ECFA marca nueva era en intercambios comerciales entre Taiwan y China

In Noticias, Taiwánby PSTBS12378sxedeOPCH

 Taipei, julio 2 (CNA) Después de cuatro rondas de negociaciones formales, Taiwan y China sellaron por fin un histórico acuerdo económico el 29 de junio, marcando una nueva era en los intercambios comerciales entre los dos lados del Estrecho de Taiwan en medio de sus esfuerzos tanto para reducir los aranceles de exportación como para permitir un mayor acceso de productos a sus respectivos mercados.


El presidente de la Fundación para los Intercambios del Estrecho (SEF, siglas en inglés), Chiang Pin-kung, y su homólogo de China, Chen Yunlin, presidente de la Asociación para las Relaciones a Través del Estrecho de Taiwan (ARATS, siglas en inglés), firmaron el Acuerdo Marco de Cooperación Económica (ECFA, siglas en inglés) en el curso de su quinta reunión celebrada en la ciudad china de Chongqing, en representación de sus respectivos Gobiernos.


     En el curso de la última ronda de negociaciones formales sobre el ECFA que tuvo lugar en Taipei el 24 de junio, los dos lados del Estrecho de Taiwan intercambiaron sus respectivas listas de «cosecha temprana» que disfrutarán de las exenciones arancelarias o de derechos arancelarios preferenciales bajo el mencionado acuerdo. La lista de Taiwan contiene un total de 539 productos taiwaneses, mientras que la de China contiene 267 rubros. El número de los rubros de Taiwan está duplicado en comparación con el de China. En términos del valor de las exportaciones totales, el de las mercancías de Taiwan ascenderá a unos 13.830 millones de dólares americanos, o sea 4,8 veces el de China, que llegará a unos 2.860 millones de dólares americanos.



     Según un funcionario del Ministerio de Economía, 108 de los 539 productos incluidos en la lista de «cosecha temprana» de Taiwan estarán exentos de los derechos arancelarios inmediatamente después de la entrada en vigor del ECFA, mientras que los aranceles a ser impuestos por China sobre los restantes productos serán reducidos a cero en tres fases en el lapso de dos años.



     La firma del ECFA entre Taiwan y China ha sido altamente aclamada por los principales países, tales como los Estados Unidos, los estados miembros de la Unión Europea y Japón, así como por algunos países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, según el Ministerio de Relaciones Exteriores.



     El subportavoz interino del Departamento de Estado norteamericano, Gordon Duguid, dijo que la firma del ECFA entre los dos lados del Estrecho de Taiwan significaba que Taipei y Beijing seguirían reforzando sus diálogos e intercambios, añadiendo que el Gobierno estadounidense acogía con agrado tal desarrollo positivo.



     Por su parte, la Unión Europea elogió altamente las «medidas constructivas» que Taiwan y China habían adoptado para la firma del histórico acuerdo económico y comercial, afirmando que el mismo no sólo contribuiría a la estabilidad regional, sino que también redundaría en beneficio del desarrollo de sus ya estrechos intercambios comerciales.



     En el curso de la audiencia que concedió el 29 de junio a Clayton Christensen, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, el presidente Ma Ying-jeou describió al tan ansiado ECFA como «innovador», añadiendo que el mismo simbolizaba el comienzo de una nueva era en la historia económica y comercial de Taiwan.



     «Taiwan usará el ECFA para desarrollarse como un centro global de innovación, un centro de comercio en la región asiática y del Pacífico, y una sede de operaciones comerciales para los empresarios taiwaneses y extranjeros», manifestó el presidente Ma.



     Según el Primer Mandatario, el ECFA no sólo evitará que la economía de Taiwan sea marginada en el proceso de la integración económica del Este Asiático, sino que también ayudará a reducir la tasa de desempleo de Taiwan.



     «Además, el ECFA amenguará las obstrucciones de China respecto a los esfuerzos desplegados por Taiwan para firmar tratados de libre comercio con otros países», sostuvo Ma, quien ha declarado que su Administración acelerará las negociaciones sobre la firma de tales acuerdos con los principales socios comerciales de Taiwan después de la firma del ECFA con China.



     La Institución Chung-Hua para las Investigaciones Económicas ha estimado que el ECFA podrá crear más de 260 mil trabajos en Taiwan y aumentar el producto interno bruto del país en alrededor de un 1,7 por ciento anual.



     No obstante, los oponentes del tan ansiado acuerdo, encabezados por el principal opositor Partido Democrático Progresista (PDP), aducen que el mismo quizá vaya a hacer que Taiwan quede más dependiente del mercado de China y contribuya a la subida de su tasa de desempleo cuando una gran afluencia de productos y servicios chinos pongan en peligro a las industrias locales.



     El PDP y la Unión de Solidaridad de Taiwan, un pequeño partido de oposición encabezado por el ex presidente Lee Teng-hui, organizaron un mitín de protesta el 26 de junio para pedir nuevamente un referéndum sobre el tema de si el ECFA debería o no seguir adelante. Algunas peticiones similares fueron rechazadas por el Gobierno.



     En su reunión semanal que tuvo lugar el primero de julio, el Yuan Ejecutivo (Gabinete) aprobó el ECFA y lo presentó inmediatamente al Yuan Legislativo (Cámara Legislativa) para su subsecuente deliberación y ratificación en el curso de una sesión extraordinaria a tener lugar a principios del corriente mes. De ser aprobado por la legislatura, el mismo entrará en vigor el primero de enero del próximo año.



     En el curso de una conferencia de prensa internacional celebrada ese mismo día, el presidente Ma urgió a la legislatura a deliberar el ECFA de manera adecuada para no afectar la disposición de otros socios comerciales para sellar tratados de libre comercio con Taiwan y a ratificarlo cuanto antes para hacer que el acuerdo se convierta en el primer paso para la creación de una «década dorada» para Taiwan.



     En dicha ocasión, Ma dió a conocer también la estrategia económica global de Taiwan en la era post-ECFA, señalando que su Administración establecería un grupo ad hoc que se encargaría de atraer a inversionistas extranjeros como una de las diferentes medidas tendientes a convertir a Taiwan en un centro regional de operaciones comerciales.



     «Además, se establecerá también un panel de estrategia económica global bajo el Consejo de Seguridad Nacional, organismo dependiente del Palacio Presidencial, para supervisar y promover la realización de las diferentes labores relacionadas con las innovaciones, la atracción de inversionistas extranjeros y las inversiones en general», añadió el Jefe de Estado.



     Aunque el gobernante partido Kuomintang (KMT) ha dicho que la legislatura sólo podrá decidir si ratificará o no el acuerdo, los legisladores de la oposición han insistido en una deliberación de «artículo por artículo» del mismo. (Nota Especial por Luis Huang) Enditem