Desmantelamiento de misiles requisito previo para pacto de paz: Pdte.

In Noticias, Taiwán by PSTBS12378sxedeOPCH

Taipei, abril 6 (CNA) El presidente Ma Ying-jeou reiteró el martes 6 su llamamiento hacia China continental, urgiendo a sus autoridades a quitar o desmantelar todos sus misiles que tienen como blanco a Taiwan a fin de allanar el camino para las negociaciones bilaterales para un tratado de paz entre los dos lados del Estrecho de Taiwan.


“Insistimos en que las autoridades de China continental deberán primero quitar o desmantelar todos sus misiles que tienen apuntando a Taiwan; de lo contrario, Taiwan no adoptará ningún paso adelante para negociar la firma de un tratado de paz con China continental”, manifestó el presidente Ma.

     Ma hizo dicha observación al momento de responder a las preguntas que se le hicieron respecto a las relaciones bilaterales entre los dos lados del Estrecho de Taiwan, en el curso de una videoconferencia que le vinculó con los profesores y estudiantes de la Universidad Harvard de los Estados Unidos en horas de la mañana del martes 6.

 

     El presidente Ma dijo que Taiwan estaba muy al corriente de la ambición de China de anexarse a la isla, pero que tenía que afrontar tal realidad y tratar de distender las tirantes relaciones entre los dos lados del Estrecho para prevenir el uso de la fuerza militar contra Taiwan por parte de China.

 

     “Al momento de perseguir la paz entre los dos lados del Estrecho, Taiwan también está buscando elevar su poderío militar a fin de poder desplegar una fuerza disuasiva que le permita mantener la seguridad del país”, puntualizó Ma.

 

     El Primer Mandatario dijo que los dos lados del Estrecho de Taiwan deberían buscar una solución pacífica a sus diferencias al tiempo de reforzar sus intercambios económicos y culturales para minimizar el riesgo de un posible conflicto militar.

 

     “Para Taiwan, China continental representa tanto un riesgo como una chance. Mi Gobierno está tratando por todos los medios posibles de maximizar esa chance al momento de tratar de minimizar el riesgo”, expresó el presidente Ma.

 

     Ma dijo que los 60 años pasados habían proporcionado una rara oportunidad para que los dos lados del Estrecho pudieran realizar un experimento político, económico y social, resultando en “un contraste muy claro” en términos de sus respectivos desarrollos.

 

     “Entendemos también que las condiciones para la unificación de los dos lados no están todavía maduras en la actual etapa, y la mayoría del pueblo de Taiwan considera que se debe mantener el estatu quo”, añadió Ma.

 

     El Primer Mandatario terminó diciendo que la política de las “tres negativas” — “no unificación, no independencia, no uso de la fuerza militar” — adoptada por su Administración contaba con el apoyo de la mayoría del pueblo de Taiwan.(Por Garfie Li y Luis Huang).