió.

   

Estos 320 representantes de los taiwaneses en el exterior provienen de 58 naciones en todo el mundo, destacó Wu.

 

El director de la OCAC señaló que la conferencia, la cuarta en su tipo en todos los 80 años de historia de la organización, se lleva a cabo bajo el tema principal “Unir a los compatriotas de ultramar con el fin de promover la administración sostenible de los asuntos relacionados con ellos”. La última conferencia de este tipo se llevó a cabo siete años atrás.

   

El presidente Ma Ying-jeou pronunció el discurso de fondo en la inauguración de la conferencia. Durante el mismo, el Mandatario reveló que Taiwan desea alcanzar un acuerdo con China continental, mediante el cual ninguno de los dos lados trate de arrebatar a los aliados diplomáticos del otro.

  

Ma señaló que dicho acuerdo puede ser parte de su propia política de diplomacia flexible, que promueve menos competencia y relaciones más armoniosas con China continental en el ámbito internacional.

   

En esta rivalidad por el reconocimiento diplomático, a Taiwan sólo le quedan ahora 23 aliados diplomáticos, la mayoría naciones pequeñas o en vías de desarrollo en Latinoamérica, el Caribe, Oceanía y Africa.

   

El Mandatario afirmó que desde que asumió su cargo, ha cambiado la diplomacia de Taiwan y que ya no entablará rencillas sino que buscará la paz. Por un lado mejorará las relaciones, por el otro fortalecerá y estabilizará las relaciones existentes, declaró.

   

Ma manifestó que valora las relaciones con las mayores potencias que no son aliadas, tales como Estados Unidos y Japón, pero que se debe ganar su confianza no engañándolos.

   

El presidente Ma también defendió su decisión de cambiar el enfoque anterior de Taiwan hacia el ingreso a la Organización de las Naciones Unidas, diciendo que el énfasis de este año acerca del derecho de la isla por una participación significativa en las organizaciones especializadas de esta entidad mundial ha generado muchos elogios para la nación. Taiwan no atrajo gran atención, sino que se mantuvo con una actitud realista, señaló Ma.

   

El Mandatario también hizo hincapié en el tipo de actividades en las cuales la isla no se verá involucrada, tales como diplomacia secreta, la cual opina que no beneficia a Taiwan sino que deja atrás una mala reputación para la nación. También calificó de innecesarios los viajes de “mucha publicidad” al exterior. “Lo que deseamos es defender nuestros intereses nacionales, no meramente crear símbolos formales”, afirmó.

   

Ma señaló que durante la Administración de su predecesor, Chen Shui-bian, Taiwan solamente acogió tres nuevos aliados diplomáticos, mientras que perdió nueve.

   

Por su parte, Wu declaró en su discurso durante la apertura de la conferencia, que con el incremento en los intercambios entre ambos lados del Estrecho, también se ve mayor interacción entre los grupos cívicos en el extranjero, que tradicionalmente se componen de expatriados de Taiwan o China continental.

   

“Con la Administración de Ma Ying-jeou como el nuevo Gobierno, se va visto un obvio y gradual ‘descongelamiento’ en los intercambios entre ambos lados del Estrecho. Por lo tanto, la interacción entre los grupos de chinos de ultramar de Taiwan y China continental también ha aumentado”, declaró Wu.

   

“Estamos muy satisfechos de ver ésto, ya que nuestra labor consiste en promover la armonía entre las comunidades de chinos de ultramar”, añadió Wu.

   

“El descongelamiento en los vínculos entre los grupos de expatriados de Taiwan y China continental también ha visto muchos casos de cooperación entre estos grupos con el fin de organizar actividades”, relató Wu. “Sin embargo, la posición de la OCAC continúa siendo que dichas interacciones deben contemplar a ambos lados bajo condiciones de igualdad”.

   

Wu indicó que en el pasado, las tensiones políticas entre ambos lados del Estrecho de Taiwan implicaron que las comunidades de chinos de ultramar de Taiwan y China continental no tuvieran mucha interacción entre sí, y algunas comunidades inclusive tenían conflictos. “La globalización es una tendencia. Los chinos de ultramar están incrementando su participación en actividades internacionales. El papel de la OCAC es actuar como un puente entre las diferentes comunidades de chinos de ultramar, ayudándolas en las actividades culturales y económicas”, señaló Wu.

   

“También esperamos que los chinos de ultramar funjan como embajadores cívicos en sus países de residencia, con el fin de ayudar a promover las relaciones diplomáticas para la República de China”, añadió Wu.