Examinan futuro de las relaciones Taipei-Washington

In Noticias, Taiwánby PSTBS12378sxedeOPCH

Estados Unidos apoya fuertemente el deseo de la República de China de expandir su participación en el ámbito internacional y seguirá asistiendo al país a enfrentar la creciente amenaza militar de Pekín, señaló Stephen M. Young, director del Instituto Americano en Taiwan (AIT, siglas en inglés), el 27 del mes pasado.


Para conmemorar el trigésimo aniversario de la promulgación del Acta de las Relaciones con Taiwan (TRA, siglas en inglés), se realizó una conferencia internacional en Taipei el 27 y 28 del mes pa-sa-do, con el propósito de discutir la continuidad, posibles cambios y futuras metas de la legislación. El evento de dos días, patrocinado conjuntamente por el Instituto de Investigaciones sobre Política Nacional, de carácter privado; y el Instituto de Estudios Europeos y Americanos de la Academia Sínica, reunió a expertos de Estados Unidos, Hong Kong, Japón y Taiwan. Ellos también examinaron los desafíos que tendrá la Administración Obama con respecto al TRA.


El TRA fue promulgado el 10 de abril de 1979, tras la decisión del entonces presidente estadounidense, Jimmy Carter, de romper relaciones diplomáticas con Taipei y reconocer a Pekín como el único gobierno legítimo de China. El acta salvaguarda la posición de Taiwan y rige sobre las relaciones entre Taipei y Washington.



“Estamos complacidos de ver que las anteriores dificultades en los lazos Taiwan-Estados Unidos son ahora cosas del pasado”, dijo Young en su discurso titulado
Tai-wan y el Acta de las Relaciones con Taiwan: pasado, presente y futuro. “Podemos ahora enfocar en aspectos más positivos de esta relación”, señaló.


Young indicó que el TRA indica claramente el apoyo de Washington hacia Taipei y ofrece una estructura coherente para el futuro desarrollo de las relaciones. “No sería exagerado describir el TRA como algo que tiene un efecto estabilizador en el pueblo de Taiwan”, dijo.



El director del AIT profundizó en dos importantes disposiciones del TRA que han mantenido en sus respectivos lugares a los funcionarios en Taipei, Washington y Pekín. Los mismos cubren el suministro de armas defensivas para Taiwan, y el apoyo de EE UU para la preservación y el mejoramiento de los derechos humanos en la isla.



Mencionando el preámbulo del TRA, que autoriza la continuación de las relaciones comerciales, culturales y de otra índole entre Estados Unidos y la República de China, Young elaboró que el espíritu con que fue redactada el Acta ha resultado en un instrumento efectivo para administrar las relaciones entre las dos naciones.



Stephen Krasner, académico mundialmente reconocido y profesor de la Universidad Stanford, que también fungió como director de planificación política del Departamento de Estado norteamericano, presen-tó una ponencia donde analizó la limitada soberanía legal internacional de Taiwan por su disputa con China continental.



“Taiwan debe hacer todo lo posible para mejorar su capacidad defensiva”, dijo Krasner. El especialista señaló que con respecto al aumento de su disuación militar, Taiwan debe comprometerse con una relación de defensa lo más robusta posible con Estados Unidos.



El ex diplomático de EE UU y experto en asuntos asiáticos, John Tkacik, dijo que como Taiwan ha perdido su superioridad militar frente a China continental, Taipei debe ser cuidadoso en no ceder ninguna ficha de negociación más en las discusiones a través del Estrecho de Taiwan”. “No quiero decir que la soberanía de Taiwan está basada en el reconocimiento; pero sin reconocimiento, la legitimidad de la soberanía del país sería desafiada”, señaló.



Acerca del tema de si la práctica del TRA implica la posición de Estado, Tkacik dijo que la respuesta puede encontrarse en la coerción militar de Pekín en contra de Taiwan. “Estados Unidos no tiene un problema filosófico con la posición de Estado de Taiwan”, dijo.



Los otros participantes en la reunión incluyeron a Chen Chien-jen, ex representante de la República de China en Estados Unidos; Lin Cheng-yi, investigador becario de la Academia Sínica; Michael Pillsbury, asesor del Departamento de Defensa de EE UU; Denny Roy, investigador becario superior del Centro Este-Oeste; y Yoshifumi Nakai, profesor de la Universidad Gakushuin, de Japón.




Para conmemorar el trigésimo aniversario del TRA, el Congreso de EE UU rea-firmó su compromiso con la legislación en una resolución aprobada el 24 de marzo. En la misma, se reconoce al acta como la “piedra angular” de las relaciones entre Taiwan y Estados Unidos.